“Tito” Paz

"La radio me regaló 50 años de felicidad"

viernes, 13 de diciembre de 2013 00:00
viernes, 13 de diciembre de 2013 00:00

Ramón Segundo “Tito” Paz comenzó su carrera desde muy joven en Catamarca, pero desembarcó en Córdoba en 1953. Se jubiló, pero le siguen ofreciendo trabajo.

Le bastó con dar una lección oral frente al curso para que le ofrecieran una prueba como locutor. Edgar Romano Boix, profesor de Cultura Ciudadana en la Escuela Jorge Newbery, de San Fernando del Valle de Catamarca, quedó encantado con su manera de expresar las texturas durante el relato y le propuso probar suerte en la radio local, de la que era director.

“A los 18 años tenía una voz particular y leía con entonación. Se ve que al maestro le gustó y me llevó a LW7”, cuenta Ramón Segundo Paz (76).

Tito –apodo que trae desde la cuna– nació en Las Cuchillas, departamento La Paz, el 30 de octubre de 1935. Enriqueta, su mamá, era maestra rural en ese paraje catamarqueño de antepasado diaguita. De bebé, su abuela María de los Ángeles se lo llevó a vivir con ella a Huillapima. “Mi ‘mamabuela’ –la llamaba así porque lo crió desde el destete– tenía una finca en esa localidad, muy cerquita de San Fernando del Valle de Catamarca”, precisa.

Cierra por un instante los ojos y la memoria se le llena con recuerdos de la infancia. Llegan impregnados con el bálsamo de los naranjos, que explotaban en azahares en aquel terruño de las Sierras de Ambato.

“El arribo de José Joaquín Lasa a la dirección de LW7 fue determinante en mi carrera de locutor”, reconoce Tito Paz. “Era oriundo de la Capital Federal, pero daba prioridad a las expresiones locales”, apunta.

“Ni bien se hizo cargo de la radio, Lasa cortó la cadena con el informativo de El Mundo (de Buenos Aires) y puso al aire un noticiero local”, valora. “Donde iba a trabajar, el tipo revolucionaba la radiofonía”, cierra el perfil de su mentor.

Desembarco cordobés. En 1956, el gobierno de facto de Pedro Eugenio Aramburu designó a Lasa al frente de la entonces estatal LV3, Radio Córdoba. “Me invitó a que lo acompañara en la aventura y acepté sin dudarlo”, dice.

El 1° de abril de ese año, Tito Paz comenzó la conquista de Córdoba desde el aire. Aquí, como en Catamarca, redactaba y leía las noticias.

“Como no contábamos con los medios técnicos necesarios, le robaba información a La Voz del Interior y Los Principios . A la tarde hacía lo mismo con el (diario) Córdoba ”, revela sin recato y suelta una carcajada. También tomaba las noticias nacionales de la emisora matriz, y con “un armatoste de la Segunda Guerra Mundial, sintonizaba, en onda corta, radios de Chile, Uruguay y Paraguay para el panorama internacional”, detalla.

La convocatoria al servicio militar le llegó cuando se estaba afianzando en los micrófonos de LV3, que en esa época tenía los estudios en San Martín 70. Le tocó el Grupo de Artillería Cuatro, en el camino a La Calera.

“Lasa logró que después del reclutamiento me dieran permiso para salir a laburar a la tarde; iba a la radio con el uniforme”, cuenta con gracejo.

El 7 de agosto de 2006, cinco décadas después de su desembarco en las riberas del Suquía, Tito Paz leyó su último aviso comercial y se acogió a la jubilación. La cadena del gol , que conducía su amigo entrañable, Víctor Brizuela, lo despidió con el gol que Jorge Cervera le convirtiera a Rosario Central en la vuelta triunfal de Belgrano a la Primera División.

“La radio me regaló 50 años de felicidad”, resume “La voz de platino”. Así lo reconocen sus colegas del Sindicato Argentino de Locutores (SAL), del que fuera secretario general en Córdoba.

Su legajo en la emisora líder en audiencia registra, entre otros antecedentes, la locución comercial de 32 campeonatos argentinos de básquetbol, acompañando a Oscar Jorge Sosa. Además, infinidad de peleas desde Córdoba Sport y el mítico Luna Park, como ladero de Rubén Torri. Precisamente el “Chino” lo apodó “El maestro” Tito Paz.

Promocionó tandas para todos los relatores deportivos de LV3 pero su voz, sin dudas, se identifica con Sucesos deportivos , de Víctor Brizuela.

“Empecé a trabajar con ‘el Negro’ cuando llegó a Cadena 3, en 1990. Era un poco gruñón, pero un amigo leal como pocos”, dice y se emociona.

También condujo El tango, tiempo de bronce , junto a Jorge Arduh. “Hacíamos el programa, en vivo, en el pequeño auditorio que tenía la radio, cuando funcionaba en San Martín 70”, apunta.

Asimismo, hizo la locución comercial en varias ediciones de los festivales de Cosquín y Jesús María.

–¿Qué diferencia encuentra entre la radio de sus comienzos y la actual?

–La radio de los ’60 era lírica y la de hoy es supercompetitiva. En aquella época no se ganaba plata pero éramos felices. El profesionalismo terminó con la bohemia.

Suena el teléfono, le da la última pitada al enésimo cigarrillo del día y levanta el aparato. Es un productor de radio Presencia, que le propone volver al ruedo en la emisora de la Asociación Gremial de Empleados de Comercio (Agec).

Córdoba lo distinguió

En 1999, la Municipalidad de Córdoba galardonó a “Tito” Paz con el Premio Jerónimo Luis de Cabrera. Pese a haber nacido en Catamarca, el tiempo que lleva viviendo y la trayectoria profesional le permitieron integrarse como un cordobés más.

Fuente: Diario La Voz

Comentarios

Otras Noticias