Flancos débiles

domingo, 25 de mayo de 2014 00:00
domingo, 25 de mayo de 2014 00:00

Lo ocurrido la semana pasada con la utilización de la información sobre la supuesta falsedad de un telegrama o carta que el Papa Francisco le envió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, desnudó la intencionalidad de algunos medios de comunicación que, por el enfrentamiento con el gobierno kirchnerista, recurren a cualquier tipo de manipulación para desacreditar a los funcionarios del gobierno.
Por algún motivo que aún no está del todo aclarado, un funcionario vaticano, monseñor Guillermo Karcher, desmintió la autenticidad de la carta en la que el sumo Pontífice saludó a la presidenta y en ella a los argentinos por el aniversario de la Revolución de Mayo. Aunque no le correspondía a él verificar o legitimar la misiva, los medios de comunicación dedicaron horas televisivas y páginas para tratar de reflejar que el gobierno le había mentido al pueblo al afirmar haber recibido una carta del Papa.
Pero lo peor no fue ello, sino que además, aún cuando se había ratificado la autenticidad de la carta –algún audaz llegó a dar lecciones sobre cómo identificar un documento eclesiástico- durante la tarde del jueves a través de la Cancillería y la secretaría de Culto de la Nación, los medios hegemónicos, que tienen sus redes en diarios, radios, canales de aire, de cable y agencias de noticias a lo largo y ancho del país, decidieron imponer la información de que se había tratado de un papelón. Y el tema ocupó las primeras planas del viernes.
Finalmente el propio Francisco se refirió al tema y lamentó la utilización de su figura para tan bajas y absurdas elucubraciones que terminaron desmentidas en menos de 24 horas.
Cabe preguntarse por qué medios que cuentan con tantos recursos y capacidades, tanto técnicas como humanas, deben recurrir a semejante manipulación en una batalla contra el gobierno Nacional, que seguramente ofrece otros flancos débiles donde hacer foco.
 

Comentarios

Otras Noticias