La primera coincidencia

martes, 5 de diciembre de 2023 01:57
martes, 5 de diciembre de 2023 01:57

Es casi innecesario repasar las abismales diferencias ideológicas y de concepción política que separan al gobierno entrante del saliente en el país, ya que quizás nunca antes se presentaron dos opciones tan antagónicas en una contienda electoral presidencial.

Desde el Estado presente y protector al Estado como eje de todos los males, hasta la justicia social como bandera o aberración, los proyectos peronista y libertario asoman casi como extremos opuestos, incluso mucho más alejados que los de rivales históricos del peronismo como el propio radicalismo, fuerza con la que comparte pilares doctrinarios esenciales, y se diferencia recién en las formas.

*****

Pero todos los extremos se tocan, y si la palabra de las máximas autoridades sirve como expresión válida de los sectores que representan, apareció ya la primera coincidencia entre el gobernador Raúl Jalil y el presidente electo Javier Milei; ya que el libertario anticipó que enviará al Congreso de la Nación un proyecto para eliminar definitivamente las PASO, idea que anteriormente -y en más de una oportunidad- también había deslizado el mandatario catamarqueño.

Es hoy una iniciativa preliminar, todavía no formalizada ni como proyecto, pero todo indica que se cristalizará en breve, porque difícilmente salgan multitudes a las calles para defender las PASO.

*****

Así planteado el escenario, todo indica que la experiencia de agosto será la última de los argentinos en materia de elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, un mecanismo que duró apenas 15 años desde su implementación en 2009. Las primarias, vapuleadas y reivindicadas alternativamente por sectores que fueron modificando su opinión al ritmo de sus intereses políticos, no terminaron de instalarse.

El espejo exitoso de la democracia estadounidense no se tradujo aquí, donde ni terminó con la dedocracia ni apasionó demasiado. Por el contrario, “contribuyó” a estirar los calendarios electorales hasta la insanía (en Argentina se votó este año desde febrero hasta noviembre), con costos descomunales y un hartazgo creciente en la ciudadanía. Todo está por resolverse, pero al parecer las PASO agonizan y no parece que vayan a surgir demasiados interesados en salvarlas.

El Esquiú.com

Comentarios

Otras Noticias