El Secretario

lunes, 07 de octubre de 2019 00:02
lunes, 07 de octubre de 2019 00:02

Días pasados, la diputada Elisa Carrió visitó la capital catamarqueña y un par de ciudades del Oeste. Contrariamente a lo que se esperaba, se mostró mesurada y llamó a votar la lista completa de “Juntos por el Cambio” lo que, políticamente, significó un mensaje para que no corten y tiren al suelo la fracción “Macri presidente”. Así lo destacamos en nuestras crónicas porque una Carrió envuelta en frases de paz y amor es casi un notición. Nadie la imagina en una posición no belicista, fundamentalmente si le toca hablar del kirchnerismo. Sin embargo, apenas pasaron unos días y desde la Capital Federal reapareció la “Carrió auténtica”. Contrariamente a su idea de apuntalar al macrismo, cargó contra figuras de la propia coalición, como es el caso de Rogelio Frigerio, al que virtualmente acusó de jugar para el kirchnerismo.


****
Según la legisladora, el ministro del Interior directamente los traicionó. Dijo que, desde las sombras, apoyó a candidatos peronistas. Pero, como ocurre siempre, no dio nombres, acciones concretas o algún “papelito” que respalde sus dichos. El ministro, que durante casi cuatro años tuvo relación directa con los gobernadores y legisladores provinciales para asegurar la gobernabilidad desde el Congreso, guardó silencio y el presidente Macri, tangencialmente, lo respaldó al decir que todo lo actuado desde la cartera de gobierno de la nación fue autorizado por él.


****
La denuncia de Carrió, sin embargo, seguramente no quedará como una anécdota, más si consideramos que es una de las jefas de campaña. Antes o después de las elecciones podría volver a los primeros planos y, en ese marco, tener alguna referencia de Catamarca. Es que alguna ayuda subrepticia pudo haber llegado para los candidatos locales del Frente de Todos, de buena relación con Frigerio y uno de sus lugartenientes, Sebastián García de Luca. La jugada sería de conocimiento de los radicales de la provincia y sus aliados, pero no dan a conocer el malestar por razones de estrategia. Saben que “escupir para arriba” los puede dejar muy poco presentables.


El Esquiú.com
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
16%
Tristeza
0%
Incertidumbre
83%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias