Tres razones

jueves, 18 de abril de 2024 01:58
jueves, 18 de abril de 2024 01:58

La decisión del gobierno de Javier Milei de paralizar la obra pública, como una de las tantas medidas implementadas para acomodar los números de las cuentas fiscales, tiene efectos tan negativos que ni siquiera una eventual reducción efectiva del déficit justifica, porque a corto, mediano y largo plazo, las consecuencias son durísimas. Lo tiene muy claro todo el interior provincial, con los gobernadores a la cabeza, y con los intendentes en la segunda línea de mando, ya que en cada uno de sus distritos perciben día a día el resultado de esta modalidad de recorte. Despidos, obras abandonadas, compromisos incumplidos y estancamiento, amenazan con expandirse.

*****

Ante este panorama, el gobernador Raúl Jalil no sólo echa mano a los recursos disponibles -en medio de ajustes, caída de ingresos y recesión- para dar continuidad a diversas obras; sino que además comenzó a buscar financiamiento para avanzar con la ejecución de algunos proyectos esenciales, entre los que se cuentan diques, acueductos y rutas. Con esa meta en el horizonte ya se reunió con directivos de una entidad que lleva más de medio siglo en la región, y no suele convertirse en un acreedor tan agresivo y salvaje como el Fondo Monetario Internacional. Se trata de la vieja Corporación Andina de Fomento, hoy CAF - Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe, que integran más de veinte países de América Latina, El Caribe, Europa y 13 bancos privados, convirtiéndolo en una de las principales fuentes de financiamiento multilateral.

*****

La acción, de llegarse al fin deseado, implicará contraer deuda, algo que no hace feliz a nadie, pero el momento amerita. Básicamente por tres razones: la obra pública lleva soluciones a los pueblos y les mejora la calidad de vida; la obra pública moviliza la economía porque requiere de corralones, materiales, transporte, combustibles, etc., y porque la obra pública es una fuente generadora de trabajo. Son argumentos de peso para embarcarse en algún compromiso y seguir adelante con muchos de los proyectos que Catamarca necesita hacer realidad. Porque hoy no puede imaginarse un escenario peor que la paralización total de los trabajos que Casa Rosada resolvió librando a cada distrito a su suerte.

El Esquiú.com
 

Comentarios

Otras Noticias