¿Es prioritario?

Se dio a conocer en los últimos días una iniciativa que apunta a construir un nuevo Palacio Legislativo, diseñado con el propósito de responder a todos los requerimientos funcionales de ambas cámaras y con el impulso de contar ya con un terreno para el edificio.

No se discutirá aquí la importancia de esta obra y tampoco su necesidad, que seguramente es obvia para un Poder cuya estructura edilicia está desbordada hace tiempo, que alquila diversas propiedades y tiene repartidas sus oficinas en distintos puntos de la ciudad; con todas las incomodidades que ello implica.

Sin embargo, en atención a las severas dificultades económicas que atraviesa el país, y contemplando algunas urgencias a nivel provincial, cabe preguntarse si es realmente prioritario embarcarse en un gasto millonario para concretar ese anhelo.

Quizás no sea el mejor momento y resulte más conveniente aguardar una oportunidad más próspera a la hora de resolver semejante inversión.

El Poder Legislativo, con su enorme organigrama, podría iniciar una tarea de optimización de su funcionamiento con las herramientas de las que actualmente dispone.

Si bien este proyecto no es absolutamente novedoso, porque en distintas oportunidades se mencionó la necesidad de mudarse del antiguo hotel en que se instaló el Legislativo; convendría mantener en carpeta la idea del nuevo edificio y dejarla para otra instancia más favorable.
 

24%
Satisfacción
0%
Esperanza
68%
Bronca
4%
Tristeza
0%
Incertidumbre
4%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias