Maximiliano Jerez

“Nunca se valora el esfuerzo de un árbitro”

Árbitro
lunes, 27 de septiembre de 2010 · 00:00

Maximiliano Jerez, con tan sólo 17 años, cursa el útimo año de la Escuela de Arbitraje y sus prácticas las realiza en las divisiones inferiores de la Liga Chacarera de Fútbol. Además, cursa el primer año en el Polimoda Nº 76 “Alfonso María De la Vega”, en la zona norte.
 

- ¿Qué se siente ser árbitro con tan sólo 17 años?
- La verdad es que para mí es una experiencia bastante buena, aparte estoy muy conforme con los compañeros que tengo y muy sorprendido por el apoyo que recibo por parte de los demás árbitros, también por la confianza que me dieron para poder dirigir en las categorías menores de la Liga Chacarera de fútbol.

- ¿Cómo llega en tu vida la inquietud de ser árbitro, cuando la mayoría de los chicos de tu edad piensa más en jugar al fútbol que en dirigir?
- Todo comenzó con mi padre, que me lo inculcó, porque él también es árbitro. Además me dio toda su confianza y la esperanza para que en un futuro pueda dirigir a nivel nacional o internacional.

- ¿Cuándo dirigiste por primera vez?
- El día que debuté fue en un partido de la Liga Chacarera en las divisiones inferiores. Fue en la ciudad de La Merced, como asistente del partido. Ahí comencé mi carrera en el arbitraje.
Este año me recibo como árbitro provincial, las prácticas las realizo en las categorías menores y en primera división, como asistente en la Liga Chacarera de fútbol.

- ¿Cómo es tu relación con los deportes?
- Siempre me gustó el deporte y soy un apasionado de todas las disciplinas, porque jugué al rugby, fútbol, básquet… justo salió esta oportunidad de dirigir y como mi padre se dedicaba a esta profesión, no dudé en aceptar esta propuesta de ser árbitro de fútbol.

- ¿Es difícil ser árbitro?
- La verdad que sí, siempre se es mirado de reojo, como mal visto, y en la cancha se lo insulta de todas formas. Pero por ahora nunca sufrí ninguna agresión. Un profesor me dijo una vez que uno no es árbitro hasta que no se choca con la realidad, a pesar de que tenés toda una hinchada alentando y gritando en contra de uno en la espalda, pero se siente esa adrenalina de dirigir y lo tomo como una gran responsabilidad.

- ¿Soñás con dirigir en primera división?
- Si, pongo todo mi esfuerzo para llegar a dirigir en el día de mañana los partidos de primera, y mi objetivo a largo plazo es llegar a ser árbitro nacional y luego internacional, siempre buscando el rendimiento más alto, como me enseñó mi viejo.
Además me comentó mi padre que la gente de AFA siempre busca personas jóvenes y que estén bien físicamente para arbitrar, por eso desde ahora pongo todo de mi empeño para llegar a lo más alto, y poder cumplir mi sueño de llegar a ser un árbitro de gran nivel.

- Una de las exigencias que tiene el reglamento para los árbitros de AFA es que tengas otra profesión. ¿A qué te dedi-cás aparte de ser árbitro?
- Estoy cursando la secundaria en el Colegio Polimodal Nº 76 Alfonso María De la Vega, que está ubicado en la zona norte de la ciudad Capital, y a la tarde estoy netamente para los entrenamientos en el polideportivo, y además salgo a correr todos los días. El día que termine la secundaria cursaré la carrera de profesorado en Educación Física para ir acompañado de mi otra profesión, que es el arbitraje.

- ¿Cómo tomaron tus amigos y tus compañeros de la escuela la idea de que seas árbitro?
- Varios de mis compañeros se sorprendieron, porque muchos de ellos juegan al fútbol y me tocó arbitrarlos en las competencias intercolegiales. Con los chicos del barrio no me reúno, así que no sé si ellos sabrán. En cambio en la escuela me apoyan o me dicen que algún día me van a mirar en un Boca – River. También me piden que les explique las jugadas dudosas que se ven por la tele, de los partidos de AFA, para que les saque las dudas.

- ¿Cuál es el respeto hacía vos de los chicos de las divisiones inferiores?
- Hay muchos que me dicen de todo, pero siempre trato de mantener una comunicación tanto con los jugadores como con los padres de los chicos, además hay que tener un cuidado sobre los chicos que se desvelan la noche anterior y caen desvanecidos por el alcohol que ingirieron. También me tocó un día de mala suerte por un inconveniente de violencia entre dos clubes. Hay miles de circunstancias dentro de la cancha y siempre es mal visto el trabajo del árbitro, nunca valoran el esfuerzo de un árbitro.

- ¿Un Villa Cubas vs. San Lorenzo o un San Martín vs. Obreros?
- Me gustaría ahora un San Martín vs. Obreros, porque estoy en la Liga Chacarera y es donde en la actualidad estoy dirigiendo, a pesar de que estuve como juez de línea en primera. Pero todavía no tuve la posibilidad de un partido de esa envergadura. Un Villa Cubas vs. San Lorenzo es lo máximo para un árbitro de Catamarca.

- ¿Algún referente en Catamarca?
- Son varios los árbitros que tengo como referencia en la provincia de Catamarca, admiro por la elegancia al dirigir a Carlos Morcos, la personalidad de Marcelo Luján y la picardía de Luis López. Tanto Luján como López me hicieron debutar en primera. También me ayuda mirar un partido junto a mi padre que fue mi base.

- ¿Tenés el apoyo de tu familia?
- Al principio mi madre no me creía que podía llegar a ser un árbitro, hasta que López habló con ella para explicarle. De ahí en más tuve el apoyo de toda mi familia.
 

Comentarios

Otras Noticias