Julio Forcat

“Vine a Catamarca a buscar la montaña”

Lic. en Letras Moderna.
martes, 30 de noviembre de 2010 00:00
martes, 30 de noviembre de 2010 00:00

Julio Forcat es licenciado en Letras Modernas, recibido en la Universidad de Córdoba.
Nació en Rosario, provincia de Santa Fe.
Recorrió casi todo el continente americano y todos los países de Europa y vivió 25 años allí.
Además recorrió países como Egipto e India.
Hace 33 años que es practicante de la religión “Budismo Tibetano”, por sus viajes a la India.
También cuenta con varios libros escritos sobre Catamarca y posee con una reserva ecológica para la preservación de animales de la zona.

- Un resumen de su vida tan rica en anécdotas.
- Hacer un resumen es una actividad fundamental, porque con todos los lugares a los que fui, debo resumir. Cuando uno tiene afinidad por ciertos estudios se tiene que movilizar, y es por eso que de mi Rosario natal me trasladé a Córdoba, para estudiar la licenciatura en Letras Modernas, en la cual me recibí con apenas 21 años. Al poco tiempo comencé a realizar otros viajes, para estudiar las culturas indígenas de América del sur, central y de norte, recorriendo el continente en dos años. En ese tiempo escribía artículos de etnología americana para una enciclopedia española. Luego viví 25 años en Europa, con 2 años en Inglaterra, un año en Francia, en Italia, 12 años en Alemania y de ese modod conocí toda Europa.

- ¿Qué motivó su interés por conocer la cultura indígena?
- Recorrí casi toda América, a pesar de que me faltaron algunos países, como Guayanas Francesas; pero a la mayoría de las culturas indígenas las conocí de cerca y personalmente. Decidí viajar porque sabía que ahí estaban las raíces de América y salió por una decisión espontánea. En Argentina no hay una identidad cultural, lo que sí sucede en otros países como Bolivia, Colombia, Ecuador, México… aparte utilizan la lengua que usaban sus ancestros.

- ¿Por qué decide vivir en Europa?
- Porque quería perfeccionarme y como había estudiado Letras, era como que tenía que dominar el alemán, inglés y francés. Además soy de tener una mente consecuente, coherente y estuve viviendo en algunos países de Europa para perfeccionar todos los conocimientos que adquirí en Argentina. Todos los gastos me los costeaba yo mismo, porque trabajaba como profesor en cada país que vivía y además realizaba seminarios y cursos.

- ¿Por qué decide estudiar la cultura americana, a pesar de ser descendiente de europeos?
- Dentro de mis ascendentes familiares no hay ninguno que haya venido a conquistar América y que causaran tanto daño, atacándola y destruyendo a las culturas indígenas. Cuando uno vive en la tierra, la misma naturaleza hace despertar el interés, además uno siempre busca sus orígenes, por más provenga de familias catalanas e italianas. Yo soy americano y la tierra llama. El que nace en América es americano.

- ¿Cuándo optó por venir a vivir a Catamarca?
- Vine a Catamarca a buscar la montaña. Mi primera ciudad fue Andalgalá, donde trabajé en el Instituto de Enseñanza Superior, y después me trasladé a Belén, donde vivo hace 14 años y me de-sempeño como maestro de alta montaña, a más de 3.600 metros de altura, en Laguna Blanca.

- ¿Cómo es trabajar con los niños del altiplano?
- El tema que a mí me preocupa es la pobreza. Juan Carlos Tedesco, que fue ministro de Educación de la Nación, escribió un libro que se llama “Pobreza y fracaso escolar”, en el cual lo hace ver de una manera muy evidente, cómo la pobreza impide el desarrollo cultural. También encontré una necesidad muy grande de entender cómo es la naturaleza. Produje libros sobre la vida silvestre de la fauna de Catamarca y tengo una reserva que se llama San Fernando. Pablo Cruz es un investigador de Córdoba, que realizó trabajos de campo en Corral Blanco en el año 2004, y publicó una nota sobre la explotación a la que está sometido todo el pueblo de la región, pero principalmente Corral Blanco.

- ¿Tuvo algún inconveniente con los políticos de Belén, por sus dichos?
- Sí. Pero lo único que pido es que se construya la escuela de La Angostura, porque los alumnos de Laguna Blanca no llegan hasta la escuela de Belén.
Hay mal trato, discriminación en Corral Blanco. Lo único que pido es que no se mate a los animales silvestres, que se respete la naturaleza y sobre todo la identidad cultural del pueblo.

- ¿Su futuro está en Catamarca o en algún momento volverá a Santa Fe?
- Creo que voy a estar siempre en Catamarca. Porque pasaron 14 años y mis obras son catamarqueñas, mis libros están instituidos por la literatura dentro de Catamarca. Cuando mis libros se presentan en la Feria del Libro en Buenos Aires, me piden las obras como la cultura de Catamarca, y a mí me llena de satisfacción. Porque fui inspirado en esta provincia para escribir los libros, pero por otro lado también tengo una responsabilidad muy grande con los alrededores de Rosario, porque es un lugar central para distribuir todo lo que escribo. Acá estamos un poco más aislados. Por eso digo que voy a estar en un lado y en otro entre Santa Fe, Rosario y Catamarca.

Comienzan las lluvias, amigos, y aquí estoy con mis dioses ventrudos que reciben, manos en alto, al Poema.
La mulata llena de sed abre sus ojos al mundo y respira
la libertad.
He olvidado la ciudad. Me demoro aprendiendo los largos nombres extranjeros (...)

Comentarios

Otras Noticias