El rival de Lali

viernes, 16 de febrero de 2024 01:52
viernes, 16 de febrero de 2024 01:52

Con una inflación acumulada de 46,1 por ciento en dos meses, provincias desfinanciadas premeditadamente, un Congreso de la Nación que no aprobó una sola ley, el inicio de clases en riesgo en todo el país, la cúpula del Gobierno desesperada por ponerle cartel de remate a las empresas públicas, asalariados que ven derrumbarse su poder adquisitivo, alimentos básicos que se convierten en artículos de lujo y una industria que se declara en emergencia; el Presidente de la Nación se enfoca encarnizadamente en una cruzada contra Lali Espósito, una cantante popular, indignado porque cuando hace shows en el interior cobra del Estado; en realidad como legítimamente hacen todos los artistas si los contratan, y enhorabuena, porque quiere decir que convocan público y por eso los llaman... incluida la primera dama, Fátima Florez. Que sepamos, a ella no se le paga a través de un fondo de inversión privado suizo (también vino al Poncho y cobró del Estado, ¿puede ser?).

*****

Pero este mandatario que no distingue la diferencia entre tener un hijo y tener un perro de mascota, que sólo habla con periodistas dóciles y mimosos con su menú de preguntas amables; elige las batallas que le convienen, apostando al impacto mediático superficial, que tan buenos réditos le dio en la campaña y que tan poca utilidad le ofrece a la hora de gobernar un país.

Se lo ha tachado de incoherente por la innumerable cantidad de definiciones que marchan a contramano de sus conductas, pero en realidad está demostrando que no es incoherente, sino vacío. Fernando De la Rúa, cuestionado por su escasa vivacidad, adquiere la estatura de un Charles De Gaulle al lado de Milei.

*****

Este hombre que conduce al Estado que él mismo define como una “organización criminal”, no tiene más para ofrecer que sus insultos y agresiones. No se puede esperar más de él, no sabe otra cosa, y es por eso que los buitres le van erosionando su propio Gobierno sin que se dé cuenta, usándolo para que ponga la cara y haga el ridículo. Y eso sí lo está haciendo.

El Esquiú.com
 

Comentarios

Otras Noticias