Apuntes del Secretario

domingo, 25 de agosto de 2019 01:04
domingo, 25 de agosto de 2019 01:04

La gran diferencia de votos que se registró en la Capital hace dos domingos –en promedio unos 28.000- convirtió a Gustavo Saadi en un intendente virtual. Sin embargo, en el Frente de Todos, no están seguros que el tamaño de la brecha se mantenga y, en esa dirección, el comando de campaña peronista busca consolidar el resultado y aventar las desagradables sorpresas que surgieron en 2017 cuando, desde un resultado electoral absolutamente cómodo, se terminó en paridad absoluta. Es que la contienda entre decenas y decenas de concejales puede llevar a engaños. En esta categoría, que levanta en primera instancia la producción del candidato a intendente, el voto es lábil porque se elige a personas y no siempre a los partidos políticos o alianzas. Así las cosas, y con la experiencia de hace dos años, las huestes de Saadi, por lo que se sabe, han salido a contener a los innumerables candidatos que quedaron eliminados en los diferentes circuitos. El fenómeno, aunque sea en menor medida, también afecta a “Juntos por el Cambio”, alianza en la que se registraron varios pleitos que, de igual forma, pueden dejar heridos. Por lo explicado, a poco más de dos meses de la elección definitiva, las posiciones son claras. El Frente de Todos quiere apoderarse de los siete circuitos y el radicalismo, según la visión de Flavio Fama, descontar y hasta apostar al triunfo. Para ello piensa en los votos de los partidos que no alcanzaron el piso o la nada despreciable cantidad de votos en blanco, cerca de 12.000.

****
Entre los intendentes peronistas que fueron por la reelección, por su lado, existe calma y no temen por un eventual cambio de los resultados. De esta manera, Roxana Paulón (Fiambalá), Omar Soria (Huillapima), Francisco Gordillo (Pomán), Sebastián Nóblega (Tinogasta), Juan Pablo Sánchez (Santa María), Guillermo Ferreyra (Fray Mamerto Esquiú), Jorge Herrera (Las Juntas), Orlando Saavedra (Los Varela), Osvaldo Gómez (La Puerta), Pío Carletta (Icaño) y Ariel Ojeda (El Alto) consiguieron resultados muy difíciles de trastrocar. El que puede darse por seguro es Armando Seco, jefe comunal de El Rodeo, que “jugaría con el arco libre” por la deserción de Walther D’Agostini. A este lote se podría sumar a Elpidio Guaraz, el intrépido intendente de Santa Rosa que viene de sostener una reñida interna con el senador Julio Maza, en la que venció por diferencia estrecha. Según dicen los analistas, esta interna fue tan brava –se definió por menos de 200 votos- que sería menos complicada que la general. Ya veremos si es así y cómo se produce el futuro movimiento de las fichas.

****
Entre los intendentes radicales el panorama es diferente. El único que parece asegurado es Julio Taritolay que, en la primaria, prácticamente dobló los votos de su contrincante, Daniel Lobos. También el intendente de Ancasti, Rodolfo Santillán, parece haber logrado una victoria decisiva. 200 votos en ese territorio bien puede considerarse distancia inalcanzable. Los demás tendrán que trabajar a destajo para mantener el poder. Los números, en ese sentido, no mienten. Por ejemplo, en Paclín tiembla la reelección de Orlando Savio. El candidato peronista, Eduardo Menecir, le sacó cerca de 350 sufragios en la PASO, los que parecen decisivos aunque haya votos por jugarse. Por ejemplo los 500 en blanco y los 300 que tiene René Dante Noriega (GEM), quien no tendría chances de terciar y podría convertirse en árbitro del cañón paclinense. En Recreo, asimismo, hay peligro para la reelección de Roberto Herrera, que le ganó por exigua distancia a Daniel Polti –unos 150 votos-, pero las distintas colectoras peronista suman más de 1.000 en relación a sus similares radicales. Aquí sí, hay que ver las movidas internas de cada fracción. En 2015 fueron espectaculares.

****
Párrafo aparte para dos departamentos del Oeste donde la definición puede ser “voto a voto”. O tal vez no. Daniel “Telchi” Ríos fue el más votado en Belén el domingo 11, pero la suma de las colectoras peronistas se acerca peligrosamente al haber del intendente, unos 50 votos. Aquí puede pisar fuerte el gobierno provincial, toda vez que el vicegobernador a cargo, Jorge Solá Jais, pone en juego su reelección de senador y es una de las personas que mayor confianza trasmite a la gobernadora, Lucía Corpacci. En Andalgalá, tanto el peronismo como el radicalismo tuvieron fuertes internas. Los primeros, respaldados por la intendencia de Alejandro Páez, totalizaron 300 votos más que los “perucas”, pero quedan en disputa unos 1.600 sufragios de los que no votaron o lo hicieron por opciones que, como el GEM, no tienen chances de ganar. Aparte, hay que ver si Eduardo Córdoba (“Juntos por el Cambio”) alcanza los niveles de apoyo del declinante Alejandro Páez, quien por aplicación de la Carta Orgánica no será candidato. Si lo hará como diputado provincial.

****
Otra categoría que puede estar peleada y tiene que ver con el poder es la de diputados provinciales, paradójicamente la menos votada por la gente. Los 66.000 de diferencia que conquistó el peronismo le estarían asegurando nada menos que 13 bancas sobre las 20 que se ponen en juego. Ingresarían Ramón Figueroa Castellanos, Cecilia Guerrero, Augusto Barros, Natalia Ponferrada, Guillermo Marenco, Verónica Mercado, Armando López Rodríguez, Paola Fedelli, Hugo Corpacci, Analía Brizuela, Jorge Andersch, Cynthia Gambarella y Julio Guzmán. Para “Juntos por el Cambio” quedarían asegurados Aljandro Páez, Natalia Saseta, Luis Lobo Vergara, Juana Fernández, Tiago Puente y Natalia Herrera, en tanto que Consenso Federal, con unos 10.000 votos, consagraría a Marina Andrada. Ahora bien, si en la elección del 27 de octubre, el sector barrionuevista perdiera unos 400 votos, el peronismo oficial también ganaría una banca para Elizabeth Fontao y quedaría afuera la doctora Andrada. También está la alternativa de que el peronismo sume 2.000 votos más, con lo cual se apoderaría de la banca 15, en la que figura Enrique Giménez. En ese supuesto, el comando UCR-PRO tomaría solo 5 bancas y quedaría marginada Natalia Hererra que, según Verónica Calascibetta, ingresó a la lista por la ventana y no por la puerta grande.

****
El peronismo tiene sus internas que, como afirmamos en el introito, busca remediarlas. Alguna de ellas puede ser grave. Más grave, empero, parecen ser las (internas)  del radicalismo, donde aparte que una fracción completa quedó afuera de las listas (Brizuela del Moral, Guzmán, Pernasetti, Acuña, etc), en la otra ya hubo resquebrajamientos. Fama hizo denuncias muy fuertes en contra del PRO, Roberto Gómez es consciente que no hubo trabajo sostenido y otros, increíblemente, parecen conformarse con que sean electos seis diputados, quedando afuera una figura de importancia como José “Chichi” Sosa, quien figura precisamente en el séptimo escalón. Los que especulan con semejante despropósito, conjeturan que el exlegislador podría hacer “rancho aparte”. Desde nuestro punto de vista, nos parece atinado apuntar cuestiones básicas. La primera tiene que ver con la obligación, casi moral, de aportar al sistema la mayor cantidad de legisladores de toda laya. La segunda que el presidente del Partido, Alejandro Páez, y el armador excluyente de la lista que produjo rispideces, Oscar Castillo, no hayan figurado ni para la foto en la campaña: Oscar recién reapareció el viernes. Volviendo a Fama, que opinó que “muchos de nosotros somos candidatos nuevos”, hay que aceptar como no discutible su caso particular. En lo que atañe al armador, vale aquella relación que habla del “mismo can con diferente collar”.

****
El jueves, en horas del mediodía, vecinos de Antofagasta de la Sierra cortaron la ruta para impedir el paso de camiones que transportaban insumos para el Salar del Hombre Muerto, donde la minera del Altiplano explota litio y potasio. El reclamo del ciudadano puneño se asienta en la intentona de poner en funcionamiento cinco pozos para tomar agua del Río Los Patos, lo que traería aparejado problemas para las zonas urbanas del extenso departamento. Según acotaron los manifestantes, hasta ahora, la mina usaba solamente un pozo y, de golpe, pretende pasar a cinco.

****
RECUERDOS. Como lo hacemos todos los domingos, martes y jueves, el cierre de los “Apuntes del Secretario” incluye los acontecimientos del pasado. El 21 de agosto de 1994, por los cargos partidarios, se realizaba una interna del partido radical, la cual congregó un gran número de votantes. Eran épocas de mucha euforia, posiblemente porque el Frente Cívico estaba en el gobierno de la provincia. Lo importante es que ganó la oficialista lista celeste, que llevaba como presidente del Comité Provincial a quien en aquel momento era el gobernador: Arnoldo Aníbal Castillo. Con 7.952 votos logró el el 57% , superando a la Alianza Radical que encabezaba el exintendente de la Capital, Eduardo Brizuela del Moral (acompañado de Aurora Picco Zosi de Ahumada y Juan Carlos Bayón), la que logró 3.637 votos (26%). En el tercer escalón , con 1908 votos (13%), se ubicaron los rojos con la dupla Rosendo Ruiz-Augusto César Acuña. El cuarto puesto, como colista, quedó para Convergencia Radical que llevaba como candidato al exdiputado tinogasteño Osmar Saldaño, que capturó el 3% de los votos, unas 500 adhesiones. Cabe acotar que la línea roja, si bien no ganó la provincia, lo hizo en Valle Viejo con la candidatura de Gustavo Roque Jalile. ¡Imbatible el Gallo en su departamento desde épocas inmemoriales! Como puede apreciarse, fue una interna tremenda y, con fuerza, comenzaba a asomar la figura de Brizuela del Moral quien, a la larga, iba a terminar destronando al castillismo que, en aquella ocasión, hizo de las suyas, como pretender borrar de todas las listas a quienes estuvieran morosos con la UCR. ¡Pensar que ahora, sin recordar el pasado, hay quienes se animan a criticar a Enrique Sir por exigir cuentas claras, como lo marca la Carta Orgánica!
 

28%
Satisfacción
28%
Esperanza
14%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
28%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias