Apuntes del Secretario

viernes, 16 de octubre de 2020 01:29
viernes, 16 de octubre de 2020 01:29

Más allá de la reorganización de la UCR, que mantiene viva una división interna que lleva años -se remonta a los primeros meses de 2018- y que no podrá ser superada mientras no se reforme la carta orgánica, sus principales figuras observan incoherencias propias de la falta de conducción y de proyecto de oposición seria. El miércoles, por ejemplo, no hubo quórum en la Cámara de Diputados y las principales espadas radicales acusaron al oficialismo de aprovecharse de la pandemia para no sesionar, lo que les impidió el tratamiento de temas calientes como las turbulencias en el ministerio de Educación que desembocaron en la renuncia de Francisco Gordillo. Puede que les asista la razón. Los legisladores peronistas sabían que iba a tener una jornada políticamente no favorable y, detrás del hisopado de Raúl Jalil, varios que lo acompañaron en los últimos días resolvieron “quedarse en casa”. De esta forma, solo bajaron al recinto Lavatelli, Hugo Corpacci y Armando Zavaleta, sabedores de antemano que no serían ocupadas las 21 butacas que se requieren para sesionar. El tema de las incoherencias radicales tiene que ver con conductas similares de sus legisladores cuando se trataron temas de extraordinaria importancia institucional para la provincia.

*****

Concretamente los legisladores que levantaron el dedo acusador en la semana fueron los mismos que, en julio pasado, argumentando la necesidad de guardar normas preventivas contra el COVID-19, no ingresaron al recinto. Claro que en aquella oportunidad, como el peronismo tiene quórum propio, sesionó sin problemas y aprobó el aumento del número de miembros de la Corte, la derogación del Consejo de la Magistratura y la reforma de la ley electoral, además de modificar el reglamento de la Cámara y convalidar sesiones virtuales, algo que torpemente se pide ahora cuando las normas ya existen. De haber bajado el bloque radical en aquella ocasión, dejando de lado el mandato del “oscarcismo”, el peronismo nunca pudo ejecutar tan profunda reforma de la Justicia porque no contaba con los dos tercios para tratar proyectos sobre tablas. Tendrían que haber ido, obligatoriamente a comisión, y allí la suerte pudo ser bien distinta. También sobre las agachadas de la oposición llamó la atención, durante una nota concedida a El Esquiú, una declaración de la diputada Juana Fernández. Dijo al respecto “como bloque decidimos no dar quórum ni avalar tamaña ilegalidad y avasallamiento a las instituciones, pero no fue un radical quien dio quórum para tan burda maniobra”. Dos aclaraciones: 1) el peronismo tiene quórum propio y, por si fuera poco, cuenta con aliados circunstanciales como los filoperonistas Marina Andrada y Hugo Ávila. 2) la “ilegalidad y avasallamiento” la frenaban con solo bajar a la sesión y dejar de lado el ridículo argumento de la pandemia ante el hecho político que se llevaban puesta a la Justicia. ¡No hablemos macanas!

*****

Consumado el desprolijo alejamiento de Francisco Gordillo del Gabinete, en medio de rumores y operativos de desestabilización, dos aspectos sobresalen por encima de la noticia del reemplazo mismo y las alternativas del área educativa. La primera es la innegable existencia del “fuego amigo” en filas del oficialismo, donde las diferencias entre quienes asumieron con Raúl Jalil, quienes perduran en sus cargos desde los mandatos de Lucía Corpacci y aquellos que, fuera de toda gestión, esperan que se les convide un poco de torta; comienzan a hacerse más públicas y notorias. El malestar y los celos existen y sería vano negarlos, aunque al mismo tiempo parece muy prematuro -y quizás errado- proyectar los distanciamientos hacia los líderes del sector. De hecho, Lucía Corpacci no ha tenido una sola expresión de cuestionamiento hacia el gobernador, y es probable que nunca la tenga. Respetuosa como es de las investiduras, ni siquiera atacó a Eduardo Brizuela del Moral en los momentos más incómodos de su relación, y mucho menos lo hará con quien fue y es su compañero en el proyecto político. Dicho esto, debe observarse que la suerte de sus exfuncionarios bajo el mando jalilista, tampoco ha de pasar desapercibida ante los ojos de Lucía.

*****

El jefe de Estado se encamina a nombrar a su vigesimoprimer ministro en diez meses de gestión, y entre las cuatro bajas que se anotan hasta ahora, tres fueron de dirigentes del corpacismo. Por distintas razones, abandonaron sus ministerios Daniel Zelarayán, Rodolfo Micone y Francisco Gordillo, los tres identificados políticamente con Corpacci. El cuarto ministro reemplazado fue Hernán Martel, pero porque fue designado en la Corte de Justicia. La existencia de dos sectores diferentes tan marcados, e incluso la potencial influencia de una tercera rama justicialista en las disputas internas, son factores reales en el presente político de Catamarca, y puede deducirse que estas batallas silenciosas sumarán nuevos capítulos a corto plazo, intensificándose a medida que se acerque el período preelectoral. El clímax de los duelos intestinos se verá cuando llegue el momento de la conformación de las listas de candidatos: desde las bancas en el Congreso de la Nación hasta los concejos deliberantes, pasando por la renovación de diputados y senadores, todo promete hervir como un volcán. Será quizás el primer gran desafío estrictamente político para Raúl, quien deberá mostrar mucha muñeca para cerrar un reparto que satisfaga a tan heterogénea multitud de comensales.

*****

El intendente Elpidio Guaraz atacó con dureza a la ministra de Salud, Claudia Palladino, enardecido porque se impidió la realización de un partido de fútbol en lares santarroseños. En realidad, la queja de Elpidio no difiere demasiado de los malestares que comparten muchos otros sectores, y hasta podría haber sido atendida si exponía sus razones. Pero, fiel a su estilo, el caudillo de Bañado de Ovanta se desvió con ataques personales hacia la funcionaria, con lo cual sólo logró encolumnar a muchísimos dirigentes y autoridades en su contra, y promover un respaldo masivo a la titular de Salud. Es en definitiva una cuestión de formas sobre las cuales resulta inútil profundizar, porque Guaraz ha abrazado el exabrupto como su sello distintivo, y no lo abandonará. Flaco favor le hace a la comunidad que representa, aunque quizás su intención no haya sido revertir la medida dispuesta desde provincia, sino subrayar ostentosamente que la culpa de las restricciones no es suya, algo que efectivamente habrá logrado dejar claro en sus pagos. De una u otra manera, una actitud poco solidaria ante una pandemia que día tras día se lleva más vidas, y que requiere la colaboración de todos para que no se repitan en Catamarca los colapsos sanitarios que ya se sufren en otros puntos del país.

*****

Se viene el 17 de octubre, la “navidad” del peronismo, y nada le vendría mejor al Gobierno nacional que un multitudinario acto a plaza llena frente a Casa Rosada, para hacer una demostración de fuerza y adhesión, y de paso retrucar las movilizaciones opositoras. Pero la emergencia sanitaria cortó de raíz cualquier posibilidad de salir a las calles, y el justicialismo intentará canalizar el entusiasmo militante por las redes sociales. Qué saldrá del experimento es una incógnita, pero aun con resultados brillantes no dejará de ser una versión devaluada -obligadamente- de los verdaderos actos peronistas, con bombo, bandera y choripan; esos estandartes simbólicos tan atacados, y a la vez envidiados por fuerzas políticas que ni se asoman en niveles de arraigo popular a la liturgia construida desde 1945 en torno a las figuras de Perón y Eva.

*****
En Catamarca no hay grandes preparativos, como tampoco para el primer aniversario del triunfo de Raúl Jalil, el tercero consecutivo del PJ en la provincia. En ese sentido, queda claro que de un tiempo a esta parte los catamarqueños tomaron distancia del pulso frenético de porteños y cordobeses, ya que no acompañan ninguna de las manifestaciones que se realizan. Ni las convocatorias macristas ni las oficiales parecen despertar demasiado interés por estos valles, donde la gente tiene otras preocupaciones, y con suerte se embandera activamente sólo en las previas electorales. Muestra de ello son las protestas de los anticuarentena que aquí, incluyendo la protesta del lunes, no convoca más que a “cuatro gatos locos”, como suele decirse popularmente. La diferencia con otros tiempos es que antes la clase política se preocupaba por la apatía popular, y hoy es una buena noticia para Catamarca, porque lo que menos se necesita en el marco de una pandemia, con cadenas de contagios que se expanden peligrosamente, es que la gente salga a las calles por cualquier consigna que se impulse desde la TV. Mantener el statu quo parece hoy mejor opción que revolver pasiones, tanto para oficialistas como para opositores de la provincia.

***** 

RECUERDOS. Como lo hacemos habitualmente, en el último bloque rememoramos acontecimientos del pasado cercano.
Hace 25 años, en el mes de julio de 1995, se desarrollaba una verdadera epidemia de gripe en Catamarca. El día 16, cabe recordarlo, se producían 300 casos en apenas 24 horas, conforme lo anunciaba Luis Zurita, subdirector de Medicina Asistencial. El director, Miguel Córdoba, consideraba que se trataba de casos leves. ¡Por suerte!


*****

También en 1995, un 29 de julio, fallecía en esta ciudad Federico Emiliano Pais, una de las figuras de mayor talento de las letras y la educación catamarqueñas. Fue nada menos que uno de los puntales para la creación de la Universidad Nacional de Catamarca.

El Esquiú
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios

16/10/2020 | 10:31
#0
¿Son opositoras o son NACIONALISTAS? Los que salen quieren que se dejen de joder PARA ENCUBRIR A UNA MUJER ENCARTADA EN VARIOS PROCESOS. Que se dejen DE APRETAR A LOS QUE PRODUCEN. Que DEJEN TRABAJAR A LOS QUE VIVEN DEL DIA A DIA. Que DEJEN DE SUBIR IMPUESTOS AL RICO, AL GORDO, AL FLACO, A TODOS MENOS A LOS HOTELEROS TRUCHOS. Que dejen de DSTRUIR LO QUE MACRI CONSTRUYÓ. Que dejen LOS FONDOS DE LOS JUBILADOS QUE NO SON DEL GOBERNANTE DE TURNO SINO DE LOS QUE DEPOSITARON DURANTE 30 o MÁS AÑOS SUS APORTES. Eso es lo que LA GENTE SALIÓ A DECIRLES.
16/10/2020 | 10:27
#-1
van a irse los que terminan sus mandatos (ya es hora) vendrán los nuevos y como ESTA VEZ A LA RENOVACIÓN LE DIERON UN DIPUTADO, le tocará, ahora, la parte del león. pero NO HAY TANTOS por lo cual LOS MEJORES QUEDARÁN. Y eso no va a ebullir. Los que ebulleron antes, están contentos con no pasar por la justicia.

Otras Noticias