El Secretario

jueves, 25 de junio de 2020 03:19
jueves, 25 de junio de 2020 03:19

A la par del endurecimiento de la cuarentena, que se anunciaría hoy desde Olivos, recrudecen los temores por lo que pueda pasar con Argentina en la pospandemia. Los indicadores económicos, en general, no son nada alentadores y plantean un escenario de inestabilidad del que costaría “sangre, sudor y lágrimas” poder salir. Por lo pronto, ya existen datos apocalípticos. La pobreza ha crecido, la desocupación avanza a ritmo sostenido y, según las estimaciones mundiales, la economía podría caer alrededor del 10% en 2020. El sombrío panorama que enfrenta el país no es ajeno a Catamarca, una provincia totalmente dependiente de la Nación. Por si no faltaran pesares, nadie sabe cuándo nos libraremos de esta pesadilla que se ha instalado en el mundo y va dejando un reguero de muertes.
****


La bendición que Catamarca no tenga casos de coronavirus ni circulación viral, siguiendo con el tema económico, nos traerá algunas desventajas comparativas. El IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), que beneficia a uno de cada cuatro comprovincianos, podría cortarse o cuando menos reducirse y algo parecido ocurriría con los ATP (Asistencia al Trabajo y la Producción). De acuerdo a una reciente decisión de la Casa Rosada, en las zonas donde rige el aislamiento obligatorio se pagarán dos salarios mínimos por cada empleado y solamente uno donde solo hay distanciamiento social, que es el caso de Catamarca. Sin embargo, actividades como la cultura, el turismo y la hotelería seguirían recibiendo el subsidio porque, claramente, no funcionan en ninguna parte del país.
****


Otra novedad estará dada por el aguinaldo. Prácticamente nadie lo cobrará en forma completa y desde el gobierno se ha pensado en un fraccionamiento de hasta tres meses. El dato es reflejo de la situación de quebranto, la que ya existía antes de que se instalara la pandemia. En ese sentido está claro que, desde 2018 (en ese año se cortaron los crédito internacionales y debió recurrirse al FMI), Argentina funciona en virtual default y todavía hoy no existe acuerdo para refinanciar la agobiante deuda externa.

El Esquiú
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
0%
Tristeza
25%
Incertidumbre
25%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias