Apuntes del Secretario

domingo, 09 de junio de 2019 00:25
domingo, 09 de junio de 2019 00:25

Hoy será otro día hiperactivo electoralmente, en este singular calendario de votaciones que acapara de marzo a octubre (podría llegar a noviembre si hay balotaje en la presidencial), conforme los diferentes distritos electorales van resolviendo sus situaciones. En esta jornada, irán a las urnas ciudadanos de otras cinco provincias, y se espera que Cambiemos anote finalmente su primer triunfo en los comicios que definen gobernador. Si esto sucede, no modificará un panorama donde predomina claramente la oposición, pero contar con al menos una foto ganadora representará un bálsamo para una Casa Rosada que desde el interior viene sufriendo cachetazo tras cachetazo. La obligada estrategia que se impuso desde el comando macrista es sostener que nada tienen que ver las elecciones provinciales con la presidencial, teoría por cierto discutible, y que seguramente se abandonará cuando algún escrutinio muestre que predominan votos amarillos.

*****

El menú de hoy incluye elecciones en Entre Ríos, Jujuy, Chubut, Tucumán y Mendoza… lo que sin dudas puede definirse como un plato fuerte. Con excepción de Mendoza, donde hay PASO, en las otras cuatro provincias se define quién gobernará durante los próximos cuatro años. Entre Ríos y Chubut, de no mediar sorpresas mayúsculas, se encaminan a incrementar la nómina de victorias peronistas. La gran esperanza de Cambiemos es imponerse en Jujuy, donde gobierna el radical Gerardo Morales, uno de los socios más críticos de Mauricio Macri, pero socio al fin. En Tucumán, Juan Manzur apuesta a retener el poder, aunque en los sondeos previos no exhibió una ventaja definitoria. La más pequeña de las provincias de la región resultó clave en 2015, ya que en torno a la victoria original de Manzur, que fue vicegobernador de Alperovich y luego ministro de Salud de la Nación, se construyó un discurso de “fraude” justicialista brillantemente extendido y capitalizado por Cambiemos a todo el país. ¡Hasta lo mencionó Eduardo Brizuela del Moral en el debate que mantuvo con Lucía Corpacci y Marcelo Rivera en el viejo Seminario!

*****

Finalmente se votará en las primarias de Mendoza para elegir los candidatos que competirán en la general. Allí hay un duro escenario, porque Alfredo Cornejo, actual gobernador, no tiene habilitación para buscar la reelección, y con él fuera de la cancha se abre una áspera disputa. En la previa, es Cambiemos la fuerza que aparece mejor posicionada por tierras cuyanas, y las miradas están puestas en el candidato del PRO, Omar de Marchi y Rodolfo Suárez, radical que lo supera levemente en las encuestas: de entre ellos saldrá el candidato macrista. En resumen: se vota en cinco provincias y en todas el oficialismo corre con cierta ventaja.

*****

¿Viene Alberto Fernández a Catamarca? Distintos medios nacionales dedicaron en los últimos días amplios espacios para analizar el tironeo entre las cúpulas del macrismo y el kirchnerismo por quedarse con Sergio Massa. El real caudal de votos del exintendente de Tigre es una incógnita, pero el golpe de efecto de sumarlo es considerado importante. No se trata tanto de incorporar a Massa, sino de evitar que lo sume el rival. En ese escenario, la balanza se ve cada vez más inclinada hacia el kirchnerismo. Aunque María Eugenia Vidal le hizo mayores ofrecimientos, Massa se acerca a Alberto Fernández, luego de que fracasara su pacto inicial de gobernabilidad con Macri y se vistiera de abierto opositor. Se habla ya de un acuerdo al que le están puliendo detalles para presentarlo en sociedad. Y allí entraría Catamarca en la agenda, porque si Massa se incorpora a la coalición liderada por Cristina, que tiene ya el respaldo de varios gobernadores, Alberto iniciaría una gira proselitista por el interior. Según se difundió el viernes, la primera escala sería San Juan, donde recientemente fue reelecto Sergio Uñac, y en ese mismo viaje se incluiría a Catamarca. En las próximas horas se resolvería.

*****

Por Catamarca, en el tramo final de las negociaciones (esta semana deben cerrarse las alianzas y pocos días después las listas de candidatos), las reuniones se multiplican en los sectores mayoritarios, con una expectativa e intensidad inversamente proporcional a las definiciones. El radicalismo extiende peligrosamente el suspenso, con sectores fuera de la orgánica que no están dispuestos a ser nuevamente partenaires del castillismo, y muchos dilemas por resolver incluso antes de competir en eventuales PASO. La indefinición interna genera preocupación en dirigentes que observan como grave la posibilidad de llegar partidos a las urnas, lo que equivaldría a licuar las propias posibilidades de triunfo, mientras otros confían en que la cuerda no se tensará tanto y se podrá cerrar un acuerdo a tiempo. 

*****

El oficialismo provincial sigue políticamente paralizado a la espera de la confirmación de lo que decida Lucía Corpacci, ya que los panoramas que se presentan con ella o sin ella como candidata a gobernadora son tan distintos como el día y la noche. El rigor de los números ratifica medición tras medición que la mandataria no tiene rivales en las encuestas, y la distancia que la separa de otros potenciales candidatos permite avizorar conflictos si ella desiste de presentarse y se resuelve una sucesión en mesa chica. Lo que la mayoría de la dirigencia desea es que vaya por un tercer mandato y vuelva a encolumnar a todos, pero si no lo hace, aglutinar a legisladores, intendentes y caciques sectoriales detrás de un nuevo candidato no será tan sencillo. Muchos tienen aspiraciones y están dispuestos a resignarlas por Corpacci, pero no lo harán automáticamente en favor de otro.

*****

En ese contexto se produjo la reaparición de Luis Barrionuevo, cuyo protagonismo se debilita a medida que pierde sorpresa e insiste en reacciones tan previsibles. Era “cantado” que por esta fecha iba a volver a “lanzarse” como gobernador, anuncio que cuesta ya tomar con seriedad, y ni siquiera causó impacto en su círculo más cercano. El líder gastronómico juega sus cartas como “candidato intermitente” y en este caso su argumento fue que no tolera la falta de definiciones, arrebato que podría aceptarse de un novato, pero no de alguien que lleva décadas en la arena y conoce a la perfección los tiempos de la política.

*****

El que se despachó a gusto con sus declaraciones fue el senador Dalmacio Mera, y dejó opiniones que van a traer repercusiones. Mera habló en un agasajo a periodistas y fue virando el tono de sus palabras de menor a mayor. Comenzó con respuestas de ocasión, formales y correctas, hasta que tiró el sobre de pimienta completo en la olla. Así, cuando lo consultaban sobre posibles candidatos a la gobernación respondía calmo que “todo ciudadano tiene derecho a participar” y nada más, como evitando cualquier polémica. Defendió la postulación presidencial de Juan Manuel Urtubey por la necesidad de llevar a Casa Rosada alguien del interior y no personas que ven sólo “desde el Obelisco a la General Paz”, reconoció que la postura de Roberto Lavagna dejó “empantanado” el proyecto de Alternativa Federal, pero la rueda de prensa transcurría en calma.

*****

Lo más interesante fue cuando abandonó el rol del declarante “políticamente correcto” y disparó a discreción. Primero ironizó contra Lucía Corpacci y Raúl Jalil, al preguntarse si arrojarán una monedita para ver quién será el candidato a gobernador, molesto por lo que interpreta como falta de apertura de quienes fueron sus compañeros de triunfo en 2011. Pero “estalló” cuando un colega le preguntó cómo elegiría si tuviera que optar entre Cristina Fernández y Mauricio Macri. La consulta no fue casual, ya que hace tiempo que se señala a Mera como cercano y funcional al proyecto de Cambiemos. Y el exvicegobernador replicó: “Cuando tuve que elegir, elegí a Cristina”. Recordó que lo hizo incluso cuando el kirchnerismo “acordó con los radicales y le dio la espalda al peronismo de Catamarca”. Una visión personal que refleja la vigencia de antiguos rencores.

*****

RECUERDOS. Como todos los domingos, martes y jueves, cerramos los “Apuntes” con la rememoración de acontecimientos del pasado cercano. El 6 de junio de 1994, un día antes del Día del Periodista, el expresidente Carlos Menem andaba enojado con la prensa. Declaraba, de esta forma, “los medios de comunicación deben informar con responsabilidad” y agregaba “la credibilidad radica en el compromiso con la verdad”. Se trata de un clásico de todos los gobiernos, reclamar contra la prensa, aunque en los últimos tiempos, ciertamente, los desvíos de los principios básicos son evidentes. Hay medios de comunicación que se parecen a verdaderas organizaciones de estrategia política, aparte de que abundan las noticias falsas, no sólo en la Argentina, sino en el mundo entero.

****

También en junio de 1994, el Poder Ejecutivo Nacional prorrogaba la intervención federal a la provincia de Santiago del Estero hasta que se realizara la elección del año 1995. Bueno es recordar que el interventor designado por Menem era Juan Schiaretti, el actual gobernador de Córdoba, y el intervenido fue el caudillo santiagueño Carlos Juárez.

50%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

09/06/2019 | 11:06
#1
Diría Sr Secretario, que no hay que subestimar a Barrionuevo, mirando el escenario de la Capital y recordando el empate técnico de la última elección en ese distrito. Con la dispersión que existe, Barrionuevo puede hacer perder la elección a Intendente. Ud que es ferviente devoto del gobierno podría usar este espacio para advertir esta situación.

Otras Noticias