Apuntes del Secretario

martes, 16 de abril de 2019 00:42
martes, 16 de abril de 2019 00:42

Las buenas noticias alrededor de la minería, día a día, parecen consolidarse en la conciencia pública. Recientemente, una delegación de sindicalistas visitó la “Perla del Oeste” y pudo comprobar, in situ, la importancia que reviste para los pueblos del Oeste la puesta en marcha del proyecto Agua Rica que, en yunta con Alumbrera, representa una de las pocas esperanzas para la zona que sufre el impacto del final de la explotación del Bajo la Alumbrera y la caída de la producción olivícola del cordón pomanse. Dirigentes como el diputado Juan Carlos Rojas (gastronómicos), el exdiputado Víctor Brandán (UOCRA), Víctor Barrientos (Sindicato de Seguridad Privada), Diego Herrera y Julio Contreras (AOMA), Raúl Aguirre (subsecretario de Trabajo) o el abogado Pablo Vega, aparte de visitar las instalaciones que se levantan a 3.400 metros de altura, ratificaron ante la prensa que se trata de una oportunidad concreta de generar empleo y revertir la situación crítica de Andalgalá, igual o parecida a los departamentos Belén y Santa María. La visión de los visitantes, ante la realidad de estas comunidades, no podía ser otra. Es que con la minería en marcha hay miles de puestos de trabajo que se ponen en juego.

No hace mucho, en un diario local, se instaló una proclama pública que, por lo visto, no parece tener ni el mínimo asidero. Decía lo siguiente: “ninguna sentencia, ningún acuerdo empresario, por solventes que sean sus suscriptores, habilitará la explotación de Agua Rica si los andalgalenses se oponen”. Se refería a la feliz negociación que, en Canadá, terminó de completar el gobierno de Catamarca con las multinacionales –Yamana, Glencore y Gold Corp- que, para bendición de los catamarqueños, se pusieron de acuerdo para invertir en la provincia. Son ellos los que traerán los dineros que, a cambio de la explotación, pueden llegar a combatir la creciente desocupación y mejorar la vida de los llamados pueblos mineros. Y, en ese sentido, los andalgaenses están completamente de acuerdo, como pudo comprobarse días pasados durante la visita al yacimiento de dirigentes que tienen que ver con la generación de empleo.

 

La alusión a las sumas de dinero nada despreciables que, durante 20 años, generó Alumbrera, representa un dato de importancia que se lo relaciona con el estado de ánimo de la gente. Es cierto que, gran parte de ellas, se dilapidó en gastos corrientes, obras faraónicas o inservibles y hasta pudo ser objeto de malversaciones ligadas a la corrupción. No lo es menos que combatieron la desocupación con puestos de trabajo de calidad, que dieron participación a comerciantes locales, que abrieron rutas, que construyeron hospitales y otorgaron beneficios que no pueden discutirse. Todo eso, más que criticarlo ante los hechos consumados, debería ser considerado como un activo de experimentación para no repetir errores y que, gobiernos y representantes del pueblo, aseguren el uso correcto de los réditos mineros.

 

En lo que se refiere a las sentencias judiciales, no hay nada que agregar. Las empresas deben hacer bien las cosas y los jueces actuar con el mayor celo en relación a la Responsabilidad Social, lo mismo que los concejales, obligados por las circunstancias apuntadas a colaborar con un proyecto que, bien llevado, puede ser una especie de panacea para la gente. Simplemente deben recordar que están en juego el 3% por regalías y otro 3% de utilidades de un emprendimiento valorado en unos 2.000 millones de dólares que, de acuerdo a las proclamas oficiales, asegura un fideicomiso integrado por el 1.5% de la facturación, el desarrollo de proveedores locales a través de la compra de bienes y contrataciones de servicios y, lo más importante, la generación de empleo para catamarqueños. En síntesis. Hay mucho para perder y poco para ganar con posiciones caprichosas o de intransigencia.

 

La discusión por el pago de las tarifas de energía en la provincia sigue en el tapete, pero hay que convenir que detrás de ella está la política. Cada cual, sin colocar sobre la mesa el contexto y los antecedentes del tema, quiere llevarse la razón…o los votos que se requieren en tiempos electorales como los que nos toca traspasar. En ese sentido, la exfuncionaria nacional del PRO, Agustina Walther, trató de cargar responsabilidades sobre el gobierno provincial en un video que tuvo buena circulación en las redes sociales. Allí separa el  costo de la energía y el de la distribución. Sobre esta última carga las tintas y entiende que las autoridades locales falsean la verdad. Para ello, explica que si bien el gobierno nacional retiró los subsidios, éstos le llegan a la provincia de otra forma y por dos lados. Por uno le entrega el 22% para solventar la generación (la estima en el 53%) y por el otro el total de la tarifa social. Conclusión. Agustina tiene razón o la inmensa mayoría de los catamarqueños somos estúpidos, porque el problema no es patrimonio único de los catamarqueños, sino de la Argentina toda en sus 24 provincias. Otra: dice que los riojanos pagan el 41% menos. Allí mete la pata hasta el fondo. Ese es el resultados de los años de inversión cero que realizó la familia Taselli, a quien el gobierno de Walther (1991-2011) le entregó el servicio, mientras en La Rioja se construían instalaciones que son nuestra envidia y de las que pretendemos colgarnos. En fin. La dirigente, una de las candidatas a ocupar próximamente un puesto en la Legislatura, tiene que saber que las irresponsabilidades tienen su costo. Nada es gratis.

 

La discusión por las tarifas ha llevado a confusiones demasiado groseras. El aumento, sin dudas, fue originado por el gobierno nacional que, al dolarizar las tarifas, produjo cimbronazos familiares y empresariales que nadie esperaba y que no fueron anunciados en la campaña (los implementó el exministro, Juan José Aranguren). Sin embargo, como se trata de una cuestión compleja, mucha gente endilga los cobros abusivos a la EC SAPEM y se olvida que el cargo mayor viene de CAMMESA, la administradora del mercado mayorista que para los catamarqueños de la periferia no es más que una sigla que no le dice nada. Puede ser la marca de una batería o de un perfume. La que si les cobra y, en los casos de mora, les corta el servicio, es la empresa catamarqueña. Por lo tanto, será cuestión que el oficialismo busque la forma de explicar hasta dónde llega su responsabilidad y para ello no hay forma de olvidarse de CAMMESA, sea en los discursos, la publicidad o hasta en las inscripciones de los vehículos que hacen gestiones. Caso contrario Lobo Vergara, Marita Colombo y Monti, a los que ahora se suma Walther, estarán dispuestos a seguir confundiendo a la gente. Es que son políticos y no tienen otro mecanismo para empatar el pasado de corrupción que supieron dejar con los Taselli a cargo de la energía.

 

Hablando de la oposición local. En verdad que sus dirigentes tienen que hacer maravillas para articular un discurso de crítica al oficialismo, sin entrar en las contradicciones que le genera la conducción nacional de Cambiemos, como esta de la energía. Los resultados de la pérdida de imagen de la Casa Rosada ya superan las encuestas y se anotan en los resultados de los actos electorales que, hasta ahora, se llevaron a cabo en distintas provincias. En Río Negro y Neuquén, sus candidatos perdieron por paliza y, cómodamente, fueron relegados al tercer puesto. En Entre Ríos, un muy buen postulante como el radical Atilio Benedetti quedó a más de 20 puntos de distancia del peronismo que, con respecto a 2017, recuperó más de 20 intendencias en Córdoba, donde Mauricio Macri tenía mejores registros de imagen que en la mismísima Capital Federal, a la que gobernó ocho años. Con este panorama, si las cosas no mejoran en el aspecto económico, el futuro se torna ciertamente incierto para Cambiemos y sus socios, como los radicales, que viven de asamblea permanente para determinar si les conviene permanecer o alejarse de Cambiemos, alternativa que posiblemente resuelva el comando nacional del partido.

 

RECUERDOS.

Como lo hacemos habitualmente, cerramos los “Apuntes” con el repaso de acontecimientos ocurridos hace 25 años.

El 15 de abril de 1994, por unanimidad, el ingeniero Julio Salerno resultaba reelegido rector de la Universidad Nacional de Catamarca. La asamblea universitaria, por otro lado, consagraba estos decanos: Rolando Coronel en Humanidades y Jorge Brizuela del Moral en Salud, aparte de las reelecciones de Edmundo Agüero (Ciencias Agrarias), Félix Doering (Tecnología), Daniel Toloza (Ciencias Económicas) y Estela del Valle Sosa (Ciencias Exactas). Cuatro días más tarde, el 19 de abril, asumían los electos. Salerno, después de completar este período llegó a la Legislatura provincial como diputado provincial, cargo en el que cumplió dos períodos. Siempre se mantuvo fiel a la conducción política de Eduardo Brizuela del Moral.

 

Un mes antes, cabe destacarlo, habían asumido funcionarios del nombrado Brizuela del Moral en la Municipalidad de la Capital, a la que gobernó hasta fines de 2001. La profesora Claudia Ruibal lo hacía como directora de Educación; Luis Brígido como director de Deportes y Recreación; el comisario Domingo Cayetano Sosa como director de Tránsito y Juan Alberto Antonino como director de la administración de Tránsito.

El Esquiú.com
 

60%
Satisfacción
0%
Esperanza
13%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
26%
Indiferencia

Comentarios

19/04/2019 | 09:41
#1
Venezuela es un populismo con el que se fue destruyendo un pais rico en recursos naturales en especial petroleo. Nadie pagaba impuestos o pagaban muy poco . Y eso destruyó su economia. La industria produce poco o nada, porque laa leyes laborales convierten a los empresarios en terroristas. Y entonces cuerran sus industrias y comercios. ¿ En qué se patece a Catamarca que despues de 20 años de gobierno de padres e hijos radicales inutiles ( pero nuevos ricos) desde hace 8 años ha crecido y se ha modernizado. ¿ Venezuela decMaduro? Aquí quedo atrás hace 8 años...
16/04/2019 | 08:19
#0
Realmente la caradurez que tiene el que hace esta editorial, pagada por el gobierno de Lucia Corapacci, en la que al mas fiel estilo de los kirchneristas de atacar y perseguir a las voces que piensan distinto al gobierno. El fascismo en su mas pura expresion. Despyes hablan del muro informatico de Macri, ciando en nuestra provincia lo hacen con Lucia Corpacci, angel Mercado, Gustavo Saadi. Raul Jalil y los demas integrantes de la familia gobernante en Catamarca. Estan convirtiendo a nuestra provincia en una pequeña Venezuela.

Otras Noticias