“Aramos”, dijo la mosca

martes, 16 de abril de 2024 01:29
martes, 16 de abril de 2024 01:29

En plena sobreactuación por expresar su amor incondicional a los Estados Unidos, el presidente Javier Milei interrumpió una gira internacional de nulos dividendos para Argentina, que por todo beneficio para el país le permitió fotografiarse con Elon Musk y recibir una distinción como “Embajador Internacional de la Luz”, muy a tono con la mirada mesiánica que parece tener de sí mismo.

El extenso recorrido, que arrancó la semana pasada y debía continuar por Dinamarca, fue suspendido por el mandatario, quien decidió regresar al país para armar un “comité de crisis” por el lanzamiento de misiles desde Irán a Israel, en respuesta al ataque de Israel a la embajada iraní en Siria.

***

El conflicto de Medio Oriente se arrastra desde hace unos 80 años sólo contando la etapa contemporánea, y en el mapa geopolítico actual adquiere características más que sensibles que tienen en vilo a todas las potencias. Por la posibilidad de que los norteamericanos se involucren más, por una posible intervención rusa, por la atenta mirada china, y un clima que tiene alerta a Europa a sabiendas de que una chispa puede desatar una reacción en cadena en una zona donde ya arde el fuego por la Franja de Gaza. 

***

Por alguna razón, Milei se autopercibe como uno de los líderes que ocupan la mesa de decisiones en tan delicado escenario, sin observar que es el único con deseos de meterse por voluntad propia. Así, el mismo Milei que fue a decir a Bahía Blanca que se arreglaran solos tras el temporal que dejó 13 muertos porque no había plata, ahora quiere movilizarse por lo que ocurre en Medio Oriente. Se convenció de que es asunto suyo, como la mosca que decía “Aramos” sentada en el cuerno del buey, y seguramente sin medir las consecuencias de su apasionado alineamiento, cuando Argentina no tiene poder militar alguno ni posibilidad de hacer frente a eventuales represalias del terrorismo internacional. Sabrá él qué beneficios calcula que recibirá de tan temerario accionar, que por lo pronto arrastra a un país entero sin más consenso que el que le dicta su iluminado ego.

El Esquiú.com
 

Comentarios

Otras Noticias