33 de mano

Puede el silencio taladrar la conciencia

martes, 18 de febrero de 2020 01:06
martes, 18 de febrero de 2020 01:06

Catamarca sabe lo que puede gritar el silencio. Tiene una historia que la distingue a la hora de pedir y protestar. Y ese grito silencioso puede taladrar conciencias que parecen cobardemente escondidas en el duro conflicto focalizado en la Municipalidad de Valle Viejo. Bajo la consigna “No más rehenes políticos”, los exempleados que fueron cesanteados por la nueva conducción de la comuna chacarera, acompañados de familiares, algunos compañeros y vecinos, protagonizaron el pasado domingo en horas de la noche una marcha del silencio con pancartas pidiendo por sus puestos de trabajo.

La caminata partió desde la esquina de la familia Morales, donde vivía la estudiante asesinada en septiembre de 1990, hasta la Plaza del Aborigen. En el fondo, la idea de marchar silenciosamente tiene el desafío de que ese atronador silencio despierte la conciencia de quien o quienes son los responsables de este caos que vive el departamento chacarero. Ese silencio tiene que aturdir la cabeza del o los culpables de semejante escándalo. Han destruido una familia municipal y va a costar mucho restañar las heridas producidas en su seno. Por un lado, están los que se fueron y quisieron (en definitiva lo lograron) embarrarles la cancha a los que llegaron. Error: las graves consecuencias de jugar sucio en política siempre las terminan pagando los trabajadores y el pueblo del lugar.

Por otro lado, están los nuevos, todavía con la máquina en punto muerto y les cuesta arrancar para comenzar a gestionar en favor de todos los vecinos por igual. Para colmo de males, la mujer elegida por la voluntad popular tiene entre sus colaboradores a un equipo de conocidos “odiadores/as”. Odian al que se fue y se equivocan en transmitir ese odio a los trabajadores, que alguna vez fueron sus propios compañeros. Los eternos alcahuetes disfrazados de asesores para ganar un escalón en la ambición por rapiñar un carguito. Y así se llegó al “ojo por ojo”. Se sabe cuál puede ser el peor final cuando prima la intolerancia y la insensatez en medio de tanto odio: todos pierden.

 

   ********
En ese “todos pierden” hay que hacer una aclaración: algunos políticos o aprendices de políticos siempre terminan ganando, siempre consiguen un salvavidas que los lleve a hasta la orilla en lo peor de la creciente. Mientras tanto, los trabajadores y sus familiares perdieron el trabajo. Perdieron la paz. Pasan a engrosar las filas de los que sufren hambre. Sin embargo, en la marcha del silencio del pasado domingo, de acuerdo a las fotografías que circularon, no se ve pidiendo por los que quedaron sin empleo a un tal Abeto, concejales o punteros y/o serviles de los capitanes políticos de turno.

Ni hablar de los eternos reelectos (concejales, diputados y senadores). Se borraron todos. Claro: después de nombrar hasta el loro de la familia, ya no hace falta salir a protestar: se salvaron para todo el viaje. ¿Y los “defensores unidos” de Oscar? ¿Se olvidaron que llegaron a sus becas en la Legislatura gracias a la lucha militante de muchos que hoy quedaron sin trabajo? En Polcos, a esta gente se le conoce como SINVERGÜENZAS. A los que no dan la cara cuando hay que darla. Pero hay un silencio que los va a alcanzar y les va a perforar los oídos. Todos se borraron de la manera más cobarde. Pero sepan también que en la tumba donde enterraron la valentía y la solidaridad, también sepultaron sus futuras aspiraciones políticas: preparen la mochila, agarren una tortuga y váyanse despacito a la misma… La política no necesita de los cobardes.

No hay retorno para los que se escondieron bajo de la cama, mientras niños, hombres y mujeres luchan por recuperar el trabajo perdido. A todo esto, la comunidad de Valle Viejo espera que de una vez por todas la nueva conducción municipal ponga el motor en marcha. Hay mucho por hacer. Dejen los odios atrás. Pidan a la Justicia que haga lo que tenga que hacer. Cierren los oídos a los “odiadores profesionales” y devuelvan con hechos positivos la confianza que el pueblo chacarero les dio en las últimas elecciones. Valle Viejo necesita algo nuevo. Entonces, manos a la obra.

 

Kelo Molas
 

26%
Satisfacción
5%
Esperanza
0%
Bronca
10%
Tristeza
0%
Incertidumbre
57%
Indiferencia

Comentarios

18/2/2020 | 07:02
#2
No gastes argumentos, utilizando alguna que otra neurona para defender lo indefendible. Que fácil es la vida escribir sentado cómodamente, y cobrar por la publicación de estos argumentos solo creíbles para un cerebro vacío o lleno de intereses ajenos; y que difícil es la vida de quienes deben salir a la calle - con el riesgo de ser molido a palos - para defender lo elemental para sobrevivir, un trabajo. NO TODO LO QUE SUCEDE PASA POR LA POLÍTICA PARTIDARIA, A VECES PASA POR LAS NECESIDADES.
18/2/2020 | 02:04
#1
Desagradable la mezcla de temas y la utlilizacion política de un hecho tan desgraciado. Pero que se puede esperar, esto es parte del manual de oro del frente cínico (manual bien usado durante años para ayudar a voltear a un gobierno democrático y despues para no hacerse cargo de nada durante 20 años). Los inefables rectores morales de la sociedad como el gallo (culpable de este tema), castillo (pa que hablar) macri, etc etc...realmente son de ultima..publiquen mi comentario.

Otras Noticias