Luis Rodríguez - Periodista

“Me permitieron crear un estilo en la radiofonía"

jueves, 05 de agosto de 2010 00:00
jueves, 05 de agosto de 2010 00:00

“Nací el 13 de octubre de 1956, en el Bajo Flores, Capital Federal. Me casé a los 19 años. En el ’81 nace mi primera hija, Karina Verónica, en el ’84 Sabrina Solange, y en el ’87 Luis Fernando, todos en Buenos Aires, aunque Luis Fernando llegó con 15 días de vida a quedarse definitivamente en Catamarca, porque yo había decidido radicarme acá. Hace un par de años me divorcié y ahora conformo otra familia. Si me preguntan cuál es mi futuro, digo que me voy a morir siendo periodista y no siendo constructor, que es para lo que estudié. ¿Por qué? Porque llegué a la conclusión de que amo más la profesión que a la propia familia”.
 

- ¿Cómo nace Primer Panorama?
- La idea de hecer el programa es de Manuel González. Él me trae a Radio Valle Viejo. Estaba arracando un proyecto nuevo en radio y quería que abriera la mañana periodísticamente. Allí se instaura Primer Panorama en la radiofonía de Catamarca, con Mariel Salazar, Oscar Figueroa, Ramón Iramaín, luego se sumaron Franklin Medina, Juan Carlos Sarmiento y muchos otros que se fueron renovando, pero siempre yo en la conducción. En el año 95 se crea el equipo periodístico de la emisora y se suma toda la gente de informativo al programa. Hoy la columna está encabezada por mí, pero bien respaldado por Víctor Preli, Cecilia Mascareño, Ramón Iramaín, Adrián del Valle, Gustavo Fuentes, Williams Mamaní.

- ¿Qué destacás de tu programa?
- Lo que más rescato es cómo se plantearon los temas en cada momento de esta larga historia, porque todas las épocas no son iguales. Me sirvió como experiencia haber sabido escuchar a tipos como Manuel González, Ricardo Gómez. También rescato las libertades con las que pude trabajar siempre, que me permitieron crear un estilo en la radiofonía de Catamarca y por sobre todo la lealtad de la audiencia.

- ¿Qué buena noticia recordás?
- De las buenas noticias que dimos en el programa me marcaron dos. Una fue en los primeros años, cuando entré en un proyecto de radio muy solidario. Había una joven no vidente que estudiaba en la escuela de La Viñita, lo plantée en el programa e inmediatamente recibí la respuesta de una óptica del medio que se hizo cargo de los anteojos y se preocupó para que esa persona recuperara la visión. El otro caso es una “sobrina del alma” que me regaló la vida, Celeste, y que hoy estudia en la Universidad. En ese tiempo era muy pequeña, tenía un problema de riñón y Catamarca no estaba preparada para otorgar una vivienda para una persona transplantada de riñón. Me di el gusto de exponer el caso de Celeste. Me escucharon y le proporcionaron un mejor estándar de vida, ya que le acondicionaron la habitación y el baño, acorde a sus necesidades, y hoy puede estar cursando abogacía.

- ¿Y de las malas?
- De las malas puedo recordar momentos difíciles vividos al comienzo de la década del 90, en aquella tristemente célebre asamblea trucha, donde ligué alguna trompada, además de otras agresiones físicas. Otra fue cuando debí enfrentarme a un docente al que habían denunciado por abusos en una escuela y me llevó hasta los estrados judiciales, en donde la justicia reconoció que yo decía la verdad, respaldado por lo que dijeron las víctimas de la historia. Lo otro que marcó muchísimo, aún con la experiencia que uno tiene y la trayectoria, fue el tema de la minería. Me llevó a perder un grabador, a ligarme una piña de los guardaespaldas de Menem, cuando visitó la provincia, que lo hacía practicamente a escondidas. Le dije en la cara que estaba vendiendo el cerro Pissis y terminó siendo cierto, a tal punto que hoy lo explotan comercialmente los chilenos y él lo hizo cambiar hasta en las cartas geográficas, diciendo que pertenecía a los chilenos.
Hay un caso puntual, que es el que más me dolió en esta profesión. En el año 2001 conocí a un brasileño que tenía intenciones de invertir en Catamarca, y lo quería hacer nada menos que en el ferrocarril General Belgrano, para que pase por el Paso de San Francisco. El proyecto se plasmó en 2004; conseguimos las Cartas de Intención de Paraguay, Bolivia y Brasil para hacer el gran ferrocarril del Mercosur. Lo presenté a las autoridades en su momento, sin ningún tipo de interés económico; hablé con ministros, con el vicegobernador de la época... pero no se nos dio bolilla. Hoy tengo la carpeta en el portafolio y me río y me da bronca porque en ese proyecto Catamarca no tenía que poner ni un peso.

¡3.900!

“El 6 de agosto cumplo 3.900 ediciones de Primer Panorama, y el 24 de diciembre cumplo 4.000 ediciones. A partir de allí nos sentaremos con el dueño de la radio para ver si sigo o no. La historia comenzó el 25 de febrero de 1992 en Radio Valle Viejo y no se paró nunca”.

- ¿Cómo ves la provincia hoy?
- A Catamarca la veo postergada en muchos aspectos.También entiendo que logramos avanzar en muchas cosas, pero acá lo que todavía no se entendió es que el perfil de la provincia pasa primero por el nivel de la educación y saber qué es lo que queremos. Tampoco sabemos qué perfil elegimos en lo productivo, no explotamos el turismo de la manera que corresponde, con las riquezas que tenemos en las manos, no terminamos de definir si somos una provincia autónoma en todo el sentido de la palabra y no terminamos de definir o aceptar qué queremos ser en el futuro.

- No naciste periodista...
- Mi misión en la vida era construir, para eso había estudiado, para Maestro Mayor de Obra. Llegué por primera vez en el ’85 para la construcción de la fábrica Tileye. Me volví a Buenos Aires y después, como extrañaba, vine nuevamente y empecé a trabajar en construcción. Me instalé en El Pantanillo, construimos la fábrica de Autrón, la ex Gares (fábrica de altarnadores), terminamos Lametal, Catex (una algodonera muy famosa), y terminó mi tarea en la construción construyendo totalmente la planta de Longvie. Hoy por suerte se lo va recuperando de a poco al Parque Industrial.

- ¿Cómo fue el salto de la construcción al periodismo?
- Me inicio en el ‘87. Hicimos un curso con Carlos López Véliz, Pablo Rivero, Joyi Fernández, entre otros. Ese curso daba una beca al mejor puntaje, para trabajar en FM Catamarca. El mejor promedio fue de Carlos Olima (actual piloto de la Dirección de Aeronáutica) y él no quiso trabajar. Como yo fui segundo mejor promedio, allí empecé mi historia en los medios, en el programa Adelantando Títulos de Tapa con Joyi Fernández, Pablo Rivera y Gustavo Nieva. Luego paso a la mañana a trabajar con Luis Oscar Aísa, y es allí donde me acostumbro a hacer programas muy temprano en la mañana; eso fue en el ’88. Ya en el ’89, empiezo a hacer el primer trabajo en FM Valle Viejo. Hacíamos con el “chileno” Menichetti, “Radio Clasificado”... me venía en una motito todos los días desde El Pantanillo hasta Tres Puentes. En el ’90 me llama Alberto Avellaneda para que vaya a Radio Ancasti, porque había armado un equipo periodístico, y me puso de Jefe del Servicio Informativo. Conducía el programa “Primer Plano”. Y en el 92 arranco con todo en Valle Viejo para no moverme más de la radio.

Comentarios

Otras Noticias