Alternativa

martes, 05 de febrero de 2019 02:43
martes, 05 de febrero de 2019 02:43

Aunque las autoridades de Hacienda de la Nación han expresado cierto optimismo sobre una mejora en los principales indicadores económicos para este año -dólar “más o menos” estable e inflación teóricamente en baja-, la situación del país no parece vislumbrar un rumbo positivo en el corto plazo. Uno de los rubros más comprometidos es el de la generación de empleo, que sigue en picada.

Según un informe publicado en la víspera por El Esquiú.com, de enero a noviembre del año pasado se perdieron 210 mil puestos de trabajo a nivel nacional.

En Catamarca, la contracción en el mercado laboral fue del 4,9% y afectó particularmente al comercio y a las industrias textiles radicadas en la provincia. De hecho, dos de las manifestaciones más conocidas son las que llevaron adelante, en los últimos meses de 2018, los empleados despedidos de Alpargatas y de la firma Tileye.

Ante este panorama, se empezó a hablar de la posibilidad de que quienes trabajaron durante años como obreros fabriles pudieran usar esos conocimientos para poner en marcha algún emprendimiento con apoyo oficial.

En este punto, hay que decir que, afortunadamente, existe una red consolidada público-privada que viene apostando a la economía social y a la generación de proyectos autogestionados.

Desde hace al menos un lustro, las políticas estatales han dado un decidido apoyo a la creación de emprendimientos, lo que incluyó diversas instancias de capacitación, armado de equipos técnicos y de registros de emprendedores y artesanos, así como el despliegue de nuevos espacios de comercialización. El Portal del Emprendedor, evento mensual que sirve de vidriera para la actividad y punto de encuentro para muchas familias, es emergente de todo ese proceso.

Este camino podría potenciarse de la mano de aquellos que, desvinculados del mercado laboral formal, pueden compartir su experiencia y capacidades al servicio de pequeños proyectos de escala individual, asociativa y familiar.

No es lo óptimo, por supuesto, ya que el empleo “en blanco” dinamiza toda la actividad económica. En tiempos de crisis, sin embargo, los emprendimientos son una alternativa concreta para paliar la compleja situación que atraviesan -lamentablemente- cada vez más familias.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
25%
Tristeza
25%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias