El Secretario

martes, 13 de febrero de 2024 01:13
martes, 13 de febrero de 2024 01:13

Dos semanas

El próximo 27 de febrero debe iniciarse el Ciclo Lectivo 2024 en Catamarca y a escasas dos semanas del comienzo de las clases abunda la incertidumbre en más de un aspecto. Sin ir más lejos, ya tendría que haberse reincorporado el personal docente a las escuelas y el retorno fue aplazado, como prenda de cambio para dejar sin efecto la convocatoria a una medida de fuerza. Ello porque a su vez la discusión salarial no avanzó y en casi todos los gremios, comenzando por los nucleados en la Intersindical Docente, se sostiene por ahora la decisión de no iniciar las clases si no se otorga un incremento de haberes acorde con el febril ritmo inflacionario.
*****
Es verdad que el panorama no es estrictamente novedoso. Salvo contadas excepciones, este momento previo al regreso masivo a las escuelas es históricamente el más complejo en materia de discusiones salariales. Pero hoy el escenario es más complejo porque forma parte de un marco desconcertante en materia económica. A grandes rasgos, queda claro que los reclamos docentes son justos. No se requiere ninguna ecuación ardua para demostrar la brutal caída del poder adquisitivo. Pero es un hecho también que la situación no es patrimonio exclusivo de los docentes: los trabajadores en su conjunto, estatales y privados, transitan el mismo calvario. Y el propio Gobierno Provincial ve afectados sus ingresos habituales vía coparticipación y aportes nacionales.
*****
Negociar en esas condiciones no es fácil y es apenas uno de los factores que rondan en el asunto porque los padres también enfrentan dificultades serias para pagar los uniformes, para comprar calzado, para equipar a los alumnos con útiles imprescindibles; por no mencionar las cuotas de los colegios privados, que pueden elevarse sin techo. Quién estará dispuesto a ceder es todavía una incógnita. El límite entre lo deseado y lo posible no se observa con nitidez y todos los actores están atados al rumbo indescifrable de un país que es una olla a presión.
El Esquiú.com

Comentarios

Otras Noticias