Identidad

martes, 22 de octubre de 2019 01:14

Con la Ley 26.001 del año 2004, el Congreso de la Nación instituyó el 22 de octubre como Día Nacional por el Derecho a la Identidad. 

Precisamente esa es la fecha en que las Abuelas de Plaza de Mayo comenzaron su incansable búsqueda. Uno de los hechos significativos que sucedieron a partir de 2003 se sintetiza en la frase: “Algo nuevo se está cimentando en esta sociedad”, que pronunció Estela de Carlotto en el 30 aniversario del golpe de 1976.

El día fue instituido precisamente en homenaje a las Abuelas de Plaza de mayo y su lucha por recuperar nietos apropiados durante la última dictadura cívico-militar.

En 1977, esa organización que hoy es reconocida internacionalmente, estaba compuesta apenas por 12 mujeres, entre ellas María Isabel “Chicha” Chorobik de Mariani y Alicia “Licha” de De la Cuadra, a las que luego se uniría Estela de Carlotto, actual titular de la institución.

Estas mujeres eran madres de desaparecidos que además de reclamar por la aparición con vida de estos, buscaban a sus nietos, algunos secuestrados junto a sus padres y otro nacidos durante el cautiverio de sus madres en centros clandestinos de detención.

La frase pronunciada en un contexto de masificación de presentaciones espontáneas de nietos apropiados durante la dictadura llevo al resultado que: Horacio Pietragalla Corti, Juan Cabandié Alfonsín, Victoria Donda Pérez, Pedro Luis Nadal García, Leonardo Fossati Ortega, Sebastián Casado Tasca, Alejandro Sandoval Fontana, Marcos Suárez Vedoya, se presentaron por su propia iniciativa, en diferentes sedes de Abuelas de Plaza de Mayo, para conocer la verdadera identidad que les había sido arrebatada.

Las Abuelas de Plaza De Mayo llevan más de 100 nietos recuperados y, continúan reclamando, luchando y marchando para restituirles la identidad a casi 400 nietos más.

28%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
71%
Indiferencia

Comentarios

24/10/2019 | 08:50
#0
Si bien las cifras de desaparecidos varían enormemente, desde el teórico y ficticio 30.000 a los 7.954 reconocidos por la CONADEP durante el Gobierno de Alfonsín, es claro que la cantidad de mujeres embarazadas detenidas por participar de la guerrilla urbana en Argentina parece demasiado elevado. Para esa época los nacimientos rondaban los 20 por cada 1000 habitantes y casi con seguridad se puede decir que sean o no detenidas -suponiendo separadas por sexo- más de esa proporción no debe haber habido. Serían entonces unos 160 los nacidos vivos en cautiverio, por lo cual la cifra de 400 vuelve a parecer otra exageración. De todas maneras, los hijos de desaparecidos han logrado cierta posición social por la que sus madres lucharon hasta perder la vida.

Otras Noticias