Editorial

Estrategia adecuada

jueves, 26 de diciembre de 2019 00:30
jueves, 26 de diciembre de 2019 00:30

Que la solidaridad es algo que caracteriza a catamarqueños y catamarqueñas ha quedado demostrado en diferentes oportunidades. Baste recordar verdaderas hazañas comunitarias como la campaña que permitió reunir los más de 150.000 dólares que necesitaba Fermincito López para poder operarse del corazón en los Estados Unidos. O, mucho más reciente, los aportes desinteresados que muchos hicieron para que una joven pareja con su hijito, que vivía en la carcasa de un colectivo, pudiera tener una vivienda digna. Ni hablar de las frecuentes movidas para juntar alimentos y ropa destinados a personas en situación de vulnerabilidad social.


Esa impronta también se hace presente en las donaciones con las que se reúne un recurso extremadamente valioso y necesario: sangre humana. Según informó el ente del ministerio de Salud encargado de las colectas, en el último año se incrementaron un 25 por ciento, cifra muy auspiciosa porque indica que, además de una mayor concientización, están siendo efectivas las estrategias territoriales para captar potenciales donantes.


¿En qué consisten estas acciones? En algo bastante sencillo, en realidad: en tener presencia permanente en el espacio público, concientizando y sensibilizando sobre el valor de donar vida y cómo pueden ayudar a personas que atraviesan situaciones críticas en su salud.


“Hemos tenido muy buena respuesta con las colectas externas, así que las seguimos manteniendo como una política; (...) toda la comunidad catamarqueña es muy solidaria, pero por ahí el hecho de tener que ir hasta el Banco de Sangre o hasta un centro a donar es lo más difícil, porque lo ve como un impedimento”, señalaron desde la institución.


La presencia de recurso humano en la calle que, por un lado, informa sobre la donación y, al mismo tiempo, realiza la colecta, se mostró eficaz como con otras campañas sanitarias, por ejemplo la de vacunación en terreno o las que llevan test de ETS a los barrios y diferentes ámbitos institucionales.


Por eso mismo, las estrategias de trabajo social territorial deben potenciarse para mantener los resultados en los campos ya abordados, e incorporar otros nuevos que pueden orientarse mejor desde el perfil comunitario.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias