Editorial

Festividad distinta

domingo, 08 de diciembre de 2019 00:59
domingo, 08 de diciembre de 2019 00:59

Dos veces al año Catamarca se conmueve con un torrente de fe sin igual, expresado en miles y miles de almas peregrinando desde distintos puntos del país para rendir su homenaje a la Virgen del Valle.


En abril, para el aniversario de la Coronación, y en diciembre, el Día de la Inmaculada Concepción, la devoción mariana de la inmensa mayoría del pueblo catamarqueño y gran parte del norte argentino toman la forma de un río humano que gana calles y rutas para llegar a los pies de la Madre Morena.


Semejantes manifestaciones de fervor religioso, auténtico, genuino e incondicional, son ya banderas de la identidad provincial, expresada en la solidaria recepción de los peregrinos y en la propia participación catamarqueña en las festividades.
Pero esta vez, el encuentro con María tiene un matiz especial, ya que el cierre de las actividades nos encuentra en el preludio de un acontecimiento histórico, considerado de gracia para toda la Iglesia en Argentina.


Celebraremos en el año 2020 un “Año Jubilar Mariano Nacional” y, durante este, el IV Congreso Mariano Nacional, desde el 23 al 26 de abril, y el Congreso Teológico Pastoral Mariano, todo en la Diócesis de Catamarca.


Estas citas de enorme trascendencia se preparan en adhesión a los 400 años del hallazgo de la Sagrada Imagen de la Virgen del Valle en la Gruta de Choya.


De la Anunciación a la Cruz, la Madre acompaña la misión del Hijo. De un extremo al otro de nuestra Patria, el Espíritu de Dios acompaña el caminar del pueblo argentino con la devoción mariana. Este es el motivo por el que queremos celebrarlo, “en camino” con la Madre, “en salida” al encuentro de todos sus hijos, nuestros hermanos. De allí la emoción especial que comenzará a palpitarse en la tarde de hoy.

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias