Una reforma de fondo

domingo, 09 de diciembre de 2018 00:00
domingo, 09 de diciembre de 2018 00:00

Las autoridades educativas tuvieron que salir a dar nuevas precisiones sobre un instrumento que, en teoría, daba de baja las licencias docentes prorrogadas, las que deben ser revisadas por profesionales antes de decidirse si sus beneficiarios pueden seguir usufructuándolas.

La primera decisión en este sentido había creado zozobra en las escuelas, ya que iba a entrar en vigor esta misma semana, lo que hubiera generado mútiples inconvenientes en medio del cierre del año. Ahora se dio un nuevo plazo, hasta febrero, cuando empezarán los cambios programados.

Más allá de la coyuntura, se trata de la primera acción de peso -en mucho tiempo- para avanzar en la prometida reformulación del sistema de licencias de los trabajadores del área.

Es sabido que, durante años, muchos se aprovecharon de la poca ética de ciertos médicos para otorgar certificados por semanas, meses y hasta años, simulando enfermedades inexistentes o no tan graves; a lo que se sumaron las debilidades y cierta indolencia de la estructura de control. El resultado fue que se instaló como praxis habitual una avivada que le costó al Estado millones al tener que nombrar, en algunos casos, hasta dos suplentes para reemplazar al titular de un cargo.

En el descontrol tuvieron mucho que ver también los gremios, más preocupados por conseguir un catálogo amplio de enfermedades para justificar ausencias de las aulas, que en liderar propuestas para mejorar la calidad de la enseñanza.
Con la puesta en marcha de un área de Reconocimiento Médico específico dentro del ministerio de Educación, se prometió una reforma que, por ahora, no tiene manifestaciones palpables. Baste decir que sigue sin resolución el escándalo de los docentes que viajaron al Mundial de Rusia, a mediados de este 2018 que culmina, usando certificados médicos apócrifos. Que se sepa, nunca se avanzó con los sumarios y, por sobre todo, con las sanciones que desde la alta conducción de la cartera, se prometieron ejemplares.

La llegada de un nuevo año -y, por ende, de un nuevo ciclo lectivo- puede ser propicio para los cambios anunciados que, de hacerse efectivos, demostrarían una real voluntad política de modificar vicios muy instalados.

68%
Satisfacción
4%
Esperanza
24%
Bronca
0%
Tristeza
4%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

09/12/2018 | 09:46
#1
Funcionarios de educación NO SACAN LICENCIAS, pero entran a la hora que quieren, van cuando quieren y encima son de cambiemos. Lucía que pasaaaa,?

Otras Noticias