Editorial

Apuntes del Secretario

domingo, 02 de diciembre de 2018 00:00
domingo, 02 de diciembre de 2018 00:00

Durante la semana que pasó, en su domicilio de Banda de Varela, la gobernadora Corpacci se reunió con varios intendentes oficialistas. Entre los motivos del encuentro figuraba considerar el adelantamiento de las elecciones y la suspensión, por única vez, de las PASO, lo que finalmente sucedió. Hubo opiniones diversas, entendimientos mayoritarios y alguna discrepancia, hasta que surgió un tema que no estaba en agenda. Esto es, la eventual re-reelección de la anfitriona, quien el lunes 12 de noviembre, en tierras fiambalenses, había declarado que “sea quien sea el que conduzca, este proyecto seguirá el mismo camino”. Para esa frase hubo respuesta unánime, en el sentido que solamente ella garantiza la unidad y el triunfo, lo que significó el primer respaldo concreto a una nueva postulación. Esto se enlaza con otras expresiones públicas que confirman lo que parece ser un secreto a voces: una gran porción del peronismo pretende la continuidad, pero es ella quien estaría dispuesta a dejar la gobernación y cederla a otro peronista para que siga por “el mismo camino”. En ese sentido, el único que parece reunir condiciones fácticas para reemplazarla es Raúl Jalil, el intendente capitalino. No hay otra alternativa.

****
El debate por la suspensión de las PASO, si las elecciones son en marzo, dejó tela para cortar. Demasiada, si tenemos en cuenta la cantidad de incoherencias que se escucharon entre jueves y viernes. Los discursos peronistas se pueden compartir o no. Las restricciones económicas existen y hacer cuatro elecciones en un año es una sangría de dinero, lo que está por encima de la efectividad de las PASO para permitir que todos los ciudadanos tengan el derecho de elegir y ser elegidos. Los (discursos) que resultaron intolerables y lindantes con desvergüenza salieron de la intelectualidad opositora. Incluso teniendo fundamentos para reclamar constitucionalidad, quienes utilizaron durante dos décadas la perversidad de especular con la fecha de elecciones no pueden hoy asombrarse que le paguen con la misma moneda. Si el viernes no hubieran dicho nada y mañana iban a la Justicia a reclamar que se avasallaron derechos y se realizaron trampas enmascaradas de legalidad, seguramente hubieran conseguido mayores réditos. Los escándalos mediáticos, claramente, no alcanzan para lograr credibilidad. Mucho menos si no hay autoridad moral para llevarlos a cabo.

****
Pero vamos a las incoherencias. Las PASO pasaron a ser para la UCR un sistema maravilloso de elección de candidatos. Atrás quedaron las objeciones de 2015 que demoraron la aprobación de la ley hasta la última sesión. Diputados como Luna, Marita Colombo y Lobo Vergara defendieron con bravura la postura que su jefe, Oscar Castillo, consideró que era una treta de Lucía Corpacci “para arreglar la interna del gobierno peronista” de aquel 2015. También el mismo Castillo, cuando se trató el proyecto nacional de primarias en el Congreso, votó en contra. Sabemos de sobra que el caudillo radical odia cualquier mecanismo de interna electiva (cuando fue gobierno, las candidaturas únicamente requerían de su aval, como bien lo saben Luna, Colombo y Lobo Vergara), pero debería instruir a sus legisladores que no lo dejen mal parado con posiciones adversas a sus pensamientos o actuaciones públicas. La incoherencia mayor, sin embargo, pasa por considerar a las PASO como la única vía para dirimir precandidaturas. No es así. La UCR, a través de su carta orgánica, tiene tiempo de programar una interna y designar los representantes provinciales, como también tiene tiempo de hacerlo el PJ. Ahora bien, si van a esperar la fecha de elecciones pueden caer en la trampa de no tener márgenes legales.

****
“Durante 20 años acusamos al Frente Cívico de especular con las fechas, de ser poco democráticos en la posibilidad de la organización de los procesos electorales”. Las palabras pertenecen al senador nacional Dalmacio Mera quien, al menos desde el discurso, ya actúa como un aliado de Cambiemos en la provincia. Sus expresiones contra el gobierno provincial, como la de “se caerán algunas caretas que hablaban de certeza electoral”, no dejan duda de sus pensamientos y pareceres, de los que hace gala en el Congreso de la Nación apoyando los mandatos salteños de su primo gobernador, Juan Manuel Urtubey. Igual llama la atención cuando habla de los “20 años del Frente Cívico”. Por empezar, nunca acusó de nada a aquel gobierno por sus estrategias electorales y, paralelamente, no sufrió de persecuciones como si las padecieron otros peronistas. No se le conoce ni un rasguño de aquellos tiempos. Tampoco tuvo apremios económicos, en orden a que consiguió trabajo de primera (ni siquiera tuvo que asir el portafolio y ejercer como abogado que es) con el Clan Taselli, lo que lo vuelve a unir a los radicales con quienes, evidentemente, se siente cómodo y coincide en sus discursos contra la administración peronista. Si faltaba algo para saber cómo se mueve Mera surgió este dilema de las PASO para disparar contra el peronismo de Catamarca. Si no es así, cómo se entiende otra de las frases que lanzó hace 48 horas: “siempre se tientan los tahúres de jugar con las cartas marcadas para poder ir a las elecciones con todas las ventajas posibles”. Allí nomás enlazó la agresión con el pedido que, sin conocer las cuentas públicas, se pague un bono. Fue el sumun de la irresponsabilidad.

****
Aunque parezca improbable, en los próximos tiempos vendrá una regulación del funcionamiento de la prensa y, en forma especial, de las redes sociales, convertidas en una verdadera cloaca desde se profieren ofensa contra el honor y la moral sin que nadie se haga cargo. En esa dirección, por lo pronto, está en el tapete la cuestión de las noticias falsas, que no sólo provienen del infinito mundo del internet, sino también de los medios de comunicación tradicionales, esto es, diarios, radios y televisiones. A nivel nacional, por caso, se ha comprobado que grandes informes que daban cuentas de fantásticas historias se caen como una plomada a la hora de presentar las pruebas, que son las que valen a la hora de los juzgamientos. Lo malo es que los emisores de los grandes escándalos no desmienten los hechos y, mucho menos, piden las disculpas del caso a sus lectores, como solía ocurrir décadas atrás. Hoy en día, las deleznables teorías de la post-verdad imponen criterios que, nadie se llame a engaño, persiguen intereses materiales, cuando no políticos.

****
Martha Celsa Nader es una persona que, en nuestra provincia, nadie o muy pocos ubican por su nombre y apellido. Sería casi como una “nn”. Un rostro más en la ciudad.  Pero si se aclara que se trata de “La Martha”, la mujer dueña de un prostíbulo que regenteó durante muchos años en la zona de La Chacarita, es más que probable que lo más granado de la sociedad catamarqueña, que solía visitar el local “Maná”, comprenda que se trata de la mujer que acaba de ser condenada a 8 años de prisión –por su edad, 71 años, los cumplirá en su domicilio- por la supuesta trata de personas. La decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal se conoció el viernes y representa el sello distintivo de una sociedad profundamente hipócrita. Ninguna menor, en su momento, denunció sometimiento cuando tenía múltiples vías para hacerlo en el lugar del hipotético cautiverio. Esto lo saben perfectamente los organismos de investigación de la Policía provincial y los mismos ciudadanos que, como antes en “El Altillo” (prostíbulo VIP, propiedad de la extinta Yolanda García), concurrían a descargar sus pasiones en un ambiente público y virtualmente autorizado por el Estado. Quienes bajaron el martillazo contra Martha no tuvieron en cuenta que el local fue cerrado por decisión municipal, por lo cual no había chances de que fuera reabierto y la acusada estaba retirada del negocio y permanecía presa desde 2014. Por qué tanto rigor, entonces. Si fue solamente por complacer a la sociedad –o a los sectores conservadores- y dejar sentada una contribución a la moral púbica, el castigo fue de una crueldad inmensa. Para peor, la medida no va a frenar la prostitución, que ahora se ejerce sin condiciones de salubridad. Mucho menos la trata de personas, un flagelo íntimamente relacionado con el consumo de drogas y que es imposible que se materialice en tugurios autorizados por el propio Estado. Eso solo puede ser posible en la clandestinidad. Por ello comprendemos las últimas palabras de la señora Martha antes de escuchar la injusta condena: “jamás estuvieron presionadas, ni presas, ni atadas, ni encadenadas. Esto es un circo, es una mentira atroz”.

****
RECUERDOS. Como lo hacemos siempre, incluimos en el último bloque los sucesos ocurridos un cuarto de siglo atrás. Para fines del año 1993, se discutía en la Argentina de Menem lo que, en forma similar, se discute hoy en la Argentina de Mauricio Macri. Las autoridades de entonces, como las de la actualidad, querían si o si una reforma laboral que incluyera la modificación de los convenios colectivos de trabajo, entre otras cosas. Una vez más, fue el sindicalismo nacional el que se opuso a que los trabajadores perdieran derechos y conquistas, aunque algunos de ellos fueran leoninos en relación a las empresas. La voz de oposición de aquellos tiempos, como la de los Moyano en nuestros días, correspondía a Oscar Lescano, un líder cegetista que, aparte de decirle no a la reforma laboral, lanzaba un concluyente “no hay nada más que hablar”. Años más tarde, con resultados catastróficos, quien intentó instaurar la reforma laboral fue el expresidente Fernando de la Rúa. No solamente no lo consiguió, sino que por muy poco no termina preso. En ese sentido hay que recordar que fue uno de los imputados por los sobornos en el Senado de la Nación, en momentos que debatía la reforma laboral finalmente rechazada, a partir que Hugo Moyano hiciera famoso que el gobierno radical utilizaba la “Banelco” (por la tarjeta de créditos) para “convencer” a los senadores.
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

02/12/2018 | 16:43
#3
este diario menos que mediocre hablando de noticias faltas y regulacion de los medios..la que faltaba..jajaja
02/12/2018 | 11:10
#2
Un solo dato para los chicos de El Esquiu. Lucia Corpacci fue vicegobernadora de Brizuela del Moral en una acuerdo poco claro del Bombon Mercado, lo que exime al peronismo de comentarios. O sea se asociaron con los que criticaban de pocos democráticos. Y por lo visto se contagiaron...
02/12/2018 | 09:22
#1
Increíble!!!! Ya estamos acostumbrados que este diario responda a una ideología netamente K. Lo que llama la atención ahora es la apología al delito que desde una redacción se hace respecto a la prostitución de menores y a la trata de personas. Esta es una de las tantas barbaridades escritas por no sabes quien: Ninguna menor, en su momento, denunció sometimiento cuando tenía múltiples vías para hacerlo en el lugar del hipotético cautiverio.

Otras Noticias