Referente de la música afroamericana

Hace 15 años moría James Brown

domingo, 26 de diciembre de 2021 01:26
domingo, 26 de diciembre de 2021 01:26

James Brown, absoluto monarca del soul, figura ineludible de la música afroamericana y referente sonoro del orgullo negro, moría en la Navidad de 2006, a los 73 años, por una neumonía que finalmente lograba apagar el fuego de un artista que hacía vibrar los escenarios que pisaba, con su volcánico estilo, su arrolladora simpatía y su irresistible sentido del ritmo.

Apenas un repaso por algunos de sus más grandes hits, dan cuenta del espíritu cabal de una obra marcada por la reivindicación racial y el hedonismo, en lo temático, y por la primacía absoluta de los patrones rítmicos por sobre las melodías, en el plano musical.

Tan arrasador y altanero como se mostraba en escena era James Brown en el plano personal, algo que se reflejó en el déspota trato hacia sus músicos, el constante maltrato a sus mujeres y sus permanentes roces con la ley.

Sus escandalosas detenciones -con tiros y persecuciones incluidos-, sus años en la cárcel, su “traición” a quienes lo apoyaron artísticamente desde sus inicios, las noticias sobre violencia doméstica o las quejas de sus músicos por maltratos -que iban desde golpes hasta descuentos de sus sueldos por errores en sus interpretaciones- poco parecían importarle al hombre que, con razón, se sentía rey absoluto del funk y el soul y, por ende, con derecho a excentricidades.

Pero James Brown también fue producto de una difícil niñez y juventud, con una madre abandónica y un padre maltratador que luego de varios años lo dejó al cuidado de una tía que regenteaba un prostíbulo.
Tras pasar por un reformatorio fue acogido por la familia de Bobby Byrd, un aspirante a cantante que, con unos amigos, tenía un grupo de doo woop llamado The Famous Flames, a los que se unió de inmediato.

El talento natural de James Brown y su personalidad avasallante hicieron que no pasara mucho tiempo hasta que el estilo del grupo virara del góspel al rhythm and blues y que se posicionara como líder indiscutible.
Lo cierto es que este artista justificaba su arrogancia con memorables performances, basadas en frenéticos e imposibles pasos de baile y en sentidas vocalizaciones en las que predominaban el ritmo. Y conquistó el éxito con una singular filosofía: “El pelo es lo primero. Y los dientes lo segundo. Si un hombre tiene esas dos cosas, lo tiene todo”.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias