El Secretario

lunes, 04 de febrero de 2019 01:52
lunes, 04 de febrero de 2019 01:52

El viernes 1 de febrero, en los tribunales de Catamarca, digamos que sirvió para reacomodar los expedientes, los útiles y tomar conciencia que se acabó la feria judicial 2019. Hoy, ya en firme, se reanudará la actividad con ritmo de normalidad. Los pasillos de los diferentes juzgados serán transitados por el malón de los abogados y comenzarán a surgir resoluciones y medidas posiblemente noticiables. Independiente de las cuestiones puntuales, el Poder Judicial quedará en la mira de los ciudadanos por varias razones, pero especialmente por los casos que registran ostensible morosidad.


****
También será un año de desafíos. Hay jueces que ya pasaron la edad para jubilarse y, mientras obturan las promociones de eventuales aspirantes, mantienen sus despachos sobrecargados de papeles y expedientes que no tienen resolución, lo que reafirma aquel viejo principio “justicia lenta no es justicia”. Cualquiera investigación que releve el trabajo de varios jueces, especialmente aquellos que peinan canas desde hace años, se encontrará con balances de déficit. Esto ocurre a pesar de que el gobierno provincial gestionó adhesiones a leyes nacionales para que los magistrados locales, pagando previamente las diferencias de aportes, lograran un mejor haber. Hasta se gestionaron créditos para que pudieran ponerse al día. Y, salvo casos aislados, parece que ninguno quiere despojarse de la toga.


****
También merecerán atención en el presente año aquellas causas políticas que, a diferencia de las que afectan a ciudadanos comunes, “duermen el sueño” que parece llevarlas, definitivamente, a los archivos. Varias de ellas tienen que ver con gobiernos que hace tiempo dejaron el poder. Anotamos, por citar algunas, a las tristemente célebres “compras directas”, una estafa millonaria que se hacía con bolsones de comida o la de los cursos apócrifos, las cuales superan ya los quince años. En una de ellas, cabe recordarlo, se explicó que la demora obedecía a que alguno de los involucrados tenía fueros parlamentarios. Eso fue bien lejos y hace tiempo, por lo que ya no sirve como pretexto de demora.


El Esquiú.com
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

04/02/2019 | 10:18
#1
Viendo una serie de investigaciones ( Dirty Money o Dinero Sucio) se aprecia que en EEUU los que defraudan a accionistas o al publico son denunciados, perseguidos y condenados de por vida. Aquí, los que defraudaron y defrauden a LA POBLACIÓN ENTERA con la corrupcion como FUNCIONARIOS son vituperados...pero NO CONDENADOS y algunos ni siquiera enjuiciados. ¿ Es porque a cientos de miles o millones...NOS JODIERON POQUITO A CADA UNO? Somos gallinas desplumadas, que cuando nos dan algo para picotear volvemos a seguir a los DESPLUMADORES.

Otras Noticias