ENTREVISTA - Roberto Berrondo

“Amo las dos profesiones: la medicina y el periodismo”

Médico y Periodista.
jueves, 2 de diciembre de 2010 00:00
jueves, 2 de diciembre de 2010 00:00

Roberto Silvestre del Valle Berrondo nació en la provincia de Catamarca el 8 de abril de 1935.
Es médico y periodista. Cursó la primaria en la Escuela Belgrano y la secundaria en el Colegio Nacional “Fidel Mardoqueo Castro”.
Se recibió de médico cirujano y trabajó como columnista de temas médicos en radios de las provincias de Córdoba, La Rioja y Catamarca.
Tiene 44 años de trayectoría dentro del periodismo y 27 años como médico.
Escribió varios libros y folletos de medicina y periodísticos.
Algunos de sus trabajos son “Aquel percance en la Cordillera”, del año 1973. “La puna y el congelamiento” de 1979.
“Piloto en apuros”, “Víboras”, en el año 1983.
“Por qué fumamos”, 1991 y “Estrés y cigarrillo”, 1995.
Además fue columnista de aeronáutica en el diario de la provincia de Córdoba “La voz del interior”.
Trabajó en radio LV 27 Catamarca.
Está casado con Rosa Agustina Pinotti.

- ¿Por qué lo designan corresponsal del diario La Unión en Córdoba?
- La idea era muy simple, porque en aquellas épocas recién comenzaban a moverse los ómnibus de la empresa Cooperativa Automores de Obreros Limitada, que prácticamente nos sacaba de Catamarca y nos trasladaba a Córdoba. Además, en ese tiempo el otro medio de transporte eran los trenes de coche motor y había dos vías, una de ellas por Recreo y la otra por La Rioja. De esta manera Catamarca quedaba distante y por eso yo pude ser corresponsal, para que los comprovincianos pudieran acercar información a los catamarqueños residentes en Córdoba.

- ¿Por qué decidió abandonar los estudios de medicina?
- Dejé dos veces la carrera de medicina, ambas debido al periodismo. Porque el periodismo es muy atrapante, más que nada cuando uno lo hace en radios cordobesas. En esa época que no existían las FM y sólo había cuatro emisoras de importancia en la provincia de Córdoba. Una de ellas era LV3, que actualmente es Cadena 3, las otras eran LV2, Radio Nacional Córdoba y Radio Universidad de Córdoba.

- ¿Cuándo decide volver a Catamarca?
- Desde el año 85 estoy en la provincia, pero hasta el día de hoy me muevo entre las dos ciudades, Córdoba y Catamarca. Allá en tierras cordobesas nunca dejé en cierta manera la medicina, a pesar de que no iba a las prácticas, porque me iba a la radio. Después estuve casi dos años escribiendo sobre aeronáutica en la Voz del Interior. Era un tema muy importantes, porque Argentina fue el quinto país en el mundo en tener avión a chorros.

- ¿Qué sastifacción obtuvo al trabajar en La Voz del Interior?
- Fue muy lindo, uno estaba identificado con el medio. Por ejemplo, cuando ocurre la Reforma Universitaria estaba la noticia en La Voz del Interior, en el año 1918.

- ¿Cómo fue su experiencia en televisión?
- Comencé a hacer televisión en Canal 10 de la Universidad Nacional de Córdoba, porque formé y sigo formando parte de un equipo de 28 personas, y había especialistas en caza, pesca (…) y yo me dedicaba a la medicina en campamento. Por ejemplo, yo tenía que informar sobre qué puede hacer un enfermo reumático en un campamento, e invitábamos a profesionales expertos para explicarle a la gente los temas abordados.

- La televisión, la radio o el diario, ¿Con cuál se queda?
- Las tres son muy distintas. En el diario queda todo en el archivo y siempre está en el recuerdo. En cambio la radio es el momento, porque uno habla en radio y lo escuchan miles de personas. Cada uno es un mundo diferente.
Después ejercí la profesión de médico clínico en el año 83, en las provincias de Córdoba, La Rioja y Catamarca. Siempre me dedique a los fumadores, porque fui un fumador de 60 cigarrillos diarios durante muchos años; pero no me hizo daño porque lo dejé. Entonces me propuse trabajar con el tabaquismo. Por ejemplo, mucha gente dejó de consumir cocaína, pero no de fumar, porque el acto de fumar es un acto social y nadie se va a ofender si le invitan un cigarrillo.

- ¿Cómo se siente al recibir tantos reconocimientos?
- Sucede lo mismo que cuando comencé a hacer radio; al pasar 10 o 15 años ya se lo toma con naturalidad. Recuerdo la primera vez que hice radio, temblaba entero por la poca experiencia que tenía en los medios, y Tito Paz, que trabajaba en LV3 y Jorge Sosa que era jefe de deportes me decían “hay que hablar tranquilo y hay que tomar aire, mientras tenga aire en los pulmones uno puede hacer lo que quiera”.

- ¿Cuánto tiempo lleva dedicado al periodismo?
- Desde año 1966, pero lo ejercí en distintas etapas de mi vida.

- ¿Por qué tiene tanta pasión por la aeronáutica?
- La verdad que no sé. Siempre me gustó saber la historia de la aeronáutica y también lo publiqué en un folleto. Admiraba esa época del inicio de la aeronáutica, por eso mi pasión.

- ¿Con cuál de las dos profesiones se queda?
- Con las dos, pude conectar a las dos y amo las dos profesiones, tanto la medicina como el periodismo.

- Algún consejo para los nuevos periodistas.
- Es muy difícil, porque eso depende de cada uno. Lo que pido es que lean mucho, que es el secreto de todo periodista.

Comentarios

Otras Noticias