El Secretario

Injustificable

lunes, 25 de marzo de 2024 01:15
lunes, 25 de marzo de 2024 01:15

Así como eliminó el Salón de las Mujeres de Casa Rosada precisamente el 8 de Marzo, el Gobierno nacional publicó ayer un video por el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia agregándole la palabra “Completa”, con referencias a actos subversivos  previos al golpe de 1976 y un mensaje reivindicador del accionar militar.

Se intenta allí aniquilar para siempre la cifra de 30.000 desaparecidos que tanto obsesiona a los negacionistas, con el testimonio de un señor que (buscando aquello de “a confesión de parte, relevo de pruebas”), se adjudica directamente la invención de la cifra. Se basurea luego la lucha por los derechos humanos al presentarla como un negocio, indicando que se repartieron indemnizaciones para víctimas de la Dictadura y que eso se facilitó porque los ideólogos comunistas-castristas eran parte del gobierno de Kirchner (por cierto, el Juicio a las Juntas y el Nunca Más se hicieron con Raúl Alfonsín, cuando el kirchnerismo ni existía).

Ese sería un resumen a trazo grueso. No deja de ser triste que un país lleve casi medio siglo empantanado en la misma discusión. Todas las posturas, posiciones, pensamientos ideológicos, relatos y argumentos se conocen de memoria. Pero lo grave es que el repaso no se hace a modo revisionista, sino con la piel en carne viva, odios vigentes y resentimientos que amenazan con convertirse en crónicos. Por eso se hace imprescindible aclarar algunos puntos. A saber:

*Nada, absolutamente nada, justifica el terrorismo de Estado ejercido por los responsables del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional.
* El secuestro, tortura, asesinato y desaparición de personas fue, es y será inadmisible e injustificable.
* Nada justifica el funcionamiento de centenares de centros de detención clandestina donde se sometió a personas indefensas a tormentos, violaciones, y las más aberrantes agresiones físicas y psicológicas. 
* No hay guerra imaginaria o real que sirva para explicar la apropiación de bebés, apropiación de bienes, persecución a sindicalistas, dirigentes y militantes políticos, estudiantes, religiosos, sus amigos o familiares.
* Los crímenes cometidos durante la dictadura son delitos de lesa humanidad que no prescriben y sus autores deben ser juzgados y condenados sin excepción.
* Nada justifica el violento accionar de las Fuerzas Armadas contra el propio pueblo cuyo deber es defender.

Y un detalle más: por si su condición de cobardes y brutales genocidas no fuera suficiente, quienes condujeron el “Proceso” eran también vulgares ladrones que hundieron al país, serviles a los grandes poderes económicos: el 17 de noviembre de 1982 se llevó a cabo la estatización de la deuda de los grandes grupos empresarios privados, por un monto aproximado de u$s 15.000 millones.

El Presidente del Directorio del Banco Central de la República Argentina era por entonces Domingo Cavallo. En auditorías posteriores, se comprobó que la mayoría de los préstamos contraídos por las empresas privadas que generaron dicho monto, eran meras registraciones contables entre las casas matrices y las sucursales radicadas en Argentina, es decir, auto-préstamos y maniobras fraudulentas.

Todo con la complicidad de grupos mediáticos beneficiados, y un plan de destrucción del salario, el comercio, la industria y la producción nacional, prácticamente idéntico al que aplican ahora los entusiastas reivindicadores del genocidio.


El Esquiú.com

Comentarios

Otras Noticias