Una afrenta innecesaria

lunes, 15 de abril de 2024 01:26
lunes, 15 de abril de 2024 01:26

La inclusión de la figura de Javier Milei en un manto de la Virgen del Valle resultó una ofensa muy fuerte para los fieles católicos catamarqueños, agravada a límites impensados porque no se trató de la pésima humorada de algún iconoclasta irreverente, sino que la Imagen de la Morena con ese atuendo fue utilizada en la Catedral Basílica y en una ceremonia presidida por el mismísimo obispo diocesano Luis Urbanc. Es difícil analizar tamaño desatino, en plenas festividades marianas, cuando cientos de miles de personas siguen con atención cada alternativa de las tradicionales actividades con que se celebra el aniversario de la Coronación Pontificia.

*****

Podría hasta comprenderse que alguna persona desinformada, quizás en el afán de tener un gesto de obsecuencia con algún funcionario nacional, fuera asaltada por tan descabellada ocurrencia. Lo insólito es que se haya recorrido todo el trayecto desde la pésima idea hasta su concreción pública sin que nadie, ni una sola persona con una mínima dosis de cordura y buen criterio, se haya interpuesto para abortar la iniciativa. Nadie, al parecer, mostró sensatez ni captó la gravedad del asunto. Nadie se percató de la grosería que se estaba cometiendo. Y aquí no hay animosidad alguna contra Milei, al margen de las bestialidades que dijo sobre el Papa Francisco: no puede el Manto ensuciarse con intrascendencias como un escudo partidario político, un símbolo deportivo, una publicidad ni ninguna otra estupidez.

*****

Por si alguien no lo entendió bien todavía: la Virgen del Valle es Sagrada para Catamarca. Es Sa-gra-da, intocable, y lo es desde hace cuatro siglos. Podrán compartirse o no las creencias de quienes le profesan devoción, pero en cualquier caso se debe respetar todo lo que representa. Que se haya lastimado esa Imagen es inaceptable y doblemente doloroso, precisamente porque ocurrió desde la propia Iglesia. Una afrenta innecesaria, una torpeza inigualable. Vayan las disculpas a los creyentes marianos y a la memoria de Rina Quiroga, quien hasta sus 92 años honró a la Madre del Valle con los más bellos mantos, en cuya colección jamás debería incluirse el mamarracho que se utilizó en esta ocasión.

El Esquiú.com

Comentarios

Otras Noticias