Una relación poco conocida

Los Beatles y el fútbol

jueves, 26 de agosto de 2010 00:00
jueves, 26 de agosto de 2010 00:00

¿Cuánto influyó el fútbol en la vida del cuarteto de Liverpool? ¿A quién iban o van los Beatles? De los cuatro fabulosos, a George Harrison y Ringo Starr les gustaba jugar, pero no ver los partidos, por lo tanto, ninguno de los dos tenía un equipo favorito, caso contrario a John Lennon y Paul McCartney que sí eran futboleros (como buenos ingleses). Lo que se sabe de Ringo, es que su papá solía llevarlo a partidos del Arsenal, pero los hijos de Ringo Starr ahora tienen abonos para el estadio de Anfield, lo que hace pensar que son fanáticos del Liverpool.
Una muestra de la influencia que tenía el fútbol en Lennon y McCartney, la podemos ver en los discos recopilatorios The Beatles / 1962-1966 y The Beatles / 1967-1970, de los cuales el primero era de color rojo y el segundo de color azul: esto se hizo a manera de homenaje a los dos equipos de su ciudad natal, el Liverpool y el Everton respectivamente.
John Lennon era el más entusiasta en cuanto al fútbol, puesto que siempre declaró que su afición estaba con los Reds, del Liverpool, además de que cuando era pequeño solía ver los partidos de los diferentes equipos de la Liga Premier inglesa. Si bien es cierto que nunca fue un empedernido fanático del balompié, el gusto que tenía por ese deporte lo adquirió de su padre, quien sí era un gran fanático y que a pesar del poco tiempo que etuvo con él, logró inculcarle un poco de esa pasión. Paul McCartney es un caso completamente aparte, porque si bien muchos afirman que no le gusta el fútbol, hay varios reportes y audios en los cuales se cuentan anécdotas de él y su familia asistiendo a partidos de fútbol o viéndolos por televisión. En cuanto a quién apoya Paul, cabe mencionar que él creció en una familia meramente fanática del Everton. De hecho Paul McCartney asistió al estadio de Wembley para ver la final de la FA Cup de 1968, donde para su desgracia el Everton perdería 1-0 contra el West Bromwich Albion. En 2008, año en que Liverpool fue declarada Capital Europea de la Cultura, Paul McCartney cerró la semana de festividades con un gran concierto en Anfield, el mismísimo estadio del Liverpool.

Comentarios