Editorial

Una oportunidad

martes, 08 de enero de 2019 00:00
martes, 08 de enero de 2019 00:00

Aunque no se trataron de eventos extraordinarios, las tormentas ocurridas con una semana de diferencia, el 30 de diciembre y el 6 de enero, pusieron de manifiesto la precariedad de muchas instalaciones en viviendas familiares y de edificios públicos y privados que no soportaron vientos de moderada intensidad.
Durante el primer evento climático, el del último domingo de 2018, colapsó una pared por calle Esquiú casi Junín, además de cableados y árboles en distintos puntos de San Fernando del Valle.
En la tormenta del Día de Reyes, también por Esquiú, el cartel ubicado en el frente de un conocido banco se vino abajo. Hubo, por supuesto, caída de más árboles; la más grave, la de un añoso y gigantesco ejemplar de tipa en la avenida Ocampo, a la altura de las canchitas de Villa Cubas, que se desplomó sobre un auto. Su propietario había estado hasta un par de minutos antes en el interior. En ambos casos y por un milagro no hubo que lamentar víctimas fatales.
Desde hace un tiempo, la capital catamarqueña es sometida a diferentes intervenciones que la buscan remozar. Desde las fachadas históricas, pasando por sus principales paseos públicos y hasta la refuncionalización de espacios abandonados como la vieja casona de Mardoqueo Molina, en la curva de la avenida Presidente Castillo, se avanzó mucho en un imprescindible aggiornamiento. No obstante, queda como materia pendiente la revisión de aspectos que, aunque no tienen brillo, son fundamentales para hacer más vivible el espacio común. Nos referimos, específicamente, a imprescindibles controles  oficiales para asegurar que los carteles estén bien fijados, las veredas no sean trampas y los árboles, en especial aquellos de muchas décadas y gran tamaño, no se conviertan en un peligro potencialmente mortal ante una ráfaga de cierta importancia.
Para hoy se anunció la puesta en marcha de una nueva intervención en el centro: la peatonalización de la calle Sarmiento al 500, que incluirá el rediseño de las paradas de taxis de la zona. Es una buena oportunidad para que los equipos del municipio profundicen su tarea y brinden garantías elementales de seguridad en el ámbito cotidiano en el que miles de personas desarrollan sus existencias.

0%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
50%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

27/01/2019 | 19:38
#1
Mala gestión, irresponsables a cargo. Y siguen insistiendo en el proyecto insuficiente, mediocre y clientelista de la exe lentísima

Otras Noticias