Apuntes del Secretario

jueves, 10 de diciembre de 2015 00:00
jueves, 10 de diciembre de 2015 00:00

Antes de jurar en el Congreso, el diputado nacional Amado David Quintar se refirió a la intendencia de Fiambalá, a la cual gobernó durante los últimos 12 años. Señaló, en medio de contradicciones, que le entregaba a Roxana del Valle Paulón -la nueva jefa comunal del “imperio”- un municipio ordenado, con las cuentas saneadas y las finanzas equilibradas. Hasta dijo, en más de una ocasión, que dejaba plata en el Banco y que no existía el vaciamiento que se pretendía instalar. De acuerdo a estas definiciones, extrañan sobremanera los reclamos casi permanentes que “Coco” realizaba contra el gobierno provincial y especialmente, contra Fidel Sáenz, a quien caracterizó como un demonio, o poco menos, empecinado en perjudicar a los fiambalenses. ¿Cómo se entiende, entonces, la entrega de un municipio totalmente saneado si hasta hace pocos meses todo era un tembladeral? De igual manera, resulta problemático hablar de ordenamiento si una pequeña comunidad como Fiambalá cuenta, conforme a datos extraoficiales, con 700 empleados. Siguiendo esta proporción, ¿cuántos tendría que tener la comuna capitalina en lugar de 3.000? Podríamos seguir con otros ejemplos que asocian a Quintar con la demagogia y no con el estadista que revela ser por su autoproclamada eficiencia. De todas maneras, también hay otros municipios -oficialistas incluidos- que pueden estar igual o peor que el feudo fiambalense.
*****
Gustavo Roque Jalile puso la quinta. A las 18.33 del pasado lunes, en medio de un calor insoportable, pronunció el “Sí, juro” de rigor en un salón colmado de la Escuela Municipal Nº 1 “María Emilia Azar” de la ciudad de San Isidro. De esta manera, el político conocido popularmente como “El Gallo” inició una nueva gestión al frente de la municipalidad de Valle Viejo. Luego del juramento, ofreció su mensaje a los presentes y de manera inequívoca el “aplausómetro” marcó su pico más alto en dos oportunidades: primero, cuando anunció que iba a declarar la emergencia vial en el departamento, en procura de solucionar el lamentable estado de las calles; y en segundo lugar, cuando anunció la creación de dos nuevos edificios escolares, uno en Polcos y otro en Sumalao. Minutos antes, Jalile había entrado al local en medio de un prolongado aplauso, acompañado de parte de quienes serán sus principales colaboradores. En este sentido, las preferencias del “aplausómetro” se inclinaron por el secretario de Cultura, Educación y Deportes, el joven Cristian Barrionuevo y por el nuevo secretario de la Intendencia, Jair Jalile, uno de los hijos del jefe comunal.
*****
Muchas caras conocidas y de diferentes colores políticos en el momento de la asunción de Gustavo Jalile. Por el Frente Cívico y Social dijeron presente el flamante diputado nacional Amado “Coco” Quintar, la diputada nacional Myrian Juárez, los legisladores Jorge Sosa, Julio Salerno, Marita Colombo y Verónica Rodríguez Calascibetta, entre otros. También acompañaron a Jalile el intendente de la Capital, Raúl Jalil; su hermano diputado Fernando Jalil y su par Nicolás Verón, al igual que la concejal capitalina del F3P, Liliana Barrionuevo; el apoderado del PRO en la provincia, Carlos Molina y el jefe de Policía, comisario Julio César Gutiérrez. Además, pudo observarse la presencia de la exsecretaria del gremio docente Ateca, Chichí Rueda y dos exdiputadas chacareras: Gladys Justo de Almada y Elsa Lencina, muy aplaudidas. Como puede observarse, el sello distintivo de la vuelta de “El Gallo” a la conducción de la comuna de Valle Viejo fue el variopinto de los sectores políticos que habitan Catamarca. Un saludable guiño de la dirigencia política en favor de una madura y democrática convivencia. Y que sepamos, a ninguno se le cayeron los anillos por tan digna actitud.
*****
Otro gesto para destacar en torno a lo señalado más arriba fue el de la ahora exintendenta de Valle Viejo, Natalia Soria, de quien algunos de sus más cercanos colaboradores habían hecho trascender la noticia de que no estaría en el momento de la entrega de la llave del municipio chacarero a Jalile y que este acto estaría a cargo de dos abogados de su gestión. Nada de eso ocurrió. Por el contrario: fue la propia Natalia Soria quien depositó en manos de Jalile la llave de la intendencia chacarera, en un momento tenso, pero con el condimento sobresaliente de un respeto mutuo entre ambos y sus respectivos equipos, al menos, en ese instante. Después, el tiempo dirá en qué terminan las sospechas de irregularidades que ventilaron ambas administraciones; pero lo del pasado lunes en el despacho comunal de Valle Viejo tuvo esa brisa de madurez política, más allá de todas las diferencias que separan a Soria y Jalile.
El Esquiú.com

Boni and Clo (Bonifacio y Clotilde)

“Todo pasa... y todo queda”

El martes, después de participar de la Solemne Procesión, los amigos Boni y Clo se sentaron en uno de los bares de plaza 25 de Mayo a compartir un helado.
-Clo: Llegó el final del kirchnerismo en el poder.
-Boni: Y sí, “todo pasa y todo queda”, dice el enorme Joan Manuel Serrat en “Cantares”.
-Clo: Hablando de cantores, ¿qué será de Fito Páez y otros que bien se llenaron los bolsillos por cantarle a doña Cristina?
-Boni: Bah, no tenga dudas; los camaleones están a la orden del día; espere un tiempito nomás. Dicen que Fito está de la nuca. Le han puesto “piano embrujado”.
-Clo: ¿Por?
-Boni: De noche se toca solo jajaja. Y aguanten los dedos largos. También cayó en el convencimiento de que al piano lo inventaron para que los músicos tuvieran un lugar donde poder apoyar la cerveza.
-Clo: Qué será de la vida de doña Teresa Parodi. A mí me gusta su temática.
-Boni: Ella misma compuso la chamarra “Dicen que no” en la década de los ‘90. Ahora corre el riesgo de recibir esa respuesta cuando presente sus propuestas. De última, está “Pedro canoero” para ayudarla a remar.
-Clo: Ay, don Boni, usted y sus metáforas. ¿Y ahora, de qué va a vivir Pablo Echarri?
-Boni: ¿”El esquimal”? Otro que va a tener que trabajar.
-Clo: ¿Por qué “esquimal”?
-Boni: No transpira nunca.
-Clo: Me dijeron que el que está mal, pero muy mal, es Luis D’Elía. Parece que se dedicó a la bebida.
-Boni: Por algo le han puesto “herradura”: vive pegado al vaso. Me contaron la última de Luis. Dicen que estaba tomando cerveza con un amigo y de pronto le dijo: “No sigas bebiendo porque te estás poniendo borroso”. Después, comentan que viajaba en avión y le pide a la azafata un whisky. La bella joven le responde: “Lo siento, señor. Vamos a tomar tierra”. Enojado, D’Elía le retrucó: “El resto del pasaje que tome lo que quiera; yo prefiero un whisky”.
-Clo: ¿Y qué me dice de don Boudou? Va a tener tiempo de sobra para jugar a la mancha con Rolando.
-Boni: Parece que quiere irse a vivir a México, porque está de novio con una mexicana.
-Clo: ¡Pobre chica! Le aconsejaría que tenga cuidado con una “mejicaneada” de don Boudou.
-Boni: Me informaron que se formó un nuevo partido político.
-Clo: ¡No me diga! ¿Y cómo se llama?
-Boni: “Alí Babá” ¡Y ya tiene 40 afiliados!
-Clo: ¡Dios nos libre y nos guarde! Algo de coherencia tiene este muchacho.

Comentarios

Otras Noticias