Apuntes del Secretario

miércoles, 30 de junio de 2021 01:26
miércoles, 30 de junio de 2021 01:26

La convención radical del sábado venidero, en lo formal, será un trámite más. Seguramente autorizará las alianzas con el PRO, la Coalición Cívica y, posiblemente, con algunos socios de envergadura menor. Asimismo, no se produciría una eventual variante del nombre de la fuerza opositora, algo que surgió como idea a nivel nacional. Seguirá llamándose “Juntos por el Cambio”, a la que ya se considera una marca en el concierto electoral. Pero de fondo, “aunque se tire la pelota para delante”, sabemos que habrá planteos sobre la forma de elegir los candidatos que deberán anotarse el 24 de julio a las 12 de la noche. Entre los radicales resurgirá la duda sobre el reparto de las bancas, toda vez que puertas adentro del partido se considera que los aportes aliados son tan magros que no merecerían las concesiones que se otorgaron cuando el PRO gobernaba a nivel nacional o la doctora Carrió, en franca declinación, tenía una influencia decisiva en la marcha de aquel gobierno que fue desplazado del poder en 2019. En base a estas condiciones, el partido de Macri tiene tres bancas en la Legislatura provincial (Enrique Cesarini, Natalia Saseta y Diego Martín Figueroa, el reemplazante de Marita Colombo) y la Coalición Cívica, con Rubén Manzi, ocupa una poltrona nacional cuyo ven-cimiento de producirá en 2023. 
 

**** 

Por lo se comenta en los corrillos radicales, con la Coalición Cívica no habría problemas. La banca de Manzi se considera un premio generoso para el caudal de votantes que puede tener el sector. Con el PRO, la discusión adquiere otro tono. Entre sus representantes se vencen las bancas de Cesarini y Figueroa (Saseta va hasta 2023) y la posibilidad que las renueven aparece como una cues-tión lejana. Más todavía. Podrían quedarse con las manos vacías porque la “pechadera” por los cargos en juego se descuenta frenética y comenzará a plantearse con las prime-ras luces del mes de julio. Es que son varios los radicales que pretenden reelegir y otros peso pesados –caso Gustavo Jalile en Valle Viejo- tratarán de vol-ver a figurar en la boleta electoral que jugará en las primarias del 12 de septiembre. El escenario, entonces, puede ser tranquilo –no sin tensiones- hasta el sábado en que los convencionales radi-cales debatan una formalidad como esta de autorizar la alianza que debe anotarse en la Justicia Federal el 14 de julio. De allí en más, las disputas pueden llegar a ser encarnizadas. 

**** 

Por suerte para quienes pugnen por una banca opositora y le quieran imponer una “lista única a puro dedo” están las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que permiten dirimir posiciones en internas que los partidos tradicionales –UCR y PJ- no habilitan desde hace muchísimo tiempo. A esta altura, “los silencios hablan por sí solos” en los territorios de Juntos por el Cambio. No tan solo los radicales están dispuestos a ir a la puja por 12 ó 13 cargos expectables. También el PRO, Movilización y en menor medida la Coalición Cívica hacen aprontes por un horizonte inevitable: no habrá unidad por consenso y quie-nes quieran ser candidatos deberán reivindicar su poder electoral en las PASO. Caso contrario tendrán que mirar las elecciones 2021 desde afuera. 

**** 

La renuncia mediática a la reelección que anunció hace dos semanas atrás el senador Oscar Castillo, aunque se diga lo contrario, no llevó demasiada calma a las agitadas aguas del radicalismo. Es que el hombre fue poco explícito sobre sus intenciones políticas y, concretamente, sólo se refirió a su reelección como senador de la Nación. No dijo que renunciaba a toda candidatura, lo cual abre un abanico de interrogantes que, más temprano que tarde, se develarán. Que no vaya a la reelección de senador después de tres períodos consecutivos de seis años cada uno, no quiere decir que no pre-tenda anotarse para otro cargo. Por ejemplo diputado, nacional o provincial. Quienes lo conocen y saben de sus habilidades políticas no descartan que a la hora de la verdad don Oscar brinde alguna sorpresa. En ese sentido, vale la pena repetir que no habló de un renunciamiento a toda candidatura. 

**** 

Sea como sea este renunciamiento de Castillo, como pretenden pre-sentarlo algunos de sus adláteres, nun-ca será histórico. Se sabe que no tiene margen alguno para ser candidato único y en las PASO, de acuerdo a encuestas de certidumbre, podría perder con rivales como “Chichi” Sosa, Roberto Gómez o Flavio Fama que han asegurado que disputarán las primarias. En esa dirección, Castillo no es un obcecado como lo fuera en otros tiempos Ramón Saadi. Si sabe que pierde da un paso al costado, tal como lo hiciera en 2003 cuando renunció a la reelección como gobernador y le cedió el puesto a Brizuela del Moral. En aquel momento leyó las encuestas y sabía que estaba a 20 puntos de diferencia de Luis Barrionuevo. Hoy ocurre exactamente lo mismo: tiene datos firmes que no pasaría airoso la primaria. En definitiva. Si decimos que Castillo, más que gesto de des-prendimiento, está huyendo, seguro no nos equivocamos. 

**** 

La actuación legislativa del senador nacional, aparte, sigue dando que hablar. Y no precisamente para bien. En una de las últimas sesiones, cuando se trataba el proyecto de ampliación de la zona fría para amortiguar los costos del gas natural durante el invierno que estamos transitando, en dirección contraria a la mayoría, votó en contra. Consideró que trataba de una instancia política orientada por el oficialismo nacional para ganar votos en provincias donde no le va bien. Digamos Córdoba, Río Negro o Mendoza, por ejemplo. Lo curioso de su fundamentación es que explicó que en su provincia, o sea Catamarca, solamente en el Valle Central existe la red de gas, en tanto que en el interior la gente debe contentarse con el uso de garrafas. Sobre la frágil infraestructura existente tiene razón, pero no porque existan carencias en el interior se debería obturar un beneficio para los habitantes del Valle Central. Si esta es la forma de defender a los habitantes de esta tie-rra que alguna vez lo votaron, enhorabuena que Castillo vaya pensando en correrse de la política. 

***** 

Quien se adelantó un paso y admitió públicamente su intención de llegar a una banca en el Congreso de la Nación, fue Daniel Ríos, actual intendente de Belén, y uno de los pocos radicales que viene superando test electorales en tiempos claramente desfavorables para el radicalismo. “Telchi” supo so-brevivir a la debacle del Frente Cívico y Social, y aunque en un primer mo-mento también lo arrastró la ola kirchnerista, siguió trabajando, recuperó su municipio y se fortaleció como una de las máximas figuras de la oposición. Centrado y con experiencia, se alejó de la histeria destructiva y hasta se las ingenió para mantener una buena relación con los gobernadores peronistas. Tuvo un diálogo institucional fluido con Lucía Corpacci, a quien acompañó sin reparos en su política minera, y tiene también excelente trato con Raúl Jalil. “Telchi” ya intentó avanzar en su carrera política, y alguna vez hasta se lanzó -quizás prematuramente- como precandidato a gobernador. Finalmente no encontró respaldo en la siempre cerrada interna radical, pero hoy puede mostrar credenciales más sólidas para exigir que se lo escuche con atención. 

**** 

 Resultó conmovedora la movilización oficial al rescate de “Lorenza Sola”, la mujer que es considerada como la última diaguita, y que vive sola en un paraje perdido a 4.000 metros de altura. Lorenza Mamaní, tal su nombre, encarna la lucha de pueblos originarios, el amor por el terruño que difícilmente se replique entre quienes transitan sus días en la comodidad de la urbe, y en cada uno de sus días construye la Patria respirando los aires que sólo soplan en el interior más profundo. Es una leyenda viviente, quizás ya sin posibilidades de sostenerse por sí misma, considerando su edad y la extrema dureza de las labores rurales. Que el Gobierno haya acudido en su ayuda es por ello gratificante 

***** 

RECUERDOS. Hace 35 años, el presidente Carlos Menem recibía a Diego Maradona en Casa Rosada y le decía: “Estás en tu casa”. Diego, junto con sus compañeros de la Selección Argentina, traía la Copa del Mundo, y salió al balcón para saludar a una multitud eufórica. Dirigida por Carlos Bilardo, Argentina había conquistado el Mundial de manera invicta, tras vencer a Corea del Sur, empatar con Italia, y derrotar sucesivamente a Bulgaria, Uruguay, Inglaterra, Bélgica y Alemania. Fue la segunda y última victo-ria del fútbol nacional a nivel ecuménico, en un rico historial que sumaría dos finales más en 1990 y 2014, pero ambas per-didas ante los germanos. Luego de aquella ráfaga de gloria, en que Argenti-na logró ganar dos de tres mundiales disputados (78 y 86), se cayó en una larga sequía, por lo cual las nuevas generaciones nunca saborearon un éxito de semejantes proporciones. Es el anhelo de todos que, en el final de su carrera, Lionel Messi pueda coronar en Qatar su brillante trayectoria para que también los jóvenes vivan esa incomparable alegría que genera el más popular de los deportes. 

 

El Esquiú.com 
 

40%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
20%
Tristeza
0%
Incertidumbre
40%
Indiferencia

Comentarios

30/6/2021 | 15:25
#2
si Oscar Castillo no se JUBILA COMO SENADOR NACIONAL y deja a las nuevas generaciones para que sigan el mandato del radicalismo de Alem: que se quiebre pero que no se doble. Pero también, pareciera que los llamados cuadros radicales, no evolucionan e incluso están siendo sobrepasados por los recién llegados del PRO. Queda el Gallo Jalile que también debiera jubilarse. Y quedaría Chichí Sosa, que de Chupachiche ahora ya es el Dr. Sosa. Y el conocido Darín de las Salinas o Víctor Luna también llamado el Acróbata de la Legislatura dado su recordada renuncia in fine al Senado para tomar la vianda de Diputados de la provincia. Otro no se ve de los CUADROS, salvo las estrepitosas Juana Collantes y Adriana Díaz la prolífica, con 180 Proyectos presentados en sus 4 años de gestión anterior. Ellas van por el CUPO...si no es para alguien del colectivo LGBTHQ o algún deguita o Diaguita.
30/6/2021 | 14:11
#1
Enel 86 ghobernada Alfonsín, no Menem
30/6/2021 | 13:21
#0
El que recibió a la selección argentina campeona del '86 fue el entonces presidente, Dr. Raúl Alfonsín, y no Carlos Menem.

Otras Noticias