Pasó haciendo el bien

lunes, 26 de mayo de 2014 00:00
lunes, 26 de mayo de 2014 00:00

Tenía defectos, como todos. Fue fuertemente criticado por propios y extraños. Tomó decisiones controvertidas. Pero al momento de conocer la noticia de su fallecimiento prevaleció el recuerdo de lo mejor de él, dejando sin peso cualquier equivocación que haya tenido. Mons. Elmer Miani llegó a Catamarca para tomar posesión de la diócesis el 3 de marzo de 1990. La Iglesia de Catamarca había estado huérfana desde el 5 de noviembre de 1988, cuando falleció Mons. Pedro Alfonso Torres Farías, quien había gobernado la diócesis por 25 años, suficientes como para modelar en la mente de esta porción de Iglesia que peregrina en Catamarca un modo de ver a su pastor. Por eso a Mons. Miani pudo costarle en sus comienzos llevar adelante su propia forma de guiar a esta grey. Pero poco a poco se fue ganando el corazón de los catamarqueños, incluidos muchos no católicos.
Promovió la realización de históricas celebraciones como las del Centenario de la Coronación de la Virgen del Valle, convocó a un Sínodo Diocesano y a Encuentros de Laicos, ordenó a 25 sacerdotes y creó nuevas parroquias, entre tantas decisiones que podemos destacar. Recorrió varias veces la diócesis, llegando hasta los más apartados rincones, llevando la Palabra y los Sacramentos.
Cuando comenzó la mega explotación minera en Catamarca, los enfrentamientos y las posiciones irreconciliables hacían muy difícil un debate serio. Entonces Mons. Miani convocó a una Mesa de Diálogo, de la que participaron empresarios, ambientalistas, funcionarios y distintos grupos sociales. La misma pudo cerrar una primera etapa, pero quedó inconclusa porque tuvo el ACV que lo alejó de sus tareas pastorales.
Sus restos fueron traídos ayer para que descansen a los pies de su amada Madre del Valle. Durante toda la jornada fue incesante el paso de quienes quisieron darle su último adiós, lo que evidenció que Mons. Miani pasó haciendo el bien y por eso será siempre recordado.

Comentarios

Otras Noticias