La desgarradora confesión familiar que Luis Ventura hizo entre lágrimas: "Mi mamá fue una..."

El periodista lo contó por primera vez.
martes, 5 de marzo de 2024 17:00
martes, 5 de marzo de 2024 17:00

Luis Ventura además de ser un periodista muy formado e informado respecto a todo lo que concierne en el mundo del espectáculo y las figuras, por sobre las demás cosas es un hombre de familia hecho y derecho que está a disposición de los suyos.

No solo sus hijos forman parte fundamental de su vida, sino que también su hermano, sobrinos y siempre presente recuerdo de sus papás. Y en su vuelta como panelista de A la Tarde con Karina Mazzocco, contó una infidencia poco conocida.

“Yo descubrí a un hermano mío a los 18 años. Yo pensaba que era mi tío, uno de los mejores tíos que tuve”, comenzó contando Luis. Frente a tal revelación, Mazzocco quiso saber más al respecto pero Ventura le hizo una fuerte advertencia: “Me voy a poner a llorar”.

Siendo una historia conmovedora para el periodista por todo lo que ello implica y porque también recuerda el sufrimiento que pasó su mamá. Al ser ella en su momento una mujer muy humilde y que sólo buscaba lo mejor para su familia, se terminó topando con la persona no correspondida.

“Mi vieja, que no terminó la primaria, laburaba en un campo siendo muy pequeña y le llevaba mate cocido con seis o siete años a los peones. Creció en ese campo como pudo, porque le pagaban una monedas y se las mandaba a su madre, a mi abuela, que tenía 500 hijos. Ella creció ahí y a los 17 años quedó embarazada de un hijo de put... que se borró”, aseguró Luis.

Emocionado como pocas veces se lo vio, empezó a revelar el trasfondo familiar que le tocó vivir a su mamá: “Mi vieja se bancó a mi hermano. Hizo la vida que pudo, sostuvo a su hijo y a todos los hermanos que podría haber sostenido y se fue de gira. Mandaba plata desde el exterior porque era una gran bailarina”.

Pero la vida de la mamá de Ventura cambió por completo el día que conoció a quien luego sería el padre de Luis. Sin embargo, al ser otra época había ciertos prejuicios que no podían enfrentarse como hoy en día y por eso es que guardaron el secreto.

“Mi hermano tenía un boliche y me pidió como favor que se lo promocionara. Yo fui a reconocer ese boliche y cuando entré estaba en la oficina peleándose. Entonces le dije ‘tío’. Y el negro, en el medio de la discusión, me dijo ‘negro, no me digas más ‘tío’. Yo soy tu hermano’. Nunca nos reclamamos un mango, nunca nada. Siempre fue el hermano de cabecera de todos los Ventura. Él era Luna y con mucho orgullo”, sentenció el conductor.

Comentarios

Otras Noticias