La segunda boda Lopilato-Bublé

Un nuevo capítulo del cuento de hadas. La fiesta fue en el Pan Pacific Hotel para 500 personas, en Canadá.
domingo, 22 de mayo de 2011 00:00
domingo, 22 de mayo de 2011 00:00

Luisana Lopilato y Michael Bublé volvieron a casarse, pero esta vez en la ciudad del novio, Vancouver. El glamour de los años 40 de Hollywood fue la clave en la fiesta que Lewis y Amber Bublé organizaron ayer para celebrar el matrimonio de su hijo con la actriz argentina. Luego de haberse casado en Buenos Aires el mes pasado, la pareja decidió festejar también en la tierra natal del cantante.

El casamiento, que fue organizado por la madre de bublé, se realizó en el Pan Pacific Hotel y asistieron 500 personas. "Quería que en el ambiente se respirara el clima de los viejos tiempos de Hollywood - tal vez como me imagino una fiesta después de los Oscar en los años cuarenta", comentó la madre de la superestrella canadiense. "Hicimos la sala totalmente blanca con paredes de seda blanca, sofás blancos, blancos espejos enmarcados, TV de pantalla ancha blanca y mesitas mesas con espejos por todas partes."

La transformación del salón de baile de Pan Pacific Hotel de Vancouver fue creada con 5.000 metros tela de seda blanca que rodeaba cada rincón. Alfombras de felpa blanca cubrían el suelo, 25 sofás de cuero blanco y el techo cubierto con cristales Swarovski llegaron desde Los Ángeles para crear el ambiente de fiesta perfecto. En pantallas de vídeo se mostraron imágenes de la boda Bublé-Lopilato en Argentina alternando con el juego de hockey de los Vancouver Canucks (el equipo de Mike). 6.000 rosas de Ecuador y orquídeas completaron la decoración junto con almohadones de pluma diseñados especialmente.

Desde Argentina, viajaron algunos familiares de Luisana, su estilista, Bebe Sanders, y una amiga de la actriz. Luisana lució el pelo recogido y un vestido de Jorge Ibañez, color manteca, en satén de seda natural, bordado íntegramente en perlas y cristales. Los zapatos eran de Lonté forrados con la misma tela del vestido. El novio estuvo vestido por Hugo Boss, aunque se lo vio mucho más "casual" que cuando se casó en la Argentina, con corbata suelta y barbita.

Bublé dio la bienvenida a todos los invitados con un discurso amable en la pista de baile agradeciendo especialmente a la familia y amigos de su mujer que volaron desde Argentina y fueron los encargados de ponerle color a la fiesta, entre ellos Diego Topa y Paul Kirzner. La novia bailó toda la noche con su hermanos, padres y los otros invitados que festejaron.

Los invitados recibieron de souvenir un LP con la historia de la pareja y 4 temas musicales.
 

Fuente: TN

Comentarios

Otras Noticias