Editorial

Francisco

miércoles, 13 de marzo de 2019 00:00
miércoles, 13 de marzo de 2019 00:00

Hoy se cumplen seis años de un hecho histórico, inimaginable algunas décadas atrás: un argentino fue designado Papa, representante de Dios en la Tierra, jefe de Estado de El Vaticano y máxima autoridad de la Iglesia Católica en el mundo.


Después de siglos y siglos de sucesión de italianos al frente de la Iglesia, con apenas algunas excepciones siempre europeas, como el polaco Karol Wojtyla y el alemán Joseph Ratzinger, se presentó un hecho único, inédito: un sudamericano asumió como Pontífice.


La elección del Papa argentino fue sorprendente y movilizó al país, incluso con manifestaciones en las calles y una expectativa enorme por la sola presencia de un compatriota en el Obispado de Roma.


Seis años después, lamentablemente, ni el propio Papa logró escapar de las miserias y fanatismos que hunden al pueblo argentino en odios irracionales.


Jorge Mario Bergoglio, que adoptó el nombre de Francisco, es cuestionado en su tierra natal por razones instrascendentes, y análisis hijos de una necedad que no comprende la esencia de su labor.


Cuando en Argentina se habla del Papa, del Papa argentino, la opinión pública -dirigida por los grandes medios- se detiene a discutir si es peronista o no es peronista, si sonrió al recibir a Cristina y estuvo serio con Macri; si le dedicó más tiempo a la audiencia con la anterior presidenta que a la audiencia con el actual presidente; si le escribió a Hebe de Bonafini o le mandó un rosario a Milagro Sala, si defiende al gobierno de Venezuela o se suma a las críticas.


Los ojos mediáticos ven en el Papa a un actor político más, que denigran o alaban según parezca afín a los intereses de uno u otro sector. La figura papal misma cayó en la picadora de carne que destroza todo en Argentina.


¿Alguna vez se debatió sobre el contenido de sus encíclicas? ¿Alguien sabe cuántas escribió y de qué hablan? Muy pocos, seguramente.


Y todavía hay quienes preguntan por qué Francisco no viene al país. De hecho no regresó nunca y tampoco tiene programados viajes a su Patria para el séptimo año de su pontificado.


Quizás necesita corazones que lo reciban con inquietudes algo más profundas que las peleas partidarias.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

14/03/2019 | 12:48
#2
¿razones intrascendentes? Bergoglio Guardia de hierro, Francisco apañador de violadores y pedófilos eclesiales, de tiranos Maduro, lacras kirchneristas, M. Sala, Moreno, Boudou, Bonafini- defecó en la Catedral- Carlotto madre de asesina montonera y nieto traficante drogas y drogón.Grabois, hijo del pajarito ,hijastro de M. Menéndez ladrona del PAMI piquetero ¿cómo financia sus viajes al Vaticano? Etc
14/03/2019 | 12:14
#1
Bergoglio adherente Guardia de Hierro, Francisco ocultador -compinche- de pedófilos,protector de tiranos y delincuentes, Maduro,CFK,M Sala, Bonafini, Carlotto, Moreno,etc,etc. rote

Otras Noticias