Cara a cara

“Uno tiene que hacer que sucedan las cosas”

domingo, 10 de febrero de 2019 07:00
domingo, 10 de febrero de 2019 07:00

HOY: Mauro Arch Quiroga

“Por la manchega llanura se vuelve a ver la figura de Don Quijote pasar…”, canta de manera incomparable Joan Manuel Serrat. Y el hombre que está sentado frente a nosotros admite que “Ilumina”, película con sello catamarqueño y de la cual es director, fue eso precisamente: una quijotada. Aferrado a sus convicciones, no quiere apartarse de ese gran valor que es la ética y no se sentó a esperar que las cosas le vengan de arriba. Por el contrario: se juega entero por un proyecto, en el convencimiento de que “si uno no está dispuesto a aportar por un proyecto propio, no puede sentarse a esperar que los demás lo hagan”, como dice convencido de lo que quiere hacer y adónde quiere llegar. A los 37 años ya tiene su largometraje, del cual es el guionista y director, filmado íntegramente en Londres (Belén). Y va por más. Sin dejar de lado su otra pasión: la de escritor. El Cara a cara de este domingo propone conocer el pensamiento de un cineasta nuestro, que no conoce de condicionamientos: Mauro Joaquín Arch Quiroga. Nos habló de cine y algo quedó bien en claro: tiene rodaje para rato.
-Saber que una película se hizo íntegramente en Catamarca, nos representa todo un acontecimiento, porque es algo que no se da con una sostenida frecuencia. ¿Qué significa para vos que sos el director?
 -Básicamente, para mí fue todo un proceso de aprendizaje enorme. Es el producto, el resultado de algo que se viene gestando desde hace varios años. El proyecto “Ilumina” se origina hace diez años, con un corto que se hizo con Gustavo Salcedo y Tania Marioni. Después, seguí desarrollando esa idea, hicimos dos puestas teatrales de “Ilumina” y digamos que esa es la etapa previa que concluye ahora con la película. Pero haber llegado al trabajo en cine, que es algo más más general, más amplio, también fue el resultado de muchas cosas, que tiene que ver con mi vuelta a Catamarca, a fines del 2004 y empezar a encontrarme con la actividad acá. Uno estaba acostumbrado a otras cosas, yo vivía en Córdoba y la experiencia que tenía era en la facultad y aparte trabajaba en un programa de televisión, que es otra dinámica, algo diferente. Catamarca significó volver a encontrarnos entre realizadores, con gente que tenía muchas ganas de hacer en un medio donde no había mucho trabajo.
-¿Es tu primera película en calidad de director?
-De esta magnitud, sí. Hubo una experiencia anterior de un largo independiente. Cuando regresé empecé a vincularme con cierta gente, a armar equipos de trabajo y comenzamos a trabajar sobre todo en ficción. Antes había hecho varios documentales y algunos de ellos me marcaron mucho; fue en el contexto del programa “Recuperando la memoria”, junto a (Mercedes) Mecha Díaz, con quien hicimos un documental sobre los vidaleros y otros sobre la comparsa “Calchaquí” de Mutquín. Estábamos haciendo escuela, fue un proceso que fuimos de a poco. A la vez que trabajábamos íbamos aprendiendo. El hacer cine es algo muy grande. Uno tiene que estar en demasiados detalles, trabaja mucha gente; es una construcción colectiva.
-Cuando hablas de cine de “otra magnitud”, ¿esto incluye la posibilidad que “Ilumina” pueda insertarse en el circuito nacional e internacional del cine?
-Está pensada, desde su concepción, como una película nacional. Desde la producción que tuvo, está pensado para eso. Una vez que “Ilumina” esté editada y cumpla con los circuitos normales, va a comenzar a presentarse en festivales nacionales e internacionales. Es un tema que ya estoy hablando con algunas distribuidoras, particularmente por lo que tiene que ver con los festivales internacionales. Una vez que tenga ese recorrido, el fin último es proyectarlo en las salas del país.
-¿Hubo alguna colaboración del INCAA?
-No.
-¿La has pedido y te fue rechazada?
  -No. Hay una cuestión que tiene que ver con mi tarea, no como realizador audiovisual, sino como gestor. Fui elegido para representar a la región del NOA en el consejo asesor del INCAA. Todavía no asumí pero estoy en ese proceso, lo haré en breve. Y no me parece que sea ético que yo pida colaboración a una entidad en la cual soy una de las autoridades del consejo. Entonces, decidí no pedir ninguna colaboración, que es lo que se pide normalmente a través de líneas de subsidios y otras cuestiones.
-¿Es decir que “Ilumina” es fruto de algo así como “todo a pulmón”?
  -Esto es producto de mis ahorros y de un crédito en el que me metí. Es una inversión absolutamente y lo tomo como algo que tiene que ver con mi etapa profesional. Consideré que era el momento de invertir en un proyecto cinematográfico.
-Has hecho referencia a la ética. ¿Es un valor que tenés siempre presente?
-(Con indisimulado énfasis) ¡Sí! Así me criaron. Y así debe ser en todo los aspectos. No hay que mezclar las cosas. Lo mismo me pasó con el libro (Bitácora etérea).
-Se dice de “Ilumina”  es una comedia dramática. Suponemos que para vos significa mucho más que eso. 
  -Digamos inicialmente que hay una cuestión que tiene que ver con el género. Soy fanático del género de terror, que no tiene nada que ver con esto (su película). Mucho de lo que yo escribo es del género de terror. Pero también hago historias que tienen que ver con las relaciones humanas, con ciertos vínculos, en donde siempre está el miedo implícito. Llegué a la conclusión de que haga el género que haga, siempre está el miedo presente. “Ilumina” habla un poco de eso: son dos personas que tienen mucho miedo: a la vida, al rechazo, miedo a ser lastimados. Son dos personajes: un mozo y una cocinera, que no son pareja pero se plantea una situación romántica pero es como muy difícil que se logre cierta vinculación entre ellos por las carencias que ellos mismos tienen y que tiene que ver con el miedo que todos tenemos en la vida y que lo vamos atravesando…esas cuestiones de los miedos a la soledad. La película plantea eso mismo, esa idea de plantear el concepto desde las penumbras: se cortó la luz y mucho de lo que sucede es a la luz de las velas. Entonces, en ese momento de penumbras, ellos se despojan de sus roles y muestran su esencia como personas…bueno, hasta ahí nomás, no pienso contarles el final (sonríe francamente).
-¿Qué tiempo de duración tiene?
-La película va a durar 60 minutos.
-¿Con qué se va a encontrar la persona que la vea?
 -Con una historia con la cual se va a divertir y también se va a conmover, te va a hacer pensar sobre ciertas cosas.
-¿Por qué Belén como escenario de la filmación?
-Fue en Londres, Belén. Ya estaba desarrollando el proyecto del largometraje y me pasó con un lugar que cuando lo conocí me imaginé todas las situaciones en ese lugar. Dije: “acá vamos a filmar la película”. De esto hace como tres o cuatro años. Se trata de “El sosiego”, una estancia que también funciona como hostel, un hospedaje. Es un lugar hermoso y su arquitectura preciosa. Cuando lo conocí es como que ahí me aparecieron los personajes en los diferentes lugares. Cuando lo decidí fui a hablar con el intendente –previa declaración de interés cultural por parte de la Secretaría de Cultura-. El intendente, Gilberto Santillán, me atendió muy bien. Un hombre muy amable. Hasta nos dio alojamiento en el propio “El sosiego”, es decir que tuvimos todo en el mismo lugar.
-El escenario provinciano ya estaba. Después vendrían los actores, también catamarqueños. ¿Hay buenos actores en Catamarca?
  -¡Sí! Fue lo que me llamó la atención siempre. Soy un consumidor del teatro y me sorprendió la calidad de los actores que hay aquí. Actores increíbles y de primera. Roberto Albarenga, por ejemplo, es para mí el mejor. Blanca (Gaete) es para mí “la” actriz de Catamarca. La obra “Rosas de sal”, de Jorge Paolantonio, me marcó por la brillante actuación de Blanca. La vi en El Rodeo cuando tenía ocho años. Es un gusto poder trabajar con ellos porque además tienen el don de la humildad, el compromiso y el compañerismo con que encaran los trabajos. Gustavo Salcedo es un actor que sigue creciendo y hoy está en Tierra del Fuego, después de un tiempo en Buenos Aires.
  -¿Cuánto tiempo te llevó filmar “Ilumina”?
  -Muy poco tiempo. Fueron ocho días de rodaje y eso para un largometraje es en realidad poco tiempo. Una película normalmente se hace en cuatro semanas y cuando es cine independiente –como en este caso- se hace en menos tiempo. Quiero contar una anécdota: cuando estábamos listos para filmar, escuché los crudos de los audios previos. Ocurrió que antes que yo diera la  “acción” escuché la voz de (Albarenga) Roberto que les decía a sus compañeros “vamos, vamos, todo va a salir bien, vamos”, como motivando al resto. Esas cosas te llenan un montón, hablan de una actitud de compromiso.
-Del resultado de esta apuesta, de esta quijotada…
-(Interrumpe sonriente) Fue eso: una quijotada.
-Del resultado, bueno, malo o regular, ¿va a depender tu futuro de realizaciones?
-Siempre sigo adelante con los proyectos, no me canso. Más allá de lo que suceda con “Ilumina”, a la que le tengo mucha fe. Es el guión, la historia más simple que escribí, pero la que más me gusta. Considero que con este rodaje se inició otra etapa que tiene que ver con el equipo de trabajo junto a mi conciencia profesional, algo que uno va formando. De hecho, hay más proyectos: este año retomo el teatro y vamos a iniciar los preparativos para estrenar durante el año una obra. También estoy trabajando en otro libro y sigo desarrollando proyectos de cine. Si surge una buena noticia, es posible que en 2019 estemos en el rodaje nuevamente o será para el año próximo. Mis proyectos siguen avanzando más allá de los resultados.
-Apelando al nombre de la película, “Ilumina”, ¿hay una intención de tu parte de iluminar algo en especial?
-La idea tiene que ver con que de cómo en las penumbras surge el brillo de cada uno, comienza a resplandecer de alguna manera. Se empieza a ver el brillo de uno cuando todo está oscuro. Eso es lo que les pasa a los personajes de “Ilumina”: que en ese contexto de intimidad, de oscuridad, es ahí cuando surge la luz. Y además, la idea tiene que ver con que aquí se puede hacer cine. Nosotros lo hicimos. Es cuestión de animarse y apostar por lo que uno quiere. Las cosas nunca van a ser como uno quiere que sean, si solo espera que sucedan. Uno tiene que hacer que sucedan las cosas. La vida es eso: asumir desafíos y jugarse por ellos. Y tener presente que todo es aprendizaje y crecimiento.

Un elenco, un compromiso

Arch Quiroga no duda en calificar a su elenco como un “grupo de geniales actores que asumieron el compromiso de sacar adelante el proyecto”. Se refiere a: Tania Marioni, Gustavo Salcedo, Roberto Albarenga, Blanca Gaete, Emanuel Ahumada, Julia Tiraboschi, Benjamín Ahumada, Pablo Lima, Jasón Orquera, Fernando Lozada, Priscila Díaz, Marlen Soria, Sofía Santillán, Guadalupe Cabrera, Laura Alanís, Ruth Villafañe, Melina Tolchinsky y Fernando Díaz. Música: Diego Marioni. Equipo técnico y artístico: Romina Caffetaro, Paula Espósito, Eugenia Marconi, Gustavo Martínez, Pablo Lima, Fernanda Martínez, Marcia Rodríguez, David Nardelli, Mateo Salcedo, Mariano Noriega, Agustina Sotomayor, Jessica Beard, Jasón Orquera, Luciana Cano Fuentes, Liz Ludueña, Fabián Martinena y Valentina Lellín.

Su admiración por Favio

-Nombres y apellidos: Mauro Joaquín Arch Quiroga.
-Edad: 37 años. Nacido el 24 de septiembre de 1981.
-Padres: Carlos Alberto Arch y Rosa Quiroga del Pino.
-Estado civil: Soltero.
-Hermanos: El menor de cinco: Karina, Carlos Augusto, Roxana y Mariano. 
-Estudios: “Primarios en la “Mariano Moreno” y “Manuel Belgrano”, secundario en la “Fray Mamerto Esquiú” y universitarios en Córdoba, “donde me recibí de Técnico Productor de Medios Audiovisuales”.
-Preferencias en el cine: “Me gusta el género de terror y también me gusta el cine argentino. Creo que tuvimos  a un poeta, a un genio del cine que fue (Leonardo) Favio. Estoy muy influenciado por él, como artista fue realmente un genio. Aprendo de él como uno de los grandes maestros. La película sobre Gatica fue extraordinaria.”
-Director de cine: Julio Meden, de España, me parece interesante; después, Kusturica, Tim Burton.
-Una película: “´El padrino´ me parece alucinante. Marlon Brando luce como el mejor actor de todos los tiempos. Me gusta el cine clásico de terror: La profecía, El exorcista.”
-A quién le gustaría dirigir en el contexto nacional: “Ya se fueron dos de mis preferidos: Lito Cruz y China Zorrilla. Son actores que uno admira, como Alfredo Alcón. Norma Aleandro, (Ricardo) Darín y (Guillermo) Francella me parecen también muy buenos actores.”
-Libros: “Tengo uno publicado: ´Bitácora etérea´, que es un libro de poesías.”
-Empleo: Trabaja en el área de Unidad de Gestión Cultural, de la Secretaría de Cultura de la Provincia.
 

72%
Satisfacción
5%
Esperanza
11%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
11%
Indiferencia

Comentarios

24/03/2019 | 18:19
#3
Realmente me sorprendí del talento , claridad de pensamiento , humildad , generosidad y capacidad de entrega de este joven cineasta catamarqueño ¡ Felicitaciones! El futuro más anhelado...Me llenas de orgullo Mauro...¡ Gracias!
10/02/2019 | 14:06
#2
Felicitaciones Profe.
10/02/2019 | 13:16
#1
Que linda nota! me encanto.
10/02/2019 | 11:39
#0
Felicitaciones, apreciado Maurito

Otras Noticias