ENTREVISTA - Estefanía Herrera

“La lectura es mi cable a tierra”

Profesora en Letras y relacionista pública
jueves, 9 de diciembre de 2010 00:00
jueves, 9 de diciembre de 2010 00:00

Estefanía Herrera, de 27 años de edad, es profesora en Letras, recibida con un promedio general: 9,51 y Analista en Relaciones Públicas e Institucionales, completo: Univ. Siglo 21- Córdoba, con un promedio general 8,64.
Obtuvo premios y distinciones:
Premio “Academia Argentina de Letras”, como graduada de la carrera de Letras en la Universidad Nacional de Catamarca, con el mayor promedio general en los estudios universitarios cursados, Promoción 2007, Academia Argentina de Letras.
Medalla de Plata por Mejor Promedio de la carrera Profesorado en Letras, de la Facultad de Humanidades, Universidad Nacional de Catamarca, Promoción 2006 – 2007.
Posgrados:
Seminario de Postgrado: Lucrecio y Virgilio en Borges y la Literatura Iberoamericana, Proyecto PROHUM, Facultad de Humanidades, Universidad Nacional de Catamarca. (Julio de 2010).
Congresos y jornadas:
Expositora en las 9nas Jornadas de Humanidades – Simposio: Bicentenario de Mayo, con la ponencia titulada “Algunas ideas sobre religión en ‘Sarmiento entre dos fuegos’ de Luis Franco: el cristianismo según Luis Franco”. Universidad Nacional de Catamarca, 6, 7 y 8 de octubre de 2010.
Expositora en la Jornada de Homenaje a Juan Oscar Ponferrada, con el trabajo titulado “La idea del Destino según los personajes de El Carnaval del Diablo”.

- ¿Por qué decidió estudiar la carrera de Letras en la universidad?
- En primer lugar es porque siempre me encantó leer. Siempre de chiquita mis abuelos y mis padres me inculcaron todo lo que tiene que ver con la lectura. Cuando terminé la secundaria no podía estudiar relaciones públicas, que era lo que más me gustaba, por cuestiones económicas. Fue así que me inscribí en abogacía y en Letras. Una vez comenzados los cursillos en la facultad me enamoró la literatura y fue lo que me atrapó, es por eso que hasta el día de hoy me sigue gustando. Durante el día tengo que leer algo de literatura para salir de todos los problemas cotidianos. Después pude viajar a la provincia de Córdoba para estudiar relaciones públicas y volví porque le tenía que devolver a Catamarca y a mis padres todo el esfuerzo, así que me pareció la mejor manera venir y trabajar acá, en el ámbito que me toque estar.

- ¿Recordás los primeros libros que leías?
- Mis abuelos me hacían leer los libros que eran para chicos, como “El Principito”. Aparte de estar jugando a esa edad, también tenían que ver con el estudio. Siempre me gustó leer todo, no tan sólo literatura, sino historia.

- ¿El libro que más te gustó?
- Tengo muchísimos. Mis autores favoritos son Borges y Cortázar, también los autores catamarqueños como Raúl Guzmán Rodríguez, Arturo Herrera… me gustan bastante estos escritores.

- ¿Cómo te sentís cuando ingresás al mundo de la lectura?
- Es como que me abstraigo de la realidad por un momento, porque uno entra al mundo del libro y de la literatura y desaparecen los problemas de la plata, problemas amorosos, los dolores, en ese momento desaparece todo y ahí uno ingresa a otro mundo. También encuentro la felicidad por apenas unos segundos, la que no puedo conseguir por la vorágine del día a día y uno no se da cuenta. La literatura ayuda con la simpleza de las palabras, la complicidad de la vida.

- ¿Cuáles son tus tiempos para leer?
- Es muy difícil en mi caso particular, porque además tengo varias actividades como trabajar, estudiar y hacer deporte, ya que práctico hockey, pero siempre trato de que por lo menos cinco minutos sean para continuar con un libro, ya que la lectura es mi cable a tierra.

- ¿Qué nos podés comentar acerca del premio que te otorgaron por sacar uno de los mejores promedios en la Universidad?
- El año pasado tuve el agrado de que me enviaran una carta desde la Academia Argentina de Letras, donde me invitaron a participar de una ceremonia, porque ellos reconocían a los mejores promedios de las universidades estatales y privadas de la carrera de Letras de todo el país. Y en ese caso fui yo por la promoción 2007, y por 2008 fue elegida otra colega. La experiencia fue fantástica porque ir y estar con las máximas autoridades de la institución de Letras fue toda una sastifacción, que ellos me entreguen el premio y poder charlar fue todo un sueño, porque siempre los veía de lejos y tenerlos al lado conversando fue una experiencia única.

- ¿Te imaginaste alguna vez recibir un premio siendo tan joven?
- La verdad que no, porque no conocía este premio. También recibí un premio cuando me recibí del profesorado en la universidad. Después me fui a estudiar a Córdoba y perdí toda relación con la facultad de Catamarca. Cuando recibí el llamado fue toda una sorpresa grata y fue lo que me ayudó para volver a Letras, por eso estoy realizando la licenciatura y esto me motiva para seguir perfeccionándome, avanzando día a día con todo lo que se pueda, y seguir estudiando para crecer profesionalmente.

- ¿Con qué te quedás profesionalmente, letras o relaciones públicas?
- Es una pregunta que todavía no puedo responderme a mí misma. Me encantan los dos rubros. A pesar de que mi gran amor es la literatura, me gusta mucho relaciones públicas y todo lo que tiene que ver con lo ceremonial, protocolo y la comunicación estratégica. Lo que mejor me sale es unir las dos profesiones y darle un toquecito mío.

- ¿Tenés ganas de escribir un libro?
- La escritura ha sido unos de mis primeros pasos, después la he dejado abandonada. Cuando estudiaba Letras teníamos un grupo con el que hacíamos talleres literarios, pero realmente hay personas que son excelentes escritores y no es mi fuerte la redacción.

- ¿Creés que los chicos dejaron de leer?
- Los chicos en todo momento están leyendo, en las computadoras, en la televisión, pero lo ideal sería que tomen un libro.
 

Comentarios

Otras Noticias