El Secretario

miércoles, 26 de agosto de 2015 00:00
miércoles, 26 de agosto de 2015 00:00

El oficialismo catamarqueño siguió con atención los acontecimientos suscitados en Tucumán durante y después de las elecciones del pasado domingo que consagraron, por una diferencia de 14 puntos, a Juan Manzur como el nuevo gobernador de esa provincia. Más allá de los cacerolazos reprimidos con una cuestionable violencia, las maniobras opositoras con el concurso de los grandes medios buscan deslegitimar con variadas denuncias de fraude un comicio en el que el Frente para la Victoria consiguió otro contundente triunfo. La propia Lucía Corpacci se tomó ayer un momento de los festejos por la Autonomía y consideró que “no creo que haya ocurrido tan así como lo muestra la prensa”, y que decir “que los incidentes que hubo hayan dado vuelta el resultado de la elección me parece una exageración”.
******
El caso tucumano es un ejemplo claro de lo que se puede esperar camino a octubre en los territorios en los que gobierna el FPV y tiene posibilidades concretas de ser reelegido, con una oposición carente de ideas y desesperada por revertir los números a cualquier precio. Atentos al tema, en el ministerio político local se quieren “curar en salud” y analizan medidas para evitar cualquier tinte de sospecha en las próximas generales. Una de ellas sería sumar a la policía provincial al operativo de traslado de las urnas y se solicitará al juez Federal que permita a cada fuerza designar un fiscal que participe como contralor de todo el proceso de custodia, para asegurar que no haya ningún inconveniente.
******
De lo que hay plena conciencia en el gobierno es que estarán a la orden del día las operaciones y denuncias rimbombantes, con el único propósito de embarrar la cancha. “Hay una campaña sucia a nivel nacional como no se vio nunca”, manifestaron en Sarmiento y República. Por eso, Lucía pidió que se extremen los recaudos institucionales y se fortalezca la gestión. Además, requirió que se busquen nuevas maneras de desactivar los focos de conflicto, más específicamente el docente, para lo cual se estaría pensando en nombrar otros interlocutores para tratar de acercar las posiciones.

Comentarios

Otras Noticias