El Secretario

jueves, 16 de julio de 2020 02:14
jueves, 16 de julio de 2020 02:14

El estado de descomposición de la justicia catamarqueña ha llegado a un extremo que, explícitamente, ha comenzado a rondar la idea de una intervención al Poder Judicial. No son pocos los analistas que adhieren a aplicar un remedio –potestad exclusiva del presidente o el Congreso de la Nación- de esta naturaleza frente al estado de anomia que se observa en tribunales de todo nivel. Instalaciones obsoletas, quejas por doquier de los abogados, morosidad récord, jueces que se consideran vitalicios, nombramientos inconsultos y los sonsonetes nada casuales que se pagarían coimas para direccionar los fallos forman un compendio de irregularidades que hacen recordar las peores épocas de la Justicia lugareña.
****


En ese contexto, no deben extrañar algunas medidas que se han tomado recientemente. Por ejemplo, aprobar la ley que se ajusta a la letra constitucional y determina que los magistrados, a los 65 años (artículo 195), deben jubilarse. También avanzar con el aumento de los miembros de la Corte, el tribunal supremo que alberga los mayores problemas al contar con dos miembros que violaron la Constitución por la que, en los años 90, juraron hacerla cumplir. Lo mismo vale para el Procurador, Enrique Lilljedhal. Los tres se valieron de una trapisonda asquerosa para atornillarse en los cargos y seguir digitando la maquinaria judicial. Que tengan fallos dictados por ellos mismos no los habilita a obstruir la necesaria depuración que, por ejemplo, pretende el gobernador Jalil. En ese sentido, no se anduvo con vueltas: “65 años y a la casa”.
****


Más allá de fallos truchos, Cáceres y Sesto están atacados por el artículo 168, al que no le cabe más que una sola interpretación. Dice así: “…no podrán ocupar cargos en la administración provincial los jubilados y pensionados de cualquier caja con excepción de actividades artísticas o técnicas, cuando no existieran otros postulantes”. Los dos juraron cuando ya estaban jubilados y, que se sepa, no hubo ningún llamado a concurso para cubrir los cargos. Aunque la oposición siga apegada a lo formal, el olor a podrido inunda la Corte.
El Esquiú.com
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
37%
Bronca
12%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios

16/7/2020 | 10:41
#0
Muy pocas noticias se tienen de una Justicia COIMERA como la que hemos visto en los videos, que dicen son truchos. Parece raro y más raro aún que alguien se haya atrevido a presentar un video trucho. Que se haya hecho sin el consentimiento de los dos involucrados es un tema que será discutido, PERO HA QUEDADO PROBADO- si son reales y no realizados en Hollywood- que estaban hablando y refunfuñando de un monto de miles de pesos para ambos y requerían más. Si van a decir que son TRUCHOS...pidan peritos de voz para que digan si la voz es de ellos o no. MANDEN AL FBI pero si no lo hacen, los detenidos NO PUEDEN ESTAR JUZGADOS POR JUECES QUE NO SON PROBOS, JUSTOS E ÍNTEGROS.

Otras Noticias