¿Será en 2016?

miércoles, 9 de septiembre de 2015 00:00
miércoles, 9 de septiembre de 2015 00:00

En mayo de 2013, la intendencia de la Capital anunció que se disponía a avanzar con un viejo proyecto de relocalización de boliches. Es de recordar que en la gestión del exintendente Ricardo Guzmán se planteó esta iniciativa como una opción para descentralizar sectores como la avenida Gobernador Galíndez. Así, se sancionó la Ordenanza Nº 4486, en el año 2008, por la que se establecía el traslado de todos los locales a la zona Noreste de la ciudad.

Para impulsar la medida, el intendente Raúl Jalil dio a conocer que se cederían terrenos y otorgarían créditos para la edificación de los locales bailables en una zona cercana al Predio Ferial Catamarca. Así, los cuatros boliches -Bigote, Soul, Clown y Joy-, que no tenían y siguen sin tener el certificado de conformidad de los vecinos, debían abandonar el lugar donde estaban emplazados, porque la actividad ocasiona graves inconvenientes a las familias colindantes. Luego de dos años y meses, uno sólo cumplió: Soul, que se trasladó a dicha zona y construyó en un mismo complejo dos boliches: Veer y Goa.

En ese mayo de 2013, se firmaron los convenios entre la Municipalidad y los dueños de los boliches y se afirmó que “antes de fin de año los locales se deberán mudar para la nueva zona propuesta”.

En abril de 2014, luego de una polémica por la reapertura de un local bailable en La Chacarita, el intendente Raúl Jalil fue categórico al afirmar que “no se va a habilitar ningún otro boliche en la Capital” y agregó que se mantiene con firmeza el proyecto de relocalizar la actividad nocturna en la zona del arroyo Fariñango. El secretario de Gobierno, Hernán Martel, sostuvo que “se pondrán a disposición de nuevos oferentes los espacios que no sean edificados en tiempo y forma, ya que, según lo convenido, los propietarios tenían entre seis y ocho meses para comenzar a construir los nuevos locales”.

El problema persiste y ahora el intendente Jalil informó que enviará un nuevo proyecto de Ordenanza para que en 2016 ya no haya más boliches en zonas residenciales. Es de esperar celeridad en estos procedimientos porque no es vida la de los vecinos de esos locales, especialmente los fines de semana.

Comentarios

Otras Noticias