Puesta en valor

lunes, 07 de enero de 2019 01:40
lunes, 07 de enero de 2019 01:40

Cuando se habla de las posibilidades turísticas de ciudades como San Fernando del Valle, se piensa inmediatamente en el rico patrimonio histórico, arqueológico y cultural que la caracteriza. Después de todo, se trata de una de las capitales más antiguas del país y posee edificios y monumentos que son objeto de atención incluso fuera de las fronteras de nuestro país.
El principal centro urbano catamarqueño posee, además, un rasgo particular: el grueso de sus construcciones más emblemáticas llevan la firma de un mismo arquitecto, el italiano Luis Caravati.
En este mismo espacio editorial se recordó que el autor de los edificios de más relevancia en SFVC -la Catedral, la Casa de Gobierno, La Alameda, el viejo hospital San Juan Bautista, por nombrar los principales-, fue inexplicablemente relegado durante décadas y que su nombre estuvo ausente de los reconocimientos oficiales y de los contenidos de historia de programas escolares oficiales. También se señaló que, afortunadamente, el eminente constructor había empezado a ser rescatado del olvido merced a varias iniciativas y que, más allá de una calle menor en la periferia del casco céntrico -cuya señalética incluso tiene mal escrito el apellido- logró una mayor presencia social en la forma de un museo e incluso de un bar.
En la víspera, El Esquiú.com publicó un informe sobre las tareas de recuperación de un sector del ex Seminario Diocesano, que incluirán la cripta y un museo con valiosos elementos que resguarda la Iglesia local.
Se trata de una excelente noticia toda vez que el Seminario es otra obra caravatiana y que su cripta es un tesoro que los catamarqueños deben conocer.
Según se informó, el proyecto está listo y se aguarda el anuncio de la llegada de fondos. La inversión nacional alcanzaría los 30 millones de pesos y, aún con el contexto de crisis, hay expectativas de que los trabajos puedan efectivamente iniciarse.
Se habla ya de un “Circuito Caravati” que ponga en valor un patrimonio edilicio que conjugue historia, identidad catamaarqueña y que, además, se convierta en un nuevo -y muy relevante- atractivo turístico para quienes nos visiten.

11%
Satisfacción
77%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
11%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias