Cara a cara

“En todos lados se paga el plus médico”

HOY: DRA. PATRICIA BOLLADA (Presidenta Círculo Médico de Catamarca)
domingo, 11 de noviembre de 2018 00:15
domingo, 11 de noviembre de 2018 00:15

Escuchamos todas las voces, todas. El controvertido tema del plus médico, tuvo en este diario el amplio tratamiento a través de los protagonistas de todos los sectores involucrados en una polémica que parece no tener fin. Porque en definitiva todos y cada uno de los catamarqueños tomaron parte en el asunto y de algo no quedan dudas a esta altura de los acontecimientos: cada cual atiende su juego. Y defiende sus intereses. Todos, también, coinciden en que hay que trabajar en procura de enriquecer los actos que rodean al asunto y que, en definitiva, sea el paciente el mayor beneficiario de todas las acciones. En medio de todos los dimes y diretes, surgió un alerta para que el gobierno, legisladores, intendentes y concejales tomen cartas en el asunto y no pierdan de vista un hecho grave: en Catamarca son muchos los pobres que no pueden pagar la atención de un médico. Que no pueden atender su salud. Y esto en nada favorece a la vida. Hoy, la protagonista del Cara a cara es la reconocida endocrinóloga especialista en diabetología, Dra. Patricia Nelly Bollada, la principal autoridad del Círculo Médico de Catamarca.
  -¿Por qué se llegó a esta instancia de conflicto con el plus médico como eje de la polémica?
  -La salud pública en la Argentina está pasando por un grave problema. Y no es de ahora; viene de muchos años. Si nosotros vemos el árbol, que es el conflicto actual que se vive en Catamarca, no vamos a poder ver el bosque. Me voy a permitir ir a un contexto nacional primero para después ocuparme de lo que está pasando en la provincia. Respecto a ese contexto nacional, tenemos un sistema de salud en el que se fueron tergiversando intereses, se fueron tergiversando objetivos, donde no hubo un norte, una planificación por donde marcharan paralelamente las necesidades de la población en materia de salud, sus requerimientos y demandas y, a su vez, de los prestadores. Cuando nosotros nos olvidamos de esto, estamos incurriendo en un grave error en el cual los únicos damnificados son los pacientes y los prestadores. El problema se agudiza porque estamos inmersos en una crisis económica. Entonces, empiezan a aparecer y a ser visibles los inconvenientes de hace muchos años atrás. Y empezamos a ver -oh casualidad, o es adrede- que no existe un marco regulatorio de las remuneraciones profesionales en salud. Ni en el ámbito nacional ni en el provincial, tampoco en el municipal. Salvo, a nivel público. Haciendo un poco de historia: en el viejo ANSAL (Administración Nacional de Seguro de la Salud) existía un comité que regulaba las remuneraciones. Hoy por hoy, ese comité está desaparecido, con lo cual las remuneraciones de los profesionales de la salud, y me refiero a la salud de manera integral porque todos están con el mismo daño provocado por este sistema, cada uno, a la buena de Dios y de la mejor manera posible, tiene que ir negociando permanentemente los honorarios. A su vez, tiene que ir capacitándose, seguir viviendo y manteniendo eso que significa ser médico; crecer con una capacitación constante, que es lo que se nos exige. Y está que así lo sea. Cuando digo que no existe un marco legal es porque en todas las otras profesiones tienen ese marco legal; tienen leyes y normas que regulan sus honorarios. Nosotros, en salud, no lo tenemos.
  -Al respecto: ¿Qué es un honorario mínimo ético para el médico?
  -El honorario mínimo ético lo regula la COMRA (Confederación Médica de la República Argentina), pero no es definitorio a la hora de fijar los convenios con las distintas obras sociales. Es una suerte de propuestas a las cuales no están obligadas las obras sociales a realizar convenios bajo esos honorarios. La COMRA fija, promedio en la República Argentina, una consulta para médicos recertificados, en 1.500 pesos actualmente, mientras que nuestro colegio local, teniendo en cuenta el contexto provincial y las circunstancias que devienen del mismo, tiene como honorario mínimo ético la suma de 600 pesos. Verá, hay una diferencia.
  -¿En base a qué se fijó ese honorario mínimo ético?
  -Es bueno aclararlo. Nosotros tenemos, en las consultas, gastos fijos que incluyen, entre otras cosas, una secretaria, sus aportes,  servicios básicos como luz y agua. Además, hay especialidades que requieren insumos para poder llevar adelante el trabajo. Necesitamos tener una matrícula, a la cual mensualmente debemos pagar. Necesitamos, por ley, tener un seguro de mala praxis, que también hay que pagar mes a mes. Todo esto representa un costo importante. Hoy, las capacitaciones para lograr una especialidad se hace a través de residencias, de cursos universitarios y pueden pasar entre dos y seis años, lo cual indica que nosotros debemos estar permanentemente capacitándonos.
  -Es clara su posición respecto de la situación que atraviesa un profesional de la salud en este tiempo de crisis. Ahora bien: imagínese la situación de un trabajador común con salarios bajísimos, casi miserables. Entendemos que también es una dura realidad que no podemos dejar de lado a la hora del análisis. Hay pacientes que pueden pagar una orden y un plus médico, pero están los que no lo pueden pagar, porque la plata no les alcanza. Ni hablar si encima tienen que comprar remedios.
  -Totalmente de acuerdo. La mayoría de los colegas consideran esa situación. Tengo pacientes que ni siquiera pueden sacar la orden con el coseguro; de hecho, no se les cobra nada, y hay otros pacientes que pueden pagarlo. Lo digo con conocimiento de causa: en más de un oportunidad algunos médicos hemos comprado los medicamentos para los pacientes porque sabemos que ellos no lo pueden comprar. De estos casos hay muchos, pero es como que se mira únicamente “la otra” parte.
  -La OSEP considera ilegal el cobro del plus y denuncia que el CMC no respetó el convenio y que eso no es ético. Y si hablamos de ilegal estamos hablando de ilegítimo, de algo fraudulento, de un ilícito. ¿Cuál es su posición de todo lo que se ha dicho?
  - Le pregunto: ¿Es ético lo que se le está pagando al médico? Nosotros reconocemos que la ley está escrita, que el convenio está escrito, pero decimos: si van a sacar una ley sujeta a la coyuntura, ¿por qué también desde la coyuntura no se modifica el convenio? ¿Por qué no se piensa en un marco diferente, en un modelo diferente? O ver con qué herramientas contamos, porque somos capaces de generarlas y no pensar únicamente en una ley provincial sobre algo que ya está todo escrito. Simplemente le digo: si las remuneraciones fueren acorde a la realidad que estamos viviendo, nosotros vamos a apoyar a que no se cobre el plus. Nosotros no queremos cobrar el plus, pero queremos cobrar dignamente. Y desde el punto de vista ético, lo que corresponde.
  -¿Este conflicto ha dividido las aguas en el CMC?
  -Tenemos más de 700 socios y no todos obran de la misma forma, a esto lo tenemos que reconocer. Sabemos que hay médicos que trabajan y  cobran un arancel diferenciado para aproximarse al honorario mínimo ético, y que son la  mayoría, pero también sabemos que hay médicos que están cobrando muy por encima de lo que se conoce y en situaciones complicadas para los pacientes. Esto también ha generado molestias; nosotros no miramos para otro lado.
  -El tema es que hay quienes pueden pagar un plus y quienes no pueden hacerlo. Siempre volvemos al punto de partida. ¿Admite esta situación?
  -Sí, sí, por supuesto.
  -¿Cómo toma el CMC el hecho que el cobro del plus sea considerado como una estafa, entre otras cosas?
  -Nos molesta muchísimo este tema del plus cuando ponen “deteriora el vínculo médico-paciente” o “médico-institución”. No hay prudencia a la hora de emitir ciertos conceptos. Para un profesional, en el concepto de lo que nosotros estudiamos en medicina legal, cobrar menos no es algo ético. Entonces, hay una discusión desde el punto de vista semántico de lo que es legal y lo que es ético. Apelamos a que no nos pongan en esa situación. Aspiramos que se regule algo racional para que no padezcan las consecuencias los pacientes. Porque lo que está pasando aquí pasa en todas las provincias del país, en estos momentos. En todos lados se paga el plus. Va a Córdoba, a Tucumán, a Salta, al NEA, en todas partes se paga ese arancel diferenciado. ¿Y por qué los médicos lo tuvieron que cobrar? Porque no hubo nunca un reconocimiento. Algunas provincias han creado un sistema para disminuir el conflicto ante esta situación. Y nadie se siente en una situación de ilegalidad, porque la gente sabe que tiene que pagar porque la obra social tiene la capacidad de pago hasta determinado monto.
  -¿Está de acuerdo con el tratamiento que se le está dando al proyecto de Ley “Antiplus” en la legislatura provincial? (aclaración: al momento del reportaje todavía no había sido aprobada).
  -Mantuvimos numerosas reuniones para abordar el tema. Creo que hubo una fuerte presión política hasta llegar a darle prioridad con carácter de urgencia. Se modificaron todas las agendas. Entonces, había que salir con una ley para cubrir una cuestión coyuntural y no para mejorar el sistema. No soy política ni estuve jamás en la legislatura ocupándome de leyes, pero me parece que las funciones de una ley, de acuerdo a lo que uno pretende como ciudadano, tiene que regir para todos por igual, cuidando los intereses de todos y que tenga una sobrevida suficiente a través de la cual construya a futuro y no que nos modifique coyunturas que después quedan en la nada. En las distintas reuniones que mantuvimos con legisladores, vimos con agrado que algunas cosas se modificaron de los proyectos originales, que en algunas cosas nos escucharon como también escucharon a los médicos que son legisladores, especialmente a los que integran la Comisión de Salud. Pero, hay que decirlo, en otras cuestiones no nos escucharon. Sentimos   y pensamos que nuestro aporte era construir a futuro evitando los conflictos, y planificar la salud por lo menos en un tiempo prudencial porque los pacientes, los afiliados a la obra social, se lo merecen.
  -¿Firmarían un nuevo convenio con la OSEP?
  -¡Sí, totalmente! Hemos tenidos múltiples reuniones con la gente de la obra social de la provincia. Siempre ha sido con la clara actitud de colaborar, de construir. Porque esto se construye entre todos los actores; uno solo no va a construir. ¡Pero uno solo está decidiendo! Reitero: esto se construye entre todos. Mire: si nosotros firmábamos un convenio con mejoras ajustadas nada más que al índice inflacionario, el problema estaría zanjado con órdenes de, por lo menos, al valor de 450 pesos. Con esa mejora, nosotros, desde el CMC íbamos a colaborar con la OSEP para que no se cobre el plus, concientizando a nuestros socios que ante una mejora y un acercamiento al honorario mínimo ético, teníamos que dar un gesto a favor de los pacientes, de la población. Pero ese gesto se dará una vez que nos mejoren. Le cuento: hoy por hoy, son 38 obras sociales que pagan por encima de 380 pesos, llegando a 500 y 600. Años atrás, la OSEP era la que marcaba en la región los precios y el Círculo Médico no firmaba ningún convenio si no era el valor que ponía la OSEP. ¿Qué ha pasado que hoy? La obra social de la provincia esté en el número 39. Algo ha pasado, indudablemente.
  -¿Qué cree usted que ha pasado?
  -Creo los bajos salarios generan pobres ingresos a la obra social. Mucho tiene que ver el aumento de los insumos y fundamentalmente el incremento en los medicamentos. Muchas leyes que salieron sin un presupuesto, sin un financiamiento que ayude a un normal funcionamiento. Entonces, aun cuando son gravosos los costos para la obra social, lo tienen que hacer, porque así lo fija la ley y porque no se pensó antes en un financiamiento previo. Y no voy a hablar, por una cuestión elemental de respeto, sobre la administración de la OSEP. Queda a cargo del Dr. (Julio) Cabur dar las explicaciones del caso. Desde el CMC tenemos muy en claro que queremos cuidar a la OSEP, porque si esa institución crece, nosotros también crecemos y los pacientes van a tener mejor calidad en la atención. A nosotros nos interesa que a la OSEP le vaya bien. Por último, quiero decirle: a precio de lo que cuesta una consulta hoy, ¿sabe cuántas órdenes hacen falta para pagar el sueldo de una secretaria, medio día, con sus respectivos aportes? Cien órdenes médicas por mes, y más también. Una empleada con todas las de la ley, por supuesto.

“Hubo una lesión moral”

En un pasaje del diálogo con la Dra. Bollada, le requerimos su opinión por este conflicto que indudablemente ha llegado demasiado lejos, con mucha pirotecnia verbal en el camino y la imagen del médico ha quedado muy expuesta a la luz de la opinión pública. Tal es el nivel de la polémica que todos los sectores de la vida provinciana hicieron escuchar su posición. Esta fue la respuesta de la principal autoridad del CMC:
  “Ha llegado a lesionar moralmente al médico. El médico no está preparado para decirle a la gente ‘deme tanto’. Le aseguro que es violento para uno. (Visiblemente sensible) Me apasiona la medicina, me apasiona lo que hago y hoy vivo esta sensación de verme vulnerada en lo moral, me hace daño e igual le pasa a muchísimos colegas. Los números hablan a las claras de lo que está pasando: en el año 2016 se firma un convenio con la OSEP, la obra social más importante para el financiamiento del Círculo Médico y del sistema de salud. En ese año la consulta era de 210 pesos, ahora es de 305 con el aumento de septiembre. Hoy, noviembre de 2018, nos aumentaron a 315. Revisando, vemos que ahora los montos se ajustaron por la inflación, porque el convenio no tenía una ‘cláusula gatillo’, solamente se proponía en el articulado una reunión cada tres meses para evaluar códigos, conductas y honorarios. Pero veamos: el Indec cierra en el 2016 con un 40% de inflación, lo que por cierto no se ha visto reflejado en los honorarios médicos. En el 2017 es cuando se plantea la figura principal del colegio médico para poder categorizar a los médicos en recertificados y así, como un indicador indiscutible, lo cual ninguna obra social –incluida la OSEP- objetó, se llegó a mejorar la consulta de los recertificados. En consonancia con el aumento a los empleados públicos provinciales, recibimos un 17,5 % a partir del 1º de abril de este año. Todo este descalabro hace que nosotros lleguemos a un valor de la consulta de 296 pesos”.

Por Kelo Molas

41%
Satisfacción
0%
Esperanza
51%
Bronca
6%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

11/11/2018 | 16:27
#2
Buenas tardes!! Ud disculpe Dra Bollada es mentira que todo el país cobra plus. Lamentablemente tuve que acudir a otra provincia por razones de salud de mi hija me reciben la obra social de osep y jamas me cobraron plus. Digame ud que medico de Catamarca y contados con los dedos de la mano se especializan. Es una vergüenza los médicos de Catamarca son unos inoperantes. Lo único que hacen es llenarse los bolsillos y matar gente!! Vayan a mentir a otro lado.
11/11/2018 | 15:17
#1
Dra bollada lo del cobro del plus médico en todo el país es mentira..seguro se lo dijo la dra burgos. ..No somos tontos. .

Otras Noticias