Claudia Díaz

“Los escultores siempre vamos a ser una minoría”

Escultora.
lunes, 22 de noviembre de 2010 00:00
lunes, 22 de noviembre de 2010 00:00

Claudia Díaz es escultora de la provincia de Tucumán. Tiene varios años de carrera y además cuenta con varios títulos acádemicos, como Licenciatura en artes, especialidad escultura – Facultad de Artes, UNT.
5° año Licenciatura en artes, especialidad pintura Facultad de Artes, UNT
Magisterio en Artes, especialidad pintura y escultura – Escuela de Bellas Artes de la UNT.
Técnico Ceramista – Escuela de Bellas Artes, UNT.
Utilización de resina poliéster en la escultura, Centro Cultural Recoleta - Capital Federal.
Moldería de caucho y silicona, Centro Cultural Recoleta – Capital Federal.
Tornería Cerámica aplicada a la escultura, Taller de torno y escultura precolombina, Tucumán.
La escultura en la Escuela primaria, Secretaría de Educación – Tucumán.
Estructuras sismo resistentes en la escultura monumental, Taller de escultura, Centro Cultural Recoleta – Capital Federal.
Muralismo Latinoamericano y Argentino, Facultad de artes, UNT.
Salones, Exposiciones y Simposios de Arte Público; como por ejemplo, en el año 1984- 3° premio Salón de Pintura “ALBA” – Salta
1985- 2° premio Salón de pintura, Casa de la Cultura parque Batalla de Tucumán y cuenta con varios trabajos en su repertorio por toda la Argentina.

- ¿Cuándo decide dedicarle su vida a la escultura?
- Comencé a estudiar arte a los cinco años. Mi papá me llevaba a las escuelitas de arte de muy chiquitita y desde ese momento nunca más he dejado de hacer arte. Siempre trabajé en pintura, cerámica, arcilla y por último me decidí por la escultura, porque necesitaba aprender el espacio de la tercera dimensión, porque en pintura tenemos dos dimensiones y en la escultura contamos con la tercera dimensión, y son diferentes espacios. Me dedico a la escultura hace aproximadamente diez años y no me detuve nunca.

- ¿Cambió mucho la enseñanza desde cuando usted era una niña?
- Creo que es como cualquier escuelita municipal donde se lo lleva al chico para aprender, sobre todo lo que tenga que ver con la cultura y el arte. La idea es que aprendan a transformar la realidad y puedan recrearse en su vida.

- ¿Usted cree que el oficio del escultor está desapareciendo?
- Yo creo que está sucediendo lo contrario. En el caso de los artesanos se está volviendo una cultura más manual, con tantas máquinas que hay en el medio. En el caso de los escultores están creciendo, porque hay interés y voluntad de política de apoyar el arte, porque de a poco se está luchando y se van dando los espacios, así que no creo que desaparezcan las esculturas y los escultores. Pero siempre vamos a ser una minoría.

- ¿Es difícil competir con la industrialización?
- El arte nunca estuvo en contra y nunca ha competido con la industrialización.

- ¿Con qué material trabaja en sus esculturas?
- Vengo de otros simposios en la ciudad de Famaillá, de la ciudad de Tucumán, donde hemos trabajado con granito, que es una piedra durísima, hice también madera, chapa, arcilla, pase por casi todos los materiales.

- ¿Cuál es el material que más le gusta para esculpir?
- Es variado. Trabajé siempre un tiempo con un material y como me gusta cambiar voy pasando a otro, así voy rotando mis trabajos.

- ¿Cuánto le lleva terminar una obra?
- Si estoy trabajando en mi casa, una obra me puede llevar unos tres o cuatro meses, pero en un encuentro nacional de escultures, tenemos sólo una semana para terminar porque estamos dedicados full time a la obra.

- ¿En cuánto esta valuada una escultura en la actualidad?
- Depende del material, del escultor, trayectoria y es absolutamente variable el precio que cada uno quiera poner.

- ¿Sus esculturas están en exposición en distintos lugares?
- Sí, como hace diez años que viajo por todo el país esculpiendo, mis obras están en varias provincias.

- ¿Qué hubiese sido en su vida si no fuera escultora?
- No me imagino con otra profesión. En mi vida el arte es todo, no me imagino realmente haciendo otra cosa.

- ¿Se puede vivir como escultor?
- En cierta manera se puede vivir, porque en mi caso soy maestra de arte en una escuela. Realmente como escultora algo se ayuda económicamente pero... El arte no alcanza para vivir.

Comentarios

Otras Noticias