El Secretario

La reactivación de la obra pública

viernes, 7 de junio de 2024 01:08
viernes, 7 de junio de 2024 01:08

El Gobierno de Javier Milei frenó, apenas asumió, toda la obra pública nacional, bajo la premisa de que se trataba de un “curro”, un nido de corrupción y un gasto superfluo que debía dejarse en manos privadas o no hacerse. Las consecuencias fueron inmediatas y dramáticas para la economía, ya que miles de trabajadores de la construcción quedaron en la calle, y se frenaron las ventas de materiales y corralones, además de verse afectados ingenieros, electricistas, plomeros, arquitectos y un enorme universo de grandes, medianas, pequeñas empresas y trabajadores de todo el país. La decisión, enmarcada en un cuadro general de inflación y recesión, devaluación y pérdida del poder adquisitivo, trascendió rápidamente el ámbito económico para generar un drama social de proporciones. Peor hay también otros damnificados: las comunidades, los vecinos que esperaban y necesitan las obras, ya sea vinculadas con servicios, con la salud, con la conectividad, etc.


*****
El poder de la obra pública como motor y movilizador de la economía y el crecimiento no es ningún secreto. Fue la obra pública la clave del New Deal impulsado por el presidente Franklin D. Roosevelt para salir de la Gran Depresión en Estados Unidos, y desde allí en adelante ha funcionado históricamente con buenos resultados. La obra pública es trabajo, es inversión y es también respuesta social a necesidades básicas. Sobre todo lejos de los grandes centros urbanos, porque no hay empresa privada en el mundo que se sienta atraída por construir una posta sanitaria en un pueblito perdido entre los cerros, una escuela en zonas inhóspitas o una ruta entre dos poblados aislados. Allí, el pueblo necesita del Estado, esa entidad que para Milei es “una organización criminal”, pero que es la única que puede brindar respuestas.


*****
Catamarca, a través del gobernador Raúl Jalil, tomó un camino diferente al de la mayoría de las provincias. No se peleó, no inició engorrosos reclamos judiciales ni se quedó en lamentos. Gestiona por estos días ante Nación, para tomar la posta de las obras paralizadas y hacerse cargo del asunto, lo que redundará en trabajo inmediato. Una salida proactiva y a todas luces positiva. Habrá más trabajo, se recuperará el efecto movilizador, y habrá obras para toda la Provincia. Una decisión que parece a todas luces acertada.


El Esquiú.com
 

Comentarios

Otras Noticias