HOY: BLANCA GAETE

Cara a Cara: UNA AMIGA INSEPARABLE DEL APLAUSO

domingo, 24 de febrero de 2019 00:00
domingo, 24 de febrero de 2019 00:00

Por Kelo Molas

Ocupa –por sobrados méritos- un sitial de privilegio en el podio de los artistas elegidos por el público. Hay unanimidad en destacarla como una gran actriz. Sus personajes en la obra “Rosas de Sal” – ya pasaron 17 años de su primera puesta en escena- del dramaturgo Jorge Paolantonio merecieron los más altos elogios. En la actualidad sigue empeñada en trabajar por los barrios para acercar gente al teatro y para que no se pierda el lenguaje teatral. Destaca el trabajo de Héctor Pianetti y opina que salas como el Girardi o el Calchaquí podrían llevar su nombre, “en reconocimiento por todo lo que hizo en favor de la cultura, en especial por el teatro”. No oculta su felicidad cuando cuenta que es madrina de ocho sobrinos e insiste en que la actividad teatral necesita más apoyo. Admite que siempre está aprendiendo y tuvo palabras de elogio para los actores locales. El Cara a cara de este domingo tiene como protagonista a una figura de las tablas: Blanca del Rosario Gaete. Abrimos el telón imaginario y compartimos el relato, en síntesis, de su vida.

  -¿De cuántos años estamos hablando cuando aludimos a tu trayectoria artística?
  -Desde lo profesional, hace unos 28 años, porque antes lo hacía en calidad de amateur. Desde niña hice teatro y ya en la adolescencia en los intercolegiales de teatro, de la mano del profesor (Horacio) Monayar. Después me fui a estudiar teatro en Buenos Aires, donde  me recibí en el Conservatorio de Arte Dramático con el título de actriz nacional. Luego, ya en La Rioja, estuve en el Instituto de Arte, donde paralelamente hice un seminario sobre dirección con Manuel Chiesa. Además, soy profesora de teatro en varias áreas, buscando por cierto la formación de futuros actores. Recuerdos aquellos tiempos de la Escuela de Vocación Infantil (hoy EVEA). Hoy continúo como docente en las escuelas de artes.

  -¿Se puede vivir del arte en Catamarca? ¿Tienen las respuestas suficientes por parte de la gente a través de las distintas expresiones artísticas?
  -Considero que sí. Si te dedicas con profesionalidad, se puede. Se necesita, por sobre todas las cosas, mucha lucha. No hay demasiado apoyo oficial ni tampoco muchas respuestas desde lo privado, pero si uno se dedica con tesón digamos que se puede vivir del arte. Hay que admitir que hay épocas en que “no pasa nada”, entonces sí o sí, como es mi caso, hay que dedicarse a la docencia. Debo decir que yo tuve una gran suerte: siempre viví del lenguaje del teatro. Trabajé como profesora de teatro siempre en la misma área. Estoy a cargo de varios grupos de teatro, asesorando, y en una etapa en la que procuro conseguir que mis ex alumnos –ya recibidos, hoy colegas- continúen con el lenguaje del teatro y no lo dejen, para cual asesoro y dirijo.
 

  -¿Recuerdas tu primera actuación como profesional?
  -Fue en la obra “Los coroneles de Mitre”, dirigida por Manuel Chiesa, basada en un libro de (Ricardo) Mercado Luna. Fue por mediados del ´87, cuando volví a Catamarca. Allí hacía dos papeles protagónicos. En uno de ellos hacía como de “la mala de la película”: denunció el paradero de Chacho Peñaloza, un personaje muy fuerte. A la par de ellos, yo tenía un elenco para niños, algo que caminó con mucho éxito: el teatrito del barrio, que tenía una obra llamada “Blancaleche y los cinco petisitos”, una metáfora que también la escribió Manuel Chiesa, tomando como idea a “Blancanieve y los siete enanitos”. Con esa pieza viajamos por todo el interior y toda la gente estaba fascinada porque estamos hablando de la década del ´80, cuando no había mucho teatro para niños. A todo esto, también hacía algo en Catamarca que me impactó muchísimo: el radioteatro.
 

-¿Qué significó “Rosas de sal” en tu carrera?
  -Debo decir que fue un abordaje muy grande porque se había empezado con un personaje para la obra, que era Julia Brandán, pero era como que algo faltaba para completar la obra y de esa manera se incorporaron a otras mujeres. De manera tal que alcanzamos a tener ocho personajes en una sola obra.

  -De manera unánime el público elogió tu actuación por haberte metido en la piel de esas mujeres, en especial en el de Julia Brandan.

-Puede ser… tal vez porque representa un paradigma para los prejuicios de la sociedad catamarqueña. Un personaje muy popular que atrapó mucho a la gente. Una mujer que fue marginada de su familia y también la marginó el medio. Dicen que por su adicción al alcohol y porque  en su vida cargaba con una larga  pena afectiva. Y como siempre andaba por las calles del centro y de algunos barrios, todo el mundo conocía a Julia Brandán. Además, era muy querida, más allá de que algunos la usaban para asustar a los niños con el “¡ahí viene la Julia Brandan!”. Cuentan asimismo, y esto se desprende de la investigación hecha sobre el personaje, que en su juventud fue una mujer muy bella, dueña de una belleza que llamaba la atención. La gente se identifica mucho con esos personajes. Hoy, lo de Julia Brandan sería un claro caso de violencia de género. De allí la vigencia de su personaje.
 

-En Catamarca existe el absurdo prejuicio de “qué va a ser artista ese, si vive a la vuelta de casa”. ¿Te sentís reconocida como actriz y respetada como tal?
  -Sí, sobre todo por mi gente: la de los barrios. Me siento reconocida y respetada por los lugares no convencionales como son los barrios y el interior provincial. Por eso me gusta el trabajo de contar cuentos en las plazas, siento que la gente que no tiene posibilidades de ir a los teatros del centro, me reconoce. En las fiestas populares, en las manifestaciones tradicionales, en los encuentros comunitarios, ahí me gustar estar y ahí estoy. De igual manera, cuando tengo una actuación en un teatro, la gente me brinda su apoyo. Lo pude comprobar  en el 2017, cuando cumplimos las Bodas de Plata con “Rosas del Sal”, las funciones en el Girardi y en el Teatro Sur estuvieron llenas.

  -Hay un denominador común cuando opinan de vos sobre el escenario: es una gran actriz. ¿Qué reflexión te merece esa unanimidad?
  -Me motiva, sin duda. Me genera un gran compromiso, un gran desafío y una gran responsabilidad; y me gusta por cierto que así sea. Eso me dice que tengo que prepararme mejor. Un claro ejemplo es “Rosas de sal”: siempre me preparo como si fuera la primera vez. Y siempre trato de incorporarle algo nuevo, como ser la música en vivo, que antes iba con grabaciones. Por eso siempre digo que amo a la gente, porque siento que hay de su parte un desprendimiento de mucha energía hacia mí, algo que me nutre y hace que me involucre con el público. Es como que siempre estoy aprendiendo. Y cuando llega la hora de los debates, hay gente que me dice cosas y me hace abrir los ojos, como ocurrió para las Bodas de Plata de “Rosas de sal”. Hice un análisis mucho más profundo hasta descubrir a un personaje, como la promesante, que es una mujer típica, que ilustra toda esa energía del feligrés, que es impresionante. Esa cosa que tiene respecto de la fe, es realmente algo impresionante. Después, en ese mismo profundo análisis de la misma obra, rescatamos que hay otras mujeres que tienen testimonios muy valiosos, como por el ejemplo la que trabaja en la zafra. Es impresionante el poder de síntesis de Jorge Paolantonio sobre el sacrificio de la mujer obrera.
 

  -¿Sos de aceptar la crítica?
  -¡Claro! Es allí cuando la gente se siente identificada con vos, cuando sos capaz de corregir errores desde sus opiniones. Más cuando se trata de personajes populares, que en definitiva son los que van a ser eternos. Escucho mucho la crítica y hasta las selecciono e inmediatamente las aplico en mis actuaciones. En esto radica el aprendizaje, ahí está el verdadero aprendizaje.

  -Recientemente dialogamos con Mauro Arch Quiroga, joven cineasta catamarqueño, director de “Ilumina” y destacó tus cualidades artísticas. No hiciste mucho cine.
  -No. No me atrapa tanto como el teatro. El teatro es algo que me tiene viva. El teatro es algo vivo, ahí, en el momento. En el cine, si fallás en algo, volvés a filmar hasta lograr la toma perfecta. Claro que me encantan los lenguajes artísticos del cine. Hice algunos cortos y largometrajes. Cuando era estudiante en Buenos Aires, trabajaba de extra en un programa de teatro de Canal 7.

  -¿Cuál es tu opinión sobre los colectivos femeninos surgidos para hacer valer los derechos de la mujer?
  -Es una cuestión universal. Cuando las cosas están fundamentadas, me sumo sin duda alguna. Creo que es una movida que le hace falta a la mujer catamarqueña. Hay un grupo que se llama “Las Eulalias”, formado por mujeres luchadoras. Me invitaron a leer algunos textos de testimonios: ¡Impresionantes! Una realidad increíble que está en Catamarca.
 

 

  “El Girardi o el Calchaquí podrían llevar el nombre de Héctor Pianetti”

    *La pregunta fue puntual como puntual fue la respuesta: ¿compartes la idea que el Complejo Girardi debería llevar el nombre de Héctor Pianetti? Así respondió Blanca: “¡¿Por qué no!? Lo considero, siempre, un gran luchador del campo de la cultura. Pianetti ha movilizado a Catamarca durante muchos años. Él ya estaba en Catamarca cuando regresé de estudiar y me tuvo en cuenta como actriz invitada para algunas obras. Siempre ha sido un hombre inquieto, trabajador. Hizo toda una movida teatral en la provincia. Fue el gestor para que un antiguo edificio que había allí (frente a La Alameda, donde funcionaba una cooperativa policial), sea hoy un teatro. Es más: al costado, por ese largo pasillo, Pianetti tenía la idea de hacer la calle de las artes. Y más allá del tiempo, y de los años, sorteando dificultades de salud, él sigue empeñado en formar y dirigir actores. Además, debo decir que es un excelente productor teatral. A Catamarca le hizo muy bien contar con el aporte de Pianetti en la actividad del teatro.

Y a esta altura de la vida, habiendo pasado casi 30 años, no debemos olvidar algo muy importante: Pianetti fue uno de los principales actores para que tengamos la Comedia Municipal. Por primera vez en la historia que los actores serían rentados, y eso fue un hecho importantísimo. Creo sinceramente que hay que reconocerle (a Pianetti) muchísimo todo lo que hizo por la cultura y de manera especial por el teatro. Tiene la facultad y la capacidad de ver en los chicos las cualidades artísticas y atraparlos para que se dediquen a la actuación. Otra cosa: el salón Calchaquí tuvo en Pianetti a un luchador incansable para que sea restaurado. Él estuvo al frente de la movida para que hoy tengamos funcionando ese teatro. Tranquilamente podría llevar el nombre de Pianetti, ¿por qué no? Creo que es necesario hacerlo”.

   *No podía falta en la galería de los personajes del teatro en Catamarca: Horacio Monayar. Así se expresó nuestra entrevistada sobre una figura tan querida y recordada: “Fue quien me inició en todo esto. Es una linda anécdota: yo estaba en la escuela primaria, tenía diez años y había como una especie de certamen que hacían en las escuelas sobre lecturas de textos y me gané un premio: me regalaron el libro de (Ricardo) Guiraldes (Don Segundo Sobra). En ese acto estaba el profesor Monayar y ahí nomás me llamó para trabajar con los chicos del secundario del Colegio La Quintana. Era chiquita y ya estaba trabajando con otros chicos un poco más grandecitos. También estaba el padre Gustavo Molas, que hacía teatro. Quiero contar algo: el profesor Monayar fue a mi casa y habló con mi mamá para decirle que cuando yo termine la secundaria vaya a estudiar teatro. Y tuve la suerte de que mis padres me apoyaron: pude irme a Buenos Aires a estudiar teatro”. 

  *A la hora de hablar de su hermano, Nicolás “Tiescho” Gaete, lo hace desde la emoción y el afecto: “Lo extraño. Porque no tan sólo es mi hermano, donde hay una valoración especial, sino que también trabajamos juntos. Hicimos una cosa insólita: radio títeres; llevamos los títeres a la radio, en la Municipal. También juntos fundamos la compañía itinerante de radio-teatro. Cuando hacíamos títeres radiales rendimos homenaje a Quique Sánchez Vera con sus obras y al pionero argentino en  esa actividad, Javier Villafañe, ya fallecido. Tanto Sánchez Vera como Villafañe fueron muy famosos. Se lo extraña mucho a ´Tiescho´”.
 

En pocas palabras

  -Nombres y apellido: Blanca del Rosario Gaete.  -Padres: Natividad del Valle Soria Quiroga y Nicolás Gaete (“bailarín de valsecitos criollos y viajaba por el interior porque fue director de municipalidades. Una persona muy querida en Londres”).
  -Lugar de nacimiento: Londres (Belén)
  -Estudios primarios: Colegio del Huerto (“A los tres añitos ya estuve actuando, haciendo de angelito”) y Normal “Clara J. Armstrong”. Luego, los estudios secundarios e la normal.
  -Un barrio: “En la Capital, donde fundé el taller de creatividad infantil municipal, esto es en La Tablada. Fue algo muy hermoso”.
  -Una obra: “La que me dio muchas satisfacciones por ser coautora y por haber logrado muchos premios me quedo con ´Los coroneles de Mitre´. Después hay muchos personajes inolvidables, especialmente sus monólogos”.
  -Una amiga en el recuerdo: Martha Avellaneda de Ruiz (hermana del conocido futbolista Pedro Avellaneda).
  -Estado civil: (saca a relucir su reconocido dotes histriónico) “Soltera…pero no solterona” y agrega con una sonora sonrisa: “Soltera, pero no cien por ciento”. 
 

95%
Satisfacción
5%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

04/05/2019 | 14:53
#2
Blanca es y será siempre una segunda mamá para mí, desde muy chicas con sus enseñanzas en el taller de expresión q funcionaba en la Tablada y con 30 años siendo parte del entonces teatrito del barrio q con tanto amor nos formó, nos enseñó y nos mostró lo maravilloso del teatro, BLANQUITA ES UNA IDOLA NO SOLO COMO ACTRIZ, ES UNA MUJER Q VALE ORO.
28/02/2019 | 02:21
#1
Blanca Gaete, una extraordinaria ACTRIZ que desde su técnica perfecta y talento superlativo, nos dá un verdadero lujo y placer verla actuar. Una experiencia increíble, superadora y muy emocionante... Una ACTRIZ de raza, conmovedora, virtuosa y GENIAL...!!!!!!
25/02/2019 | 10:24
#0
Blanca Gaete estuvo una temporada en Lima hace muchísimos años! Ahí se hizo muy amiga de mi mamá, su compatriota, Messody Valente. Estamos buscando comunicarnos con Blanquita desde hace por lo menos 30 años! Alguien podría contactarnos? Gracias!!!!!

Otras Noticias