Después del fracaso de su última película

Peligra el reinado de Jennifer Aniston

Aseguran que rinde más como partenaire que como estrella de cine.
lunes, 30 de agosto de 2010 00:00
lunes, 30 de agosto de 2010 00:00

Es posible que siga acaparando portadas de revistas y columnas de farándula en los próximos años, pero tras el fracaso de su última película, “The Switch”, el reinado de Jennifer Aniston como una de las grandes estrellas de Hollywood se tambalea.
Al menos, eso es lo que se rumorea en los círculos cinematográficos desde que se estrenó la cinta. En ella, la actriz encarna a una mujer cuyos intentos de quedarse embarazada por inseminación artificial cosechan una inesperada sorpresa. Y después de que el filme sólo recaudara 8,4 millones de dólares el fin de semana de su estreno, las cifras de taquilla se desplomaron a casi la mitad.
Entonces, “¿por qué Jennifer Aniston sigue siendo una estrella de cine?”, se preguntaba la web eonline.com.
Aniston, de 41 años, saltó a la fama como la Rachel de la exitosa serie televisiva “Friends”. Y se colocó en el candelero con su boda y divorcio de Brad Pitt. Sin embargo, su estatus de celebridad no garantiza el éxito de sus películas. Ya son cinco los films con los que le fue muy mal.
También es cierto que ha cosechado notables éxitos, pero fueron los menos.
Según el analista de taquillas Jeff Bock, Aniston atrae a más público cuando comparte cartel con un protagonista masculino de peso. “Su carrera de comedia romántica donde copa el protagonismo frente a su compañero siempre ha dejado que desear”, señaló. “Sin embargo, cuando se la empareja con un actor de alto nivel como Vince Vaughn, Jim Carrey u Owen Wilson, está resplandeciente”.
Esta situación ha hecho que la revista especializada ‘The Hollywood Reporter’ la calificara de “una secundaria fiable”. Con todo, la publicación recalcó que Aniston tuvo éxito donde otros fracasaron: pasó de ser una estrella de la televisión a una estrella de cine. Después de todo, es la única actriz de ‘Friends’ que hizo carrera en pantalla grande.
“Probablemente siga siendo una gigantesca estrella de televisión”, dijo un productor citado por el rotativo. “Si lo hiciera (televisión), podría ponerse su precio. Sus películas no son muy buenas, pero tampoco vergonzosas. Siempre es agradable, y siempre hace gala de su belleza”, añadió. Sin embargo, mujeres hermosas sobran en el cine, y cuando ése es el mejor recurso, las divas se sienten perseguidas por el tic-tac del reloj.

Comentarios