Cecilia Guerrero, diputada provincial (FPV)

“El respeto a la diversidad debe pasar por la integración plena a la comunidad”

La legisladora kirchnerista explicó cómo es su trabajo con grupos de la diversidad sexual de la provincia.
viernes, 04 de enero de 2013 00:00
viernes, 04 de enero de 2013 00:00

La diputada provincial Cecilia Guerrero es una acérrima defensora de los derechos de los grupos de la diversidad sexual en la provincia. A través de su trabajo legislativo, presentó un proyecto de ley tendiente a evitar la discriminación de personas que conforman el universo de la diversidad sexual. Así también, participa en reuniones y distintos encuentros que estos grupos realizan en Catamarca.
En diálogo con El Esquiú.com, la diputada explicó cuáles son los motivos para defender la lucha de estas personas. Asimismo, opinó cómo ve la situación de la provincia en torno a la discriminación, no sólo a personas con una orientación sexual distinta, sino por cuestiones económicas.

-Para comenzar ¿Qué la lleva a usted a trabajar con los grupos de la diversidad?

-Lo que lleva fundamentalmente es un compromiso con la naturaleza humana. Yo entiendo que todos nacemos iguales, participamos de la misma naturaleza y por tanto debemos tener los mismos derechos y oportunidades como también las mismas obligaciones.
En una sociedad como la de Catamarca con una larga tradición patriarcal y machista la temática de la diversidad es una realidad que no siempre es conocida y no siempre es comprendida. Entonces, entendemos que desde el Estado y desde las políticas públicas y esto enmarcado por el Gobierno nacional a través de Néstor y de Cristina, se deben arbitrar todos los medios para remover todos los obstáculos, sean legales o culturas que impiden una integración efectiva a la comunidad de personas que participan de esta naturaleza humana pero que tienen una identidad de género autopercibida o diferente a la de su sexo biológico.
Entiendo que hay que sacarnos todos los prejuicios que culturalmente tenemos. La integración debe ser en todos los aspectos, en lo laboral, en el acceso a una vivienda digna, en la posibilidad de acceder a todos los niveles educativos y desterrar prácticas discriminatorias, muy comunes incluso en el ámbito educacional.

-Usted presentó un proyecto de ley que tiene media sanción de Diputados. Cuéntenos de qué se trata ese proyecto.

-El proyecto nace de la percepción cierta de distintos obstáculos que pone nuestra comunidad al desarrollo humano y a la inclusión social de personas que conforman el universo de la diversidad sexual. Es difícil la inserción laboral para algunas personas, en especial a las personas transexuales. Esto se constituye en los hechos en una causa de exclusión social. No tienen la misma oportunidad que tiene cualquier otro ciudadano. También en el ámbito educativo se han percibido algunas situaciones de discriminación, en una edad muy temprana ingresando en la adolescencia. Hay chicos que empiezan a autopercibirse diferentes y son objetos de burlas o de hostigamientos de parte de sus mismos compañeros. Ante esta situación muchos docentes no encuentran el camino adecuado para resolver esta situación y generar las condiciones para que la escuela sea verdaderamente formadora de condiciones de igualdad social.
También desde las fuerzas de seguridad se han conocido situaciones de hostigamiento por causas de orientación sexual o de identidad de género.
Ante esta situación, entendimos que desde lo legislativo lo que se debe hacer es establecer pautas mínimas que obliguen a los organismos del Estado a adoptar las medidas conducentes para evitar estas situaciones de discriminación que se dan en lo cotidiano y que muchas veces pasan desapercibidas porque están internalizadas por las conductas normales de las personas o de los organismos estatales.
A partir de ahí es que se formuló este proyecto procurando la formulación de políticas públicas que promuevan la dignidad humana y el respeto a la diversidad sexual.
Asimismo, que garantice operativamente lo que ya garantiza la constitución provincial y nacional, que es el principio de igualdad ante la ley para todos los ciudadanos.

-¿Falta un trabajo legislativo en cuanto a la defensa de los derechos de estos grupos?

-Entendemos que la base fundamental está dada en la Constitución nacional y provincial. Pero también entiendo que existe la necesidad de operativizar determinadas condiciones para garantizar que esa igualdad ante la ley fuera una realidad. No solamente existen problemas de discriminación por cuestiones de orientación sexual. Nosotros tenemos una comunidad que discrimina por razones de pobreza, hasta a veces por apariencia de color de piel. Esto es lo que debemos procurar remover desde la concientización y desde la formación en un sentido de que tenemos que entender que debemos avanzar a una sociedad que realmente sea más igualitaria.
En este sentido, que el respeto a la diversidad debe pasar por la integración plena a la comunidad y no por la conformación de guetos que integran a determinados sectores pero que lo aíslan de la sociedad.

-A nivel país, hay dos leyes que fueron un antes y un después en la lucha por los grupos de la diversidad, como son el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género. ¿Qué opinión le merece?

-Estas leyes fueron parte de un trabajo colectivo que hicieron quienes militan en los espacios de la diversidad. Muchas organizaciones se movilizaron durante muchos años pidiendo por el respeto a sus derechos. Por supuesto, también fue determinante una decisión política contundente del Gobierno nacional del reconocimiento de los derechos de la minoría en un política de reparación de justicia y de reparación de derechos que ha ido más allá del propio universo de la diversidad, porque ha habido una revalorización de lo que son los pueblos originarios y de la situación de exclusión y de explotación a la que estaban sumergidos.
Entendemos que la ley de matrimonio igualitario ha sido un avance sustantivo en la equiparación de derechos porque todas las personas que habían elegido una pareja de su mismo sexo biológico hasta ese momento no tenían derechos hereditarios y otros derechos que da el matrimonio civil. Por lo que creo que desde lo jurídico ha sido un hecho sustantivo, más allá de la resistencia que ha habido en sectores conservadores de negarse a reconocer situaciones de hecho y de darle estatus jurídicos que corresponde.
Del mismo modo, la ley de identidad de género vino a institucionalizar desde lo jurídico una decisión de vida personal y una identidad que era autopercibida por cada una de las personas diferente a la de su sexo biológico de origen. Marcó un hito trascendental porque consagra la identidad de las personas y el reconocimiento por parte del estado de elegir su propia identidad.

-¿Cómo piensa que se debe seguir trabajando para mejorar la situación?

-Esto es una lucha cotidiana que tiene muchos años, va a llevar tiempo, pero hay mucha gente comprometida. Gente de la comunidad y otros que entendemos que debe intensificarse la tarea desde lo político, lo legislativo, pero también desde lo educacional en la medida que nosotros formemos seres humanos libres pensantes y respetuosos del otro, las situaciones de discriminación por sí solas van a ir disminuyendo.
Pero si nosotros dejamos que en los establecimientos educacionales, los lugares de trabajo se permitan o no se sancionen actitudes de discriminación, indudablemente ésta se va a incrementar.
 

Comentarios

Otras Noticias