El Secretario

lunes, 14 de junio de 2021 01:29
lunes, 14 de junio de 2021 01:29

Un verdadero escándalo generó la violación a las restricciones impuestas por la emergencia sanitaria en instalaciones del Club Social, una institución con más de un siglo de actividad, donde un numeroso grupo de concurrentes decidió reunirse, aparentemente para una celebración donde se compartieron juegos de azar. Las autoridades actuaron tal como lo hacen en cualquier otra fiesta clandestina, notificando a los infractores  como lo marcan las normas vigentes.


*****
La situación generó una encendida defensa del encuentro social, con argumentos que abarcaron desde cuestionamientos al Gobierno hasta citas a la Constitución Nacional, pasando por alegatos como que nadie respeta en realidad el aislamiento estricto y que el conocido club se sostiene por la voluntad de reunión de sus socios. La realidad objetiva indica que toda opinión es válida y tanto aprobaciones como descontentos merecen la misma consideración, en el marco general de libertad para que cada ciudadano crea lo que le parezca. No obstante, también es conveniente recordar que el cumplimiento de las leyes y normas vigentes no está condicionado a las apreciaciones personales de cada uno, porque ello equivaldría a eximir a todos de la responsabilidad de acatar. Una disposición legal no la cumple sólo aquel que comparte la norma según sus pareceres personales: la deben cumplir todos.


*****
Existen también otros valores a considerar en el actual contexto, por caso más de tres centenares de muertos en Catamarca, ocasionados por un virus que ha dejado ya casi cuatro millones de fallecidos a nivel mundial. Si se indica que evitar circular es importante para impedir que el virus se siga expandiendo, quizás sea una razón atendible, posiblemente más importante que una partida de póker, por muy entretenido que resulte el juego. Hay momentos en que debe primar la solidaridad y sin cuestionar lo placentero de compartir un cafecito o una cerveza, tal vez los miles de infectados y las decenas de comprovincianos que luchan por respirar en el Hospital Malbrán, justifiquen el terrible sacrificio de dejar la diversión para otro momento más oportuno. Se trata de pensar en los demás, aunque sea con el uno por ciento del fervor con el que algunos piensan en ellos mismos.


El Esquiú.com
 

50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios

14/6/2021 | 12:36
#1
por no jugar al poker también te morís? cerrá el toor macrista, hace marcha anticurentena y campaña antivacuna, y después lloriqueá porque no te vacunan
14/6/2021 | 10:44
#0
Quien lee esto creerá que de lo único que se enferma y muere es de covid. Podrían informar la totalidad de muertos y sus causas para que podamos sacar conclusiones mas acertadas? Por que así como esta escrito esta opinión es tendenciosa.

Otras Noticias